Páginas vistas en total

viernes, 30 de diciembre de 2016

CONSEJILLOS GRATUITOS

UNOS CONSEJILLOS PARA SOBREVIVIR A LAS FULANAS DE TUS AMIGAS
                    (Extracto de mi libro "Las fulanas de tus amigas")





Para ver esta publicación tienes que suscribirte a mi blog o esperar a que se publique el libro.
Un saludo.

domingo, 25 de diciembre de 2016

LOS QUE ME CONOCÉIS



Los que me conocéis sabéis que no me gusta para nada "lo políticamente correcto", que me gusta mucho más que cada uno sea como le plazca con la única condición del respeto hacia los demás.
Sabéis, quien me conoce de verdad, que tengo corazón, que soy buena persona pero que al final, cuando ya me tocan mucho y durante tiempo las narices, pierdo el control y me lanzo como una bala recién disparada.
Quien me conoce bien, sabe que hay algunos motivos en mi vida que me impulsan a vivir con ganas, y sabe, el que me conoce bien, que a estas alturas si intentan cortar esos hilos que me unen perturbando mi estabilidad, voy a luchar con todas mis fuerzas y con todas mis ganas sin mirar más allá que al frente.
Quien me conoce bien, sabe que jamás he mentido, excepto alguna mentirijilla piadosa, que he vivido una realidad a veces disfrazada por pudor o miedo, y que ahora es demasiado tarde para inventarme otra vida que no sea la mía y también sabe, quien me conoce bien, que ya no me importa que me llamen loca o lo que me digan por detrás.
Quien me conoce bien sabe que ya no me voy a callar ni debajo del agua y que en este corazón está y estará ese disco duro que marca la diferencia entre mi mundo y el mundo exterior. Sabe también, que el tiempo pasa y que ese tiempo ahora perdido, será después tiempo a mi favor.
Quien me conoce bien y de verdad, sabe que me puedo arrodillar, pero jamás de los jamases volveré a arrastrarme ni por nada ni por nadie.
Quien me conoce sabe, que puedo querer con locura, que puedo darlo todo sin más, pero quien me conoce bien sabe, que no soy tonta, aunque a veces me lo haga y que como todos, tengo un límite y ese límite, algun@s, ya lo habéis cruzado.

jueves, 8 de diciembre de 2016

NO ES UNA OBLIGACION



No es ninguna obligación que te gusten las navidades, tampoco tienes el por qué celebrarlas ni te tienen que hacer meditar. Cada uno las vivimos como queremos. Somos muchas las que aprovechamos, a parte de hacer los propósitos para el nuevo año, para hacer limpieza, meditar sobre nuestro comportamiento e intentar fortalecer nuestras buenas intenciones. Y es que el espíritu de la navidad es eso: "soñar que todos somos buenos, desear un mundo mejor y donde "todos" podamos ser felices y sobretodo, esos días, crear y participar de esa magia".
Es cierto que existen personas de pobre corazón que aprovechan estas fiestas para impulsar la desunión en lugar de la unión, discriminar a los demás, a veces sin conocerlos en profundidad, separándoles del derecho a unas navidades de ensueño, simplemente por tener buenas intenciones. Incluso a veces les critican de falsos y mentirosos por querer participar en esta magia que nos inunda desde las televisiones, pasando por cada uno de nuestros pequeños pueblecitos iluminados hasta llegar a las grandes ciudades de todo el mundo.
No encuentro que sea malo felicitar las navidades y desear que todos seamos felices; lo malo sería, justamente en estas fechas, tomárselo como si lo fuera, como una falsedad o como una hipocresía o como una ofensa.
Deberíamos aprender a respetar las intenciones de los demás y a dar oportunidades; esto junto con una reflexión podría ayudarnos a ser mejores personas, que es de lo que se trata y vivir con menos odio hacia los demás y más cordialidad entre nosotros.
Es malo reservar a unos pocos un deseo de felicidad universal. ¡Ese es el espíritu de la navidad, SER UNIVERSAL" y alcanzar a todos, conocidos, desconocidos, ricos, pobres, amigos, enemigos, familia, etc.
Yo, sí deseo felicitar a toda la humanidad estas navidades y compartir con todos mi felicidad y mis mejores deseos, por muy falso que a algunos les pueda parecer, pero no puedo evitar que venga a visitarme el duende de la navidad. Hasta el día 7 de enero, pienso vivir estos días con toda mi ilusión (es broma, después también),

                           ¡FELIZ NAVIDAD!
                  ¡SER FELICES TODOS!
                  ¡QUE NOS TOQUE A TODOS LA LOTERÍA Y QUE                          CONSIGÁIS TODOS VUESTROS SUEÑOS!

Nota. Este post estaba escrito del año pasado y lo he rescatado porque, a pesar de tener un año, he comprendido que mis sentimientos prevalecen, que son sinceros y no están manipulados por lo que durante este tiempo me ha ocurrido.
Hace un año, en plenas disputas, se malinterpretó mis felicitaciones por pensar como pienso y aprovecharme de este sentido de la navidad, con la falsa ilusión (?) que igual servía para suavizar las riñas. En su lugar se me tachó de provocadora, hacerme la víctima, manipuladora, mentirosa y falsa. Así es que, superada la condena, y aprovechando la ocasión y pensando como pensaba entonces, "la oportunidad no la perdí yo; la oportunidad la gané con el tiempo."

DON DINERO

Siempre don dinero, que pena!!
Es muy fácil comprar a los demás con "posibles", cuando en realidad está demostrado que somos más felices cuando no tenemos el yugo de esa dependencia.
Que triste!!
Hoy justamente estábamos recordando mi mujer y yo nuestros inicios.
Llegué por primera vez a su casa destartalada, sin ventanas y sin ni siquiera tuberías, con una maleta llena de recuerdos que no servían para nada, vamos como se suele decir, con una mano delante y otra detrás.
¡¡tengo testigos de esto!! No ha salido de mi invención.
Para que no entrará el aire frío del invierno pusimos unos cartones con precinto en las ventanas. Teníamos un sillón cama, que ya estaba en el piso, unas cajas de cartón que nos servían de mesa y una alfombra llena de almohadones que nos servían de sillón... Pero había tanto amor, tanta luz en medio de la oscuridad, tanto calor, que la felicidad penetraba en cada rincón de nuestra alma.
Luego avanzamos, ¡ya lo creo que sí! Disponíamos de un sofá y una habitación completa de niño que una vecina nos regaló.
Ahora esa solidaridad ya no existe. Si tienes algo que no utilizas lo vendes en la red y lo vendes por dos duros. Y es que don dinero manda mucho!!!.
Antes unas ropas de Carrefour, y no tengo nada en contra, eran todo un lujo, pero en pocos años, el lujo es el iPhone y la ropa de marca, y si no tienes uno de esos, es que eres un poco cualquiera, del montón.
Y es que hemos cambiado y nuestras circunstancias también han cambiado.
¿Somos más felices ahora? ¿tenemos más posibilidades ahora de ser felices?
No lo tengo muy claro. Sobre todo cuando veo esos vídeos grabados en casa, en esa que he descrito antes, donde las caras, las risas, los gestos, demuestran que era lo suficiente para ser feliz.
¡¡Que diferencia!!
Todos luchamos con lo que tenemos y por lo que queremos y eso está bien, pero lo mejor es saber valorar lo que hemos conseguido desde la nada.
Quizás por eso me encanta esta casa. Desde el principio, desde el primer día está basada en el puro amor, a todos los niveles.

lunes, 5 de diciembre de 2016

NO ESTAMOS PARA ESO

Estos días no estoy a tope con mi vida. No. La Navidad está cerca y como todos los años, me entra esa melancolía que se apodera de mis adentros. Siempre me pasa. No se explicarlo pero, a pesar de gustarme, (encuentro que son unas fiestas alegres) a mi siempre me entra una tristeza con mezcla de depresión.
Llevo días así. Me dijeron "será el otoño" y me lo creí, pero mientras estos días escribía desde la rabia, me di cuenta que "algo" no andaba bien.
Ya he perdido esa rabia, al menos eso creía.
No me voy a preocupar. Todas las Navidades son iguales. Nos reunimos con la familia y disfrutamos. Parece que nunca pasa nada pero si pasa. Me preocupo por todos aunque no lo diga. Mis hermanos, ¡que todos estén bien!. Mis sobrinos, todos ya encauzados, con sus trabajos, con sus parejas, y esa super noticia que a más de una le va a venir de maravilla. Mis padres, si! Aún los tengo. Se nota el paso de los años, pero están y es un motivo enorme de alegría.
Luego está tu familia que para mi es también mi familia. También me preocupan. Me preocupa que todos estén bien.
Las Navidades están para eso. Reunirnos, vernos y pasar por alto pequeñas redecillas, que siempre las hay y comenzar de nuevo. Eso es. Comenzar y continuar.
Pero también como todos los años, tu no vendrás ni un solo día a compartir conmigo. No puede ser. Ni mi familia es tu familia ni, cuando ya no se sabe que decir, tan siquiera yo soy tu familia. Antes, hace años, muchos ya, si que venías y te lo pasabas bien y yo también. Me sentía feliz por ti, por mi y por todos. Pero eso pasó a la historia. Cuando llegó la crisis y decidimos no dar estrenas, el interés hizo "Puf" y desapareciste por arte de magia. ¡Menuda barbaridad!
Pero esto no es tampoco lo que me tiene en vilo. No. Ayuda a mi frustración navideña y mi mal estado ambiental, a sentirme torcida, pero no es lo único.
Lo que más me enturbia es el paso del tiempo y el pensar que todo lo que ahora quisiera vivir y no puedo, todo eso se pierde y no hay nadie que lo haga volver.
Cada Navidad, la misma perdida de tiempo.
Estas, a lo mejor son diferentes.

domingo, 4 de diciembre de 2016

LADRONES DE IDENTIDADES





Y como se suele decir, "cree el ladrón que todos son de su condición".
¿Que puede ser más deleznable que ocultarse detrás de una falsa identidad?
Criticar desde el anonimato es de ser absolutamente cobarde y si encima robas una identidad, tu acción no tiene nombre.
Las mismas palabras, los mismos ataques y la misma estupidez.
Dejadme que os diga una cosa, y esto lo pienso abiertamente: quién realiza estas actitudes tiene que ser alguien verdaderamente malo. Ya no hablamos del tiempo de beneplácito que se da para que termine una relación, sea la que sea, es que a partir de ese tiempo prudencial, todo vuelve a la normalidad y debes olvidarte de aquello que tanto te pudo afectar para poder continuar. Si sigue ahí es por algo. ¿Es por mí? ¿Es por ti? ¿o es por esa verdad que siempre estará pendiente de un hilo?
Cobarde!! Si cobarde. Da lecciones de moralidad y luego escóndete en el anonimato. Eso es justamente lo que te va.
Nada me da más asco que tu falso perfil y tu falsa moralidad.

jueves, 1 de diciembre de 2016

APRENDIENDO A VIVIR




La vida es bella y estamos aquí para disfrutar al máximo de todos sus momentos.
Esa gente amargada que no ve el positivismo, la alegría y la sonrisa en los demás, esa es la gente que hay que mantener muy alejada para que no te contagie con su amargor. Aunque respeto que vivan de esa manera, aconsejo que si no quieren ni saben vivir felices, mejor que se marchen.
La belleza está en todo, sólo hay que ser uno mismo sin miedo y saber apreciar lo que tienes delante. Todo tiene su sentido.
Por más que miro, aun en los peores momentos, existe un reguero de alegría y una opción para sonreír. ¿Que eso es pasotismo? Pues prefiero mil veces ser pasota que ver la negrura a mi alrededor o en mi misma, que aún es peor.
Lo que ves fuera de ti, es un reflejo de lo que llevas en tu corazón; si ves desconfianza en los demás, tu corazón desconfía. Si criticas a la gente por sentirse felices y pensar que es así como se tiene que vivir, tu corazón lleva odio, rencor y envidia, por comparar e inmiscuirte en los sentidos y valores de los demás. Y si encima quieres ponerte los zapatos de otros, que de antemano deberías saber que no son de tu talla, entonces ya la cagas completamente. No puedes recorrer un camino que no te corresponde con unos zapatos que no te vienen bien, porque no podrás nunca juzgar con justicia.
Se juez de tu propia vida.
Aprende a enfrentarte a tus problemas, no a los problemas de los demás, y si tienes un ratito, mira tu propio corazón que es el único que te puede enseñar a ver y saber reconocer la belleza de este mundo.

Cada vez que tomo una decisión, y he tomado muchas a lo largo de mi vida, lo hago con el convencimiento que es lo correcto para mi. Para cada uno la corrección es diferente dependiendo de sus valores. No creo que nadie elija su camino con maldad premeditada y a conciencia, tomando de antemano lo que es malo para uno mismo.
                               Un poco retorcido, ¿no?
Equivocarnos, nos podemos equivocar y aprender de ello es una obligación

viernes, 18 de noviembre de 2016

2016






          "...Quiero ser feliz. Ya no quiero ser aquella mujer con el alma enfurecida cada vez que sentía que te alejas de mí.Y para poder conseguir vencer al desafío de la felicidad, no tengo más remedio que recapacitar, y hacer ese esfuerzo sobrehumano para aceptar la realidad tal como es y perdonarme por tantos años de cobardía..."

                                                  Maco Seguí.

miércoles, 16 de noviembre de 2016

FRENTES ABIERTOS




A ciertas edades, y aunque no sea por ahora mi caso, sí que es cada vez más normal  tener varios frentes abiertos; disputas normalmente por falta de entendimiento. Nos acostumbramos con el paso del tiempo, ha querer tener razón siempre y esto no es así por mucho que nos empeñemos. Disputas con el carnicero, con el vecino del quinto, con la señora que compra en el supermercado... Manías que deberíamos empezar a controlar, antes que se conviertan en el único motivo que guíe nuestra existencia.
Con las redes sociales este efecto se ha duplicado, y a parte de poder deshacerte de tu víctima de un plumazo, te deja esconder el verdadero sentimiento que te envuelve por dentro.
Cada vez que leo en foros de la red críticas, juicios de valores gratuitos y condenas cobardes y sin sentido, analizo los términos, las circunstancias y a las personas y siempre tienen un factor común: meterse en la vida de los demás y siempre, si queréis analizar por vosotros mismos, tienen una víctima entre las manos. Cuando terminan con una, de inmediato, consiguen otra que les distraiga y así hasta el día del juicio final.
Y la coletilla de su propia justificación es " a mi me es indiferente lo que piensen"

Aprendamos a tener paciencia, a vivir nuestra vida alejándonos de los conflictos tanto nuestros como de los ajenos, a salir con una sonrisa de oreja a oreja y no crear más enemistades que las justas. Al final si te acostumbras a la rutina del reñir por reñir, acabaras sin razón y perdida en el laberinto de tu propia ingratitud. Y sobre todo no seáis fariseos con las verdaderas razones que muevan vuestro corazón.
La aglomeración de frentes abiertos resquebraja al corazón más honrado y valeroso.

martes, 15 de noviembre de 2016

MENTIRA, TANTA MENTIRA





                     EL ÁRBOL DE LAS MENTIRAS

"Seguramente si te mienten tanto,
o si acaso te ocultan la verdad,
-no una, sino muchas veces-
será que es tu reflejo,
que "nubla" a los demás.
Te ocultas tus entrañas 
-es igual a lo que das-
mentiras, mil mentiras,
que sigues tratando de justificar.
Date tiempo, -te lo mereces-
y mira un poco la realidad
si puedes con otros ojos
que estos,
ya no saben diagnosticar." 
                            Maco Seguí
                                    (Poemario Mirando hacia detras 2015)


Oye!!! que digo yo que llega un momento en la vida que te da igual las verdades o mentiras de los demás. Esas son de ellos y ya se apañaran. No seré yo la justiciera de otras causas que ni me van ni me vienen ni el fantasma que persigue sus auras.
A mi solo me interesan las propias, las que tengo que ajusticiar. Las verdades para satisfacerme y las mentiras para reír bien a gusto pensando en el incauto que se las creyó.
No voy a perder el tiempo en asuntos tan irrespetuosos con uno mismo. Tratar de averiguar la verdad y la mentira ajena es lo más absurdo. Más vale hacer introspección y analizar tu propia vida para poder llegar a ser un poquitin más feliz.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

jueves, 10 de noviembre de 2016

QUE SÍNDROME TIENES TÚ?



Parece que en este siglo todos nos hemos convertido un poco psicólogos. Si no sabemos exactamente lo que le sucede al vecino, pues nos inventamos una enfermedad o argumentamos un síndrome  para definir lo que aparentemente es normal pero debemos verlo como algo diferente y morboso.
¡Han proliferado a base de bien! y normalmente, para más ridiculez, se basan en los personajes de los cuentos.
¿Quien no conoce el síndrome de Peter Pan, el de Cenicienta, el de Wendy o el de Campanilla?
No hace falta ser psicólogo para  darnos cuenta que las "relaciones sociales" se han transformado y que los paisajes de nuestra realidad, son más parecidos a los paisajes imaginarios y a veces tenebrosos de "Nunca jamás" que a los que habitualmente nos enfrentamos.
La soledad, el egoísmo,los celos, la rabia, el rencor, la incomprensión, la dejadez, el deshonor, la tristeza, la culpabilidad, la superficialidad, la carencia de sentimientos, etc, han convertido este mundo en una insaciable máquina de juzgar y condenar.

Bajo este manto tenebroso nos encontramos con la condescendencia de nuestros personajes.

 ¿Acaso no has tenido o has sido, un PETER cerca en algún momento de tu vida? Es ese personaje que no crece, que tachan de inmaduro porque se toma la vida como un juego y es feliz. Los especialistas, a pesar de decir (cito textualmente) "No existe evidencia que muestre que sea una enfermedad psicológica y no se encuentra listada en el manual diagnóstico", califican al individuo como: inmaduro, narcisista, irresponsable, con ciertos rasgos de rebeldía, cólera, arrogancia, dependencia, manipulación, inseguro, solitario, con baja autoestima,...
pero después de todo esto, (vuelvo a citar textualmente), "Sería incorrecto tachar de "enferma" a una persona que se identifica tanto con la parte supuestamente más "pura" de su personalidad"

¿Y si tu caso es el de ser WENDY, Con esa necesidad absoluta de satisfacer al otro? Llega incluso al agobio y a ser impertinente por tanto ímpetu a la hora de estar pendiente de los demás. Dicen, los que saben, que generalmente es más frecuente en la mujer y se nota principalmente en la pareja y en los hijos. Y claro, (la explicación a esta conducta) se debe  al miedo, al rechazo y al abandono. "Difícilmente controlan su propio rumbo en la vida, por lo que se enfocan en tratar de controlar la vida de otras personas"

¿Y el síndrome de CAMPANILLA? Encantadoras y a veces insoportables, envolventes y cautivadoras, ingeniosa y vivaz, pero ¡manipuladora y celosa también!. Una de sus dificultades es poder elegir "eso no es óbice para que se muestre despiadada a posibles rivales". Su comportamiento amoroso es también particular: "Campanilla ciega a sus pretendientes, los hace soñar y embarca en un viaje mágico...en el que la realidad no existe". Amar para ella es un signo de debilidad, por eso controla sus emociones constantemente.

Con estos tres casos tan diferentes y tan iguales, que comparten cuento y viven en un mismo lugar, nos damos cuenta que no podemos lanzar criticas tan a la ligera de un solo personaje cuando posiblemente, por la situación de los mismos, tengamos que compartir en algún momento de nuestra vida con un Peter Pan, una Wendy o una Campanilla.
Prometo volver a leer el libro y sacar el verdadero valor de cada personaje y no esta falacia enfermiza que nos quieren vender tan solo por imaginar y soñar y en ocasiones querer alcanzar, la felicidad.

miércoles, 9 de noviembre de 2016

LA INMADUREZ DEL ESCRITOR






"Paso una hoja y leo. Cierro los ojos y sueño. Sueño y veo que soy parte de esa historia, que siento como ellos...
Abro los ojos y sigo soñando en un mundo que no existe pero me gusta. Vuelvo a mi niñez; vuelvo a descubrir un tesoro o vuelvo a estar en medio de una trama amorosa donde soy la mala de la película."

Algunos piensan que esto no está bien, que eso de inventar historias, de soñar, de crear o vivir fantasías es una falta de evolución como persona, es un signo de inmadurez que te incapacita para enfrentarte a la vida cotidiana, a sus problemas.

¡¡¡Benditos escritores y Bendita imaginación!!! Incluso diría más "gracias" por ese poder de seducción que creáis, capaz de transformar mi mundo diario y llevarme, secuestrada, a tantos lugares mágicos donde me lleváis sin necesidad de gastar dinero en viajes aventura. Escojo mi sueño con un sólo click de mi e-book.
Cuando oigo hablar a algún escritor en sus presentaciones y le preguntan por sus personajes, la mayoría de ellos te contestan como si fueran reales, como si estuvieran vivos entre tu y entre yo, como si fueran parte de nosotros.Y es que el enfrentarse a la vida con ilusión con fantasía con esa inmadurez propia de un niño es lo más agradable y sensato que existe en este nuestro tiempo y nuestro mundo.

Si no fuera por esos momentos de "locura", de "dejarte llevar" por la imaginación, tanto propia como de aquellos que nos relatan sus historias, reales o imaginarias, de vivir fantasías, incluso creerlas por momentos, la vida tendría un significado único de aquellos que pretenden que dudemos de nuestras propias capacidades, tanto de hacer como de pensar.
El ser mayor no significa ni mucho menos que ya no tengamos derecho a soñar, a imaginar, a disfrutar, incluso a crearnos una nueva vida a medida, con otras responsabilidades, otras decisiones.

Quizás el problema radica en querer clasificar y encasillar a unos y a otros. Me niego a que por el hecho de crecer pierda el derecho a una madurez distinta. Prefiero ser una inmadura por el resto de mis días, si eso significa dejar de lado la ilusión, la fantasía y el poder ver la vida con otro prisma.
No creo que ningún escritor, que son los que más inventan historias y nos arrastran a muchos lectores a sus mundos, sean unos inmaduros. Y tampoco creo que deba existir una diferencia entre el escritor que crea historias y las publica y el que crea historias y no publica.
Incluso el enfermo, aquel que llamamos "loco", crea su historia y su vida de acuerdo a una percepción lógica de él mismo. ¿No será que nos dejamos convencer por el loco, los enfermos, los creadores de historias y sentimos la necesidad de culpabilizarlos de nuestro error? Quizás...no sabemos vivir sin inmiscuir a los demás en nuestras banalidades.
Cada uno de nosotros tiene la libertad de madurar a la velocidad que quiera y como he dicho en alguna ocasión, la madurez/inmadurez no depende de los demás sino de nosotros mismos.



                                                "Sería incorrecto tachar de "enferma" a una persona que se identifica tanto                                                           con la parte supuestamente mas "pura" de su personalidad"  


                                                "Existir es cambiar, cambiar es madurar, madurar es crearse a uno mismo                                                           sin cesar"

                                                                                     Henri Bergson


                                               "Cometer errores es humano; tropezar es común; ser capaz de reírse de sí                                                           mismo es la madurez"

                                                                             William Arthur Ward

martes, 1 de noviembre de 2016

COMPROMETERSE



Comprometerse con uno mismo, comprometerse con los demás e incluso comprometerse en hacer algo, es una de las leyes básicas e importante, en todos los sentidos, de nuestra naturaleza humana.
Cada vez que se quiebra cualquiera de estos compromisos, estas rompiendo, sin darte cuenta, algo interno en ti mismo y poniendo en peligro tu propia dignidad.

Adquirir compromisos no es fácil. Tienes que actuar con libertad y decisión, sin involucrar a nadie más; es decir, son personales e intransferibles, pero muy, muy importante tenerlos.
La capacidad máxima del ser humano a comprometerse, es a partir de los dieciocho años que se supone ya eres adulto. Hasta entonces son únicamente pinceladas de aprendizaje aunque pueda detectarse si se va por buen camino.
Se define el nivel de "maduración" para enfrentarse a la vida. Cuantos más compromisos adquieres y cumples, más madurez vas a adquirir y más respeto tendrás hacia los demás. Es una señal de medida.

Hay adultos que nunca han adquirido ningún compromiso, exceptuando de boquilla, y así les va.
No somos conscientes que renunciamos a nuestros compromisos por cansancio, por dejadez, por intromisión de agentes externos... y eso nos hace un flaco favor. Perjudica y ¡de qué manera! a nuestra salud mental y a la larga, a nuestra vida y nuestra capacidad para hacer o no hacer.
Quien se acostumbra a romper sus compromisos sin causa justificada, a no tenerlos (que es más cómodo y peor), terminará por no controlar su vida y ser un "meninfot". Siempre tendrá una excusa u otra.

Lo primero que tenemos que hacer para luchar con este mal que tanto abunda, es pensar lo que queremos y ser libres para decidir lo que más nos conviene. Si quieres, hasta el punto de ser egoístas.
Si de verdad quieres comprometerte no puedes dejar tus propios valores y sentimientos por detrás de lo que puedan decir o pensar los demás; tampoco puedes estar "coartado/coartada" por barreras que te impongas.
Después deberías creerte sinceramente el compromiso e intentar hacer lo que no está escrito por cumplir con tu pacto. Eso te dará fuerza y ganas para crecer, ser mejor en la vida y enfrentarte a lo cotidiano con armas suficientes para vencer.
Después felicitarte por tus decisiones, por tus logros, por tu valor, porque en este mundo en el que vivimos, las tentaciones abundan a lo largo del camino y es muy difícil no caer.
También es importante reconocer tus fallos, saber perdonarte, rectificar, disculparte, respirar hondo, y continuar con más fuerza y eso te hará feliz.

En definitiva, hasta que no tengas el valor de comprometerte, hacerlo con libertad e intentar cumplirlos, ... no estarás preparado/da para ser responsable, mayor, maduro/ra, humano ni aprenderás el sentido  correcto de lo que es la vida y vivir. 
Cada uno tiene sus propios compromisos y el tener los tuyos te ayudará a respetar a los demás. Nadie debería tener el poder de inmiscuirse en la vida ajena.

Si me he permitido hablar de compromisos es porque reconozco que a mi edad los he roto en multitud de ocasiones y cuesta mucho recomponer después los trozos que puedan quedar, si es que quedan.
El primer compromiso que se debe aprender es el compromiso con la familia, que es el pilar de todo el resto.

Os animo a escribir en un papel vuestros compromisos, a qué os comprometeis y cómo lo vais a hacer. Después de algún tiempo os sorprenderéis de los logros y fracasos y de sus razones.

                        SUERTE!!!!

lunes, 24 de octubre de 2016

CON LA OTRA CARA





Desgraciadamente muchas de nosotras vivimos en algún momento de nuestra vida en una mentira, no porque nos lo proporcionamos nosotras mismas, que también es el caso, sino porque nos creemos ciegamente lo que nos cuentan.

En algún momento más vale que fuéramos honestas e hiciéramos una introspección con la sinceridad que nos sea concedida por nuestra conciencia y viésemos toda la verdad y toda la mentira, no la que hayamos podido contar, sino aquella que nos hemos contado y después de tanto tiempo, nos hemos creído.

Siempre he creído en el amor, en lo que me contaban...me lo creía sin cuestionar nada en ningún momento. Me creí ciegamente que me amaban, que era todo su mundo, que cualquier cosa era después que yo. Con el paso del tiempo descubres que todo es finito y que tu primera mentira es decir que es para siempre, y no admitir que en algún momento del camino, se puede romper tu corazón.

Yo también fui de ese grupo de personas que piensa que existe el infinito y más allá. Que cuando amas, aunque después dejes de amar, amas para siempre. Hay pocas que creemos en la compatibilidad, en compatibilizar la existencia con la inexistencia y/o los recuerdos.
Somos ya pocas las que nos creemos las mentiras ya que hemos aprendido a ver la vida, a fuerza de golpes, con la otra cara. Esa cara social, de olvido, de rabia y de queja continuada. Nada está bien, porque lo dicen los demás. Nada es perfecto, porque duele a los demás. Nada es eterno, porque entonces no puedes atrapar, controlar y estrujar. Es el sentido de poseer.

Dentro de la mentira y la verdad, hay escalas; hay mentiras que duelen y hay verdades que matan. Pero lo peor de conjugar el verbo MENTIR (yo miento, tú mientes, él/ella miente, nosotros/as mentimos, vosotros/as mentís, ellos/ellas mienten) es conjugarlo junto con los VALORES de cada uno.
Si tienes unos valores, una actitud positiva ante la vida, pero a la hora de planificar tus objetivos no tienen en consideración tus valores...se destruye de un soplido tu castillo de naipes y tu vida al completo es una auténtica mentira.

Miremos siempre con la cara buena, la de nuestros valores y defendamos-los, así conseguiremos apartar la mentira de nuestro lado y no hará falta creer ciegamente sino sentir más profundamente y a soñar que todo es posible.

domingo, 23 de octubre de 2016

AUNQUE NO VA CONTIGO




Otra vez más estoy dándome contra la pared, por algo que no me corresponde, pero es que a veces me supera la injusticia al ver, observar la ingratitud, la mentira, el abuso, la falsedad...sobre gente buena que se deja llevar sin saber por qué y cuáles pueden ser las consecuencias.

Antes no lo entendía, ¿por qué nos dejamos llevar por el abuso de los demás?¿por qué ignoramos los peligros de no querer ver lo que tenemos delante de nuestros ojos?...¿por miedo quizás?...¿por miedo al vacío, a la soledad, a no estar a la altura de lo que nosotros mismos esperamos, a no encontrar lo que buscamos para ser felices,...?

¡Ahora lo entiendo!. Son sus armas, potentes trampas que saben utilizar a la perfección.Un dominio embaucador del saber capturar la debilidad de los demás. Aprovechan las mentiras, su arrogancia y su superioridad apoyándose en una inteligencia desatada que siempre utilizan para humillar a sus víctimas, distorsionando a su favor una realidad y verdad que daña inevitablemente la personalidad de los que están a su alrededor.
Jamás lo reconocerán. Casi nunca son conscientes de su comportamiento y son capaces de dar la vuelta a las cosas de tal manera, que convencen al resto de la humanidad de su indefensión. No tienen sentimientos ni capacidad para perdonar porque no se sienten culpables de nada. El daño siempre es responsabilidad de la baja auto estima del otro, a la que ha sido inducida con toda amabilidad, hasta incluso desterrarlo como envidioso y antisocial.

Lo prudente, es salir corriendo; la lástima es que pocas veces tienes conciencia hasta que es demasiado tarde...
Una vez aprendes a detectar este tipo de personas (¡que aprendes!), tu vida cambia totalmente, aunque, como en esta ocasión, cuando lo ves de lejos y aunque no vaya contigo, no puedo evitar sentir irritación.
Y...No tengo perdón por callarme.

viernes, 21 de octubre de 2016

CON OTRA MIRADA







Después de esa introducción en esa Valencia en plena guerra civil de la mano de Mila Martínez con su novela "Mis noches en el Ideal Room" y la presentación tan esmerada de María José Garrido, he querido ir un paso más allá y preguntarme qué es lo que cambia entre una imagen y otra. ¿El color?
A través de los recuerdos de mi padre, enfermo de alzheimer, y las vivencias de aquel chaval de unos diez años, intento averiguar si realmente lo único que separa estas fotografías es el color o hay algo más dentro de nosotros que también se ha transformado.
Fui con suma delicadeza entablando con miedo la conversación sobre este tema tan peliagudo que muchos no quieren reconocer como parte de nuestra historia, pero que lamentablemente, tenemos que asumir. Mi padre siempre ha sido un gran lector y posee una biblioteca envidia de cualquiera. Aprovechando su afición le pregunté (por sacar el tema y ver como reaccionaba), si tenía algún libro que tratara de la guerra civil.
Mi sorpresa fue su respuesta:

       "Seguro que tengo más de uno, pero no sé dónde están. Pero sí puedo contarte lo que recuerdo de aquella época"

Sus ojos empezaron a brillar y aprovecho para dejarle hablar y yo escuchar atentamente.

     "Mi padre era ferroviario y toda la familia vivía por la zona de alrededor de la estación. Unos abuelos por el principio y otros abuelos hacía más a las afueras y nosotros tirando más a la Gran Vía. Mi hermano y yo íbamos a la escuela y al salir, siempre nos acercábamos a ver a unos abuelos o a otros. Jugábamos con los amigos por toda esa zona, por las vías, por los trenes..."

Parón, brillo en los ojos y sonrisa pícara.

      "...Venían trenes cargados con soldados rusos (?), que no dejaban bajar de los vagones ni siquiera para mear...Tenían un orificio y por ahí hacían sus cosas... nos llamaban y a cambio de algún regalo o alguna moneda, les acercábamos vino o cosas que nos pedían. Mis abuelos tenían una tienda por la zona donde vendían alpargatas, ropa, para comer o asearse y aprovechábamos para coger cosas.
...A veces sonaban las sirenas y corriendo nos íbamos al refugio más cercano. Otras veces no nos daba tiempo y nos refugiábamos en casa de los abuelos. Cuando salias a la calle todo era polvo, piedras, gritos, lloros...asustados, corriendo, nos íbamos a casa, con mucho miedo.
Nos bombardeaban los aviones pero también los barcos desde el puerto..."

Otro parón y más brillo en sus ojos.

     "...Un día estábamos jugando por la calle y sonaron las sirenas. Mi hermano y yo nos fuimos corriendo a casa de los abuelos más cercanos. Cuando paso el bombardeo y pudimos salir...uno de los amigos estaba muerto en el suelo... Me acordaré siempre...nunca me olvidaré..."

Quizás no sea bueno remover, pero es necesario empezar a ver las cosas con otra mirada, no de culpa, si no con la mirada de un niño y aquellos recuerdos que jamás olvidará, y comprender así que si hace ochenta años no fue justo tanto sufrimiento, tampoco es justo el sufrimiento de tanta y tanta gente que sigue en guerra, el sufrimiento de los niños, de los refugiados que no saben a dónde dirigirse, de millones de pérdidas.
Las imágenes de Alepo, ¿a caso se diferencian mucho de nuestra guerra civil?
Mirando nuestra historia, hagamos que las actuales fotografías no nos dejen indiferentes.
Son las mismas historias, las mismas frustraciones y el mismo sufrimiento. ¿Vamos a seguir deshumanizados?

Mejor aprendamos a ver con otra mirada...

       

martes, 11 de octubre de 2016

TENEMOS DERECHO




Tengo derecho a ser políticamente de izquierdas o de derechas, o a ser apolítica.
Tengo derecho a ser como soy, a mostrarme y ser feliz con lo que siento.
Tengo derecho a que se me respete, a que si no te gusto me ignores, a que no me odies ni me increpes constantemente.
Tengo derecho a ser diferente a ti y a poder pasearme por las mismas calles por las que paseas tu y que no te metas conmigo.
Tengo derecho a ser atea o a practicar cualquier religión. Incluso tengo derecho a rezar si me da la gana.
Tengo derecho a poder ser feliz con mi forma de pensar, que no tengas que cambiármela para pensar igual que tu, que pueda expresar en cualquier lugar como y lo que pienso.
Tengo derecho a tener mi propio aspecto, a ser gorda o flaca, alta o baja, guapa o fea.
Tengo derecho a que me respetes por el simple hecho de ser persona, a que no me califiques de estúpida o tonta, a que me dejes progresar adecuadamente y no me trates con ese desprecio típico de aquel que se cree más que los demás.
Tengo derecho a vivir, a protegerme de tus frustraciones, a no tolerar tu comportamiento autoritario y cínico, cuando aún sin conocerme, te permites el lujo de hablar mal de mi.
Tengo derecho a decidir; a decidir lo que quiero ser, a ser rico o pobre, a quejarme, a enfadarme y hasta tengo derecho a protestar...como lo hacemos todos.

Por eso quiero decirte que igual  que yo tengo derechos, también los tienes tú. Que tu y yo, en eso de los derechos, somos iguales. Que si yo lucho por mis derechos también lucho por los tuyos y que no pienso quedarme en casa cruzada de brazos mientras otros hacen lo que es mi deber, ni dejarme abandonar a eso que llaman suerte.
Solo por nacer tenemos derecho a vivir y mi conciencia me dicta que todos tenemos derecho a hacerlo de la mejor forma posible.
Si tu no quieres defender tus derechos -los nuestros- al menos deja que lo hagamos los demás. Respeta.


                                                  "Cualquiera puede enfadarse, eso es algo muy sencillo.
                                                                     Pero enfadarse con la persona adecuada, en el grado exacto, 
                                                                     en el momento oportuno, con el propósito justo y del modo 
                                                                     correcto, eso, ciertamente, no resulta tan sencillo"
                                                                                                         Aristóteles. 

viernes, 7 de octubre de 2016

POEMA DE AMOR






                                         "Y pronto me despertaré
                              y abrazaré tu cuerpo con mi cuerpo,
                              oiremos el ritmo de nuestros corazones
                              cantar esa canción de amor.

                             Y en el silencio una mañana,
                              nos iremos al amanecer
                              tu conmigo, yo contigo
                              y un camino por deshacer."


                                                  Maco Seguí

miércoles, 5 de octubre de 2016

TALLERES






Una buena manera de perfeccionarse y llegar a dar lo mejor de uno mismo, es preocupandote por ti, por aprender, por gestionarte, por superarte...
Tienes que conseguir tiempo para ti misma. Sin ese tiempo es imposible crecer como persona e imposible reconocer tus errores y poder rectificar.

 
                                      PARA UN INSTANTE Y MIRA TE!!


No puedes decir que eres feliz si ni siquiera eres capaz de saber ni sentir lo que significa y para saber lo que significa, tienes que abrir tu corazón y mostrártelo.

Leo por muchos sitios que las personas fingimos ser felices; fingimos estar contentos; fingimos sonreír.

                                       ¡Cuanto fingimiento!

Muchas de nosotras ni podemos ni sabemos fingir. Se nos nota en la cara, en la mirada, en el trato con los demás, en la forma de caminar, en nuestra energía. Y ¿Cual es el pago por esa falta de fingimiento?...Que los demás te lo digan. Sienta genial cuando alguien te ve y te dice "como has cambiado", "se te nota en la cara", "siempre estás contenta", "irradias felicidad". Hay cosas que no se pueden fingir y que te sientas bien por dentro, inevitablemente tiene un reflejo positivo, pero tienes que cultivar día a día,  querer mejorar y no dejar de aprender, tengas diez años, cincuenta o cien.

Hace un año me plantee apuntarme a unos talleres. Me pillaba en un momento de mi vida un poco complicado y pensé que igual era tirar el dinero.
Hace unas pocas semanas me pidieron dar mi opinión del curso-taller al que al final sí acudí. Medite mi respuesta y escribiéndola me di cuenta que, aunque no lo sabía entonces, quería tomar las riendas de mi vida, rectificar e intentar que aquello que se cocía dentro de mi, fuera disminuyendo en presión y aumentando en pasión.

Aprendí mucho porque tenía ganas. Necesitaba recuperar mi vida a pesar de mis cincuenta y cinco años y volver a poner ilusión, a poner metas y a seguir un camino que en un momento determinado supe que me pertenecía y en el cual podía ser feliz.
Ahora esta a punto de empezar el segundo año de los nuevos talleres y cuando ha llegado el programa hoy mismo a mis manos, me he sentido como si me hubieran hecho un traje a medida. Son todos los puntos que hoy por hoy necesito para fortalecer lo aprendido.

Todos y todas sin excepción tenemos el derecho a ser felices. Es cierto que depende de nosotros mismos y que tenemos que hacer algo por cultivarlo y el secreto está en esto precisamente:  NOSOTROS MISMOS.
Date el gustazo de ser tu; olvida todo aquello que hacen los demás; deja de ser juez y jurado y preocupate de lo que haces y de lo que piensas y que esté en paz en tu espacio, en tu rincón de meditar.
Si para ello necesitamos ayuda... pues la pedimos o ponemos remedio y a continuar, porque en el fondo todos somos responsables de todos.



  

           
   Para más información sobre cursos y/o talleres puedes encontrarla o ponerte en contacto en:


                      eligetuelcaminoconmaribel.wordpress.com


domingo, 2 de octubre de 2016

UN AÑO INTENSO





Mañana hace justo un año que nos casamos, un año que, a pesar de estar quince años juntas, tomamos la decisión de firmar un compromiso y de formar nuestra propia familia legalmente.
Después de tener a mi hijo entre mis brazos nada más nacer, el casarme contigo, es la segunda mejor cosa que me ha pasado en esta vida.
Ha sido un año muy intenso y positivo. Absolutamente todo lo que hemos hecho, lo hemos hecho con el consentimiento mutuo y una unidad impresionante. ¡No hemos parado!, Sin grandes cosas, sin grandes pretensiones, hemos sabido saborear cada momento con toda intensidad bien a la orilla del mar o en lo alto de las montañas pero las dos mano a mano.
Casi al instante después de casarnos, nos dimos cuenta de tantas cosas, de todos los fallos cometidos, de tantas puertas abiertas que deberían haberse cerrado, de esas heridas por cerrar, de las falsedades... Pero por esa misma razón, fuimos capaces de abrir los ojos y ver toda esa parte positiva que estaba ahí y no le dábamos el valor que le correspondía.
Dicen que a veces, después de tanto tiempo juntos, te casas y la cagas. En nuestro caso, creo que puedo hablar por las dos, el amor, la unidad, la complicidad y las ganas de estar juntas y amarnos, ha crecido sin ninguna duda.
Me gusta!! He disfrutado mucho. He vivido un año feliz, con ganas de vivir, de disfrutar de la vida y de mantener a distancia todo aquello que pudiera perturbarnos.
Un año que pienso repetir cada año de mi vida porque me sobran ganas para quererte.
Cada día me haces sentir la persona más feliz de la tierra y por eso y por tu comprensión durante aquellos años pasados, te lo agradeceré siempre.
¿Continuamos el camino?
Aunque el tiempo sea limitado, todavía nos quedan muchos sueños por conseguir.



jueves, 29 de septiembre de 2016

AQUEL RECUERDO QUE ENGANCHA




Es difícil. Quién pasa por un trance de este tipo, es difícil que lo pase así sin más. Hay veces, por la razón que sea, que el pasado se queda anclado en tu vida, un momento, una secuencia, ni buena ni mala, pero ahí está impidiéndote avanzar.
Te levantas por la mañana y ¡Ahí está!. Lo haces desaparecer porque puedes; tienes fuerza de voluntad y lo consigues, pero al día siguiente, al otro y al otro,...cada mañana la historia se repite. Todos los días luchas para que desaparezca.

Lo primero que tienes que hacer es perdonarte por todo aquello que, seguramente inconscientemente, te sigue castigando. La culpa es buena un ratito pero no es una carga que debas arrastrar toda la vida.

En segundo lugar y muy importante, queda-te con la gente que sabe perdonar. Aleja de tu lado cualquier persona rencorosa y que acecha constantemente con culpabilizar a los demás. Nadie tiene que ser juez de la vida ajena. Cada uno de nosotros disponemos de algo que se llama conciencia y es a la única que tenemos que consentir un juicio sobre nosotros mismos.

En tercer lugar y no por ello menos importante, aprende a perdonar a los demás. No hace falta ni que se enteren. Simplemente tienes que hacer una reflexión interna, ponerte en su lugar, ver cómo hubieras actuado y darle el beneplácito de pensar que no supieron hacerlo mejor y que tan sólo por eso, se merecen ser perdonados, aunque sea el mayor hijo de puta del universo. Ese siempre será su problema y no el tuyo.

Y por último, hay que aprender de la vida y estar dispuestos. No es cuestión de que nadie te aleccione, más bien, saber y tener la humildad de aprender cada día de lo que la vida te enseña, bueno o malo y sin necesidad de descalificar. Asume tu aprendizaje y sonríe como señal de aprobación y agradecimiento.

Ten en cuenta que el odio y el rencor ocupan mucho espacio y pesan demasiado para llevar una carga tan absurda. Mejor deshazte lo antes posible y ocupa ese espacio con lo que obtengas del día a día y verás como terminas por llenarlo de presente y felicidad.
Justo en ese momento recordarás que tuviste un pasado y lo podrás ver como parte de tu vida sin ningún enganche ni ninguna virulencia. Es más reconocerás que están contigo quién se merece estar en tu vida, ni más ni menos.

martes, 27 de septiembre de 2016

SER AGRADECIDOS




Es uno de los valores que parece ser han desaparecido en este mundo inhumano y lleno de hipócritas.
Agradecer lo que hacen por ti, muchas veces desinteresadamente, provoca bienestar y una relación de agrado entre ambas partes; retroalimenta las redes positivas de amistad y crea la sensación de ser un foco de felicidad.
Por tonto que sea lo que hagan por ti, cuando lo agradeces estás activando, tanto en ti como en los demás, una chispa positiva.  ¡¡Pruebalo y veras!!
¿Por qué nos cuesta entonces, tanto dar las gracias con lo beneficioso que es? Si lo que provoca es bienestar, ¿por qué somos tan rancios a la hora de decir un "gracias"?
Quizás es que nos creemos que los demás tienen el deber de hacernos favores; están obligados a suplir lo que en momentos determinados, nosotros no podemos realizar y le pasamos nuestra obligación a otros.
Lo curioso es que encima no sabemos agradecer...
Y ya lo dice el refrán: "Es de bien nacido ser agradecido"
Si comprendieramos el valor que tiene esta frase, nos pasaríamos el día dando las gracias.
Pensar en un día corriente de vuestra vida y en la cantidad de ocasiones en que la vida nos obsequia con la posibilidad de dar las gracias para que nosotros mismos nos sintamos divinos y ¿cuántas veces rechazamos este ofrecimiento? ¿Cuántas veces nos ensuciamos la boca a lo largo del día con un "gracias"?.
¡Como mucho un estufit!
Tampoco se trata de estar todo el día dando las gracias sin motivo, pero deberíamos ser conscientes que agradecer una sonrisa, se puede hacer con una mirada; agradecer un buen trato, se puede hacer con una sonrisa,...Hay mil gestos, mil formulas para ser agradecido con los demás y crear esos lazos de comunicación a los que me refiero.
Cuando seas agradecido de verdad, te sentirás tan feliz por dentro que sabrás sin poderlo explicar, que esa persona te ha marcado y cuando recibas un gracias sincero esa misma sensación se generará en tu interior.

Os recuerdo que volváis a ser agradecidos...es contagioso, crea adicción y no perjudica a la salud, es más cuando lo hagáis de forma habitual, estaréis contentos y sonreirás a la vida.

sábado, 24 de septiembre de 2016

MANIPULACIÓN A NIVEL FLAMENCO





¿Que es la manipulación?
¿Quién manipula?
¿Quién...?

                  No vale la pena desenmascarar a nadie.


Desde mi barrera los toros se ven mejor, ¡¡soy animalista y no me gusta el toreo!!
Y es que ya van dos veces (si no son más) que me acusan de haber manipulado y no he tenido más remedio que ir al archivo de las manipulaciones y leer y escuchar las diversas "citas" y ¡que curioso!, ni mi voz ni mi nombre salen por ningún sitio y si en cambio el de aquell@s que pretenden ensuciar mi nombre directa o indirectamente con "misivas".
De cualquier manera obte hace tiempo en mantenerme en silencio y no caer en ese juego absurdo como los políticos del "y tú más". No digo que este tipo de gente sea mala por naturaleza, pero sí digo que se comportan de manera maligna deliberadamente y como no me interesa ponerme al nivel de nadie, seguiré considerando que "todos somos buenos y a veces hacemos cosas malas, a veces dándonos cuenta (cabroncetes), y otras sin darnos cuenta (tontos del culo)"

Te aseguro que si me preguntas te contestaré según el nivel de amistad que tengamos. Si te considero amigo de verdad, seguramente podré hasta comentarte mis sentimientos más íntimos,pero...
¿Quién está haciendo maldades desvelando esa confianza? ¿Quién ha roto el valor de esa amistad? ¿Quién ha salido como lagarto al sol alimentando como alimaña la furia?...

Manipulación es estar comiendo la oreja día tras día sacando todo lo negativo y defectuoso de los demás con la única "malintencionada intención" de romper lo bueno que compartan.
Manipulación es controlar con tal sutileza a los demás, en grupo, para que cada una de las opiniones individuales no tengan valor.
Manipulación es aprovecharse de la debilidad  ajena.
Manipulación es meter cizaña con la única intención de separar.
Manipular es intentar cambiar los criterios que tu tienes de alguien por los que el manipulador tiene a base de descalificaciones y desprecios.

Y de verdad, si me consideráis así, me estáis dando un gran poder y un gran valor que desconocía y que a partir de ahora intentaré explotar con mayor sabiduría y eficacia.

Seamos serios. No se puede manipular en positivo ¿o sí? AHHH!!! ¡¡Quizás no lo he entendido bien y la definición de manipulador está mal en el diccionario!! o igual es que llueve del revés y los sapos bailan flamenco!!!
¡¡Que manera de liar!! Que mente más sucia y retorcida hay que tener para malgastar tiempo en acusaciones que no aportan nada ni siquiera a uno mismo, salvo eso sí, mayor nivel de indiferencia en los demás...


miércoles, 21 de septiembre de 2016

MI RANKING




                                     LOS DIEZ PRIMEROS POST


Este blog comenzó en mayo del 2010 y hasta la fecha el ranking de más veces visitado, es el siguiente:

1º SOBRAN LAS PALABRAS CUANDO EL SILENCIO ES ENSORDECEDOR.(2013)
     (Angustia ante la crisis)

2º ¿QUÉ ESTÁ PASANDO CON LA NATURALEZA?(2011)
      (Catástrofes, impotencia)

3º DIFERENTES CLASES SOCIALES(2011)
     (Valores. Sencillez frente a opulencia)

4º Y AHORA ES CUANDO DESISTO.(2013)
    (Cambios personales, nuevos planteamientos internos)

5º CONSTRUIR CASTILLOS EN EL MAR.(2014)
    (Reflexiones de uno mismo y de facebook)

6º YA NO HAY PIEDRA.(2016)
    (Futuro, progreso, ruptura con el pasado)

7º Y AHORA LO ENTIENDO.(2016)
    (Amor, libertad, amistad)

8º DISCURSO DEL DIA DE MI BODA.(2015)
   (Amor, futuro, unidad, felicidad)

9º ASÍ NOS CARGAMOS EL CONCEPTO DE LAS FALLAS.(2016)
   (Anticipación, histeria, tolerancia e intolerancia)

10º SILENCIO, POR FAVOR.(2016)
      (Otro mundo, otros valores, el despertar, el cambio, otra vida, otras opciones)



                       Me ha encantado navegar por todos los artículos, indagar y buscar frases con impacto y que me representaran el momento actual por el que estoy pasando y creerme, me he emocionado yo misma sin querer al darme cuenta del progreso interno, de mi forma de pensar y mi satisfacción de saber que a muchos de vosotros y vosotras os gusta lo que escribo.

                        Son 265 posts a lo largo de estos más de seis años, y aunque tengo mis preferidos, me gustan todos. Todos ellos, sin ninguna excepción tienen algo de mi y quieren transmitir esa parte interna y sincera que llevo dentro. A veces a sido fácil y otras más complicado.

                       Uno de los que más me define en estos momentos que no esta dentro de esta clasificación y siento como un reto, una pasión, una fuerza, un orgullo y una inmensa satisfacción, es:

                                              YO ESTOY AHÍ. (5/11/2013)

Dirigido a todas aquellas personas que están, que estarán a pesar de las tormentas; aquellas que se fueron y no volverán; aquellas que quiero, aquellas que quise y a tantas y tantas que pasaron por mi vida y a aquellas que quedan por pasar.


Yo estoy ahí
para lo bueno
y para lo malo,
para perdonar y seguir,
para hablar o guardar silencio
para darte la distancia que necesites...

Pero... estoy ahí

Por si en algún momento
me necesitas,
no hace falta que me lo pidas,
siempre estoy ahí;
enfadada o triste
angustiada o feliz,
dispuesta a la lucha
o simplemente a ...disfrutar
yo, estoy ahí.

¿Que no quieres saber nada?
-¡no importa!-
yo seguiré ahí
sin reproches
sin amenazas
sin importar lo que digas de mi,
yo, como una estatua,
permaneceré ahí.

Y seré feliz a mi manera
y no me cansaré de ti
y así, en silencio,
sin molestar,
sin hacer ruido
construir ese camino
que me devuelva al fin.



                                         "Y a lo mejor, sin darme cuenta,
                                           llega ese momento feliz"


                                                                 Maco Seguí

sábado, 17 de septiembre de 2016

CAMBIEMOS LAS HISTORIAS DE LOS CUENTOS



No sé por qué el lobo se comió a caperucita ni me explico por qué la abuelita tenía que vivir sola dando por saco todas las mañanas para que su nieta le acercará la cesta con el almuerzo; tampoco sé por qué caperucita era tan...¿buena niña?
A mi personalmente me escama y a pesar de lo que puedan pensar los niños, vamos a dar un vuelco a este cuento. No vamos a prejuzgar el nuevo papel de cada personaje. De entrada no hay ni buenos ni malos, ni tan siquiera anticipamos versiones, así será más fácil que cada uno se identifique con el papel que más le convenga. Tampoco será un papel definitivo; ¡oye! que si a mitad de cuento no te gusta ser caperucita, pues no pasa nada te cambias y eres el lobo. Con este cambio de papeles lo que conseguiremos es que no siempre nos sintamos malos como el lobo ni siempre bueno como caperucita porque en la vida, según nos encontremos y con quien nos encontremos, seremos malos o buenos, y...NO PASA NADA!!!.

El único papel que vamos a mantener siempre firme, va a ser el de la abuela de caperucita. Esa frívola mujer, impertinente que no deja de meterse en vidas ajenas, esa que martillea a su nieta fingiendo un amor incondicional y destruye la popularidad de ese lobo que lucha por seguir siendo feroz y por culpa de la indefensa abuelita, no lo consigue. Una arpía como ninguna que mangonea la vida de los que tiene alrededor sin ningún tipo de miramiento, simplemente por el placer de dañar. ¿os la estáis imaginando? ¡Gua! yo sí. La veo, la identifico, hay muchas sueltas por ahí, escondidas en una imagen de bondad, de abuelita cariñosa y necesitada de amor. ¡Que no os engañe!
Podemos empezar a quitar las capas como en la cebolla e ir viendo qué es lo que pasa.
Esta abuela de caperucita es adicta a las redes sociales, las cuales utiliza para hundir en la miseria a todo aquel que no considera a su altura en opiniones políticas, sociales y... (lamentablemente no encuentro palabra para definir lo que la define). Da lo mismo!! Lo verdaderamente importante es que si a la primera le caes mal, no te va a dar la oportunidad; pero si a la segunda no estas por su labor...¡¡La has cagado!!, si no actúas por su causa  y la defiendes a topete,...ya no perteneces a su circulo, te callas y aguantas el chaparrón soy más lista, más guapa y más abuela por lo que me debes un respeto de "fidelidad".
Si miráis lo veréis. No se calla ni debajo del agua. Dice siempre tener la razón. Culpabiliza a los demás, ¡incluso a caperucita y al lobo!, según el viento que corra y no se da por aludida de ninguna de las opiniones que difunde haciéndolas suyas porque tiene la última palabra con respecto a su propia justicia. En definitiva, igual hoy piensa como el lobo y lo alaba como si fuese un auténtico dios o piensa como caperucita y aprovecha las circunstancias para escupir por su boca: "yo no fui, fue el lobo malvado y maloliente. Yo soy la perfección y no te metas conmigo que yo no soy culpable de nada". "Tu eres, tu fuiste, tu seras, y me voy a meter donde no me importa, ¡¡¡porque me da la gana!!!"
¡¡¡Menudo personaje!!!

Y ahora sí, empecemos con la historia:

Erase una vez una niña un poco pendón que no quería ser como los demás y un lobo que en lugar de ser feroz era peor que las ovejas que tanto tenían que temer. Desmotivado y falto de ilusión, seguía embelesado los pasos de caperucita...



                        CONTINUARÁ...


La historia continuará en otro momento que esté inspirada y además ese día de inspiración aprovecharé para rehacer todos los cuentos y transformarlos, desde "Los tres cerditos" hasta "Blanca nieves y los siete enanitos" pasando por "La cenicienta". Ir dándome ideas para los nuevos personajes, serán bienvenidas!!!.

jueves, 15 de septiembre de 2016

OJALA SEA VERDAD!!!



Y cuando creías  que había terminado, ¡¡¡ZASCA!!!, ya está otra vez al ataque. Pero ahora no me voy a callar, después de estar recibiendo correos "indeseables" desde noviembre del año pasado.
¿Qué te pasa? ¿Te crees el centro del universo?. ¡¡ Ya quisieras tu estar en mis pensamientos a estas alturas!! Hace ya mucho tiempo que dejaste de quitarme el sueño. Al instante de descubrir cómo eras.
Y yo me pregunto, ¿hay necesidad de todo esto? ¿Te quedas mejor lanzando toda esta mierda que llevas dentro a título gratuito? ¡¡Pues vale!!, ¡¡di lo que quieras!! Hace mucho tiempo que tus palabras y lo que pienses, dejó de afectarme.

¿Aún estás así? ¿después del tiempo que ha transcurrido?

A mí no me hace falta montarme ninguna historia, ni montármelo de ninguna forma.
Con respecto al correo recibido en el día de hoy, agradecerte de todo corazón que por fin decidas dejarme en paz; ¡no sé si echaré de menos tus impertinencias!
Las explicaciones que yo dé las daré a quien me dé la gana y que sepas que no tengo nada que asumir, ya en su día hice las declaraciones pertinentes. Me extraña que a estas alturas todavía continúes pensando quien tiene la culpa, quien debe justificarse y si alguien tiene algo que esconder. (debe ser la conciencia).
Gracias a dios lo tengo todo documentado y guardado por sí a alguien que a mi me importe, algún día quiere saber.
A estas alturas la gente piensa lo que quiere, pero pocas explicaciones tengo que dar yo... cada cual tiene su libertad, y utilizando tus palabras:

        "OJOS QUE NO VEN, AMIGAS QUE TE LO CUENTAN CON TODO LUJO DE DETALLES"


Y sí, compartimos tus palabras de despedida,

viernes, 9 de septiembre de 2016

HAY QUE DECIR ADIÓS



                                "A todas las locas, porque ellas consiguen dibujar la cordura
                                              de los demás. Gracias por vuestro sacrificio diario.
                                              Por intentar entender  el mundo"

                                                                                                    Eley Grey



Ya he pasado esa faceta de sonreír sin tener ningunas ganas para no tener que reñir; guardar muy hondo mis sentimientos y olvidar, para poder seguir con esta insana amistad.
Hay determinadas actitudes que no te esperas, otras que sí y otras te vienen de sopetón, pero he aprendido a ver las cosas desde otro prisma y darme cuenta que, aunque a veces duele, hay que decir adiós.
En verdad no es tan malo, prefiero tener recuerdos bonitos que pasarme el resto de mi vida añorando una amistad que de hecho no existía. Como dicen las tarjetitas de Facebook:
                                                  "Si se va, es que no era"

Al fin me he quitado las vendas de los ojos (tenía muchas), el yugo, aquel sentimiento de querer salvar algo que en lugar de proporcionarme bienestar, estaba martilleándome continuamente con provocaciones, desasosiegos, insultos, mentiras, miserias, obligaciones y deberes que en absoluto me correspondía, según prevalecía un juicio u otro.

La amistad, como el amor, también se cultiva, también se mima, también se riega...para poder crecer, si no al final, se seca, se pudre y acaba por morir.
No es cuestión de unos días, más bien es cuestión de tiempo, y saber que ese tiempo, esos límites y esos silencios, tienen fecha de caducidad.
"El tiempo que hace que...(no nos vemos, no hablamos, no...) a ese tiempo que ya es tiempo muerto"

A pesar de lo que diga nadie, la amistad profunda y verdadera también existe a partir de los cincuenta y posiblemente con mucha más fuerza que en la juventud.

Y cuando escribo esto, lo escribo desde el tiempo robado, ese tiempo perdido, ese tiempo malgastado con una falsa moral que a todos nos invade en algún momento.
Rabia por no haber reaccionado y haber sabido buscar donde realmente estaba mi mundo y no en una fantasía ajena de infelicidad y caprichosos vaivenes.
Lo escribo, ya no desde la ira, sino desde ese poco orgullo que me queda después de desbancar a mis propias miserias y comparar lo que es, con lo que debería haber sido.

Muchos pensaréis que estoy dolida por hablar así, pero es todo lo contrario; estoy renovada, estoy feliz y al fin liberada hasta de mi propio yo que me subyugaba a ser barrio bajera, arrastrada y a estar inmersa en una pérdida constante de identidad.
Al final he sucumbido a mi propio yo, a mis valores; he encontrado la formula ideal para restablecer todo el daño que he permitido hacerme sin ni siquiera darme cuenta que era yo misma y mis miserias las que me flagelaban por mi propia cobardía.

jueves, 1 de septiembre de 2016

A VECES




A veces no nos damos cuenta de nuestras palabras en las redes sociales. Puede ser que digan más de nosotros de lo que en principio queremos decir, bien sea de nuestras tendencias políticas, nuestra forma de pensar e incluso de nuestro yo muy, muy interno.

A veces, sin darnos cuenta cometemos el error de ser intolerantes con nuestras propias declaraciones; jueces con nuestra forma de condenar e irrespetuosos utilizando un lenguaje que está más allá del insulto y traspasa la barrera de la pura indecencia.

A veces es tan clara la incultura de muchas de las opiniones que vertimos, sin fundamento, que me dá verguenza no decir tres impertinencias seguidas: burr@, analfabet@, palet@.

A veces creemos saber tanto y tener la verdad como nuestra aliada que nos olvidamos que "la verdad" es tan inexistente como "la mentira" y que por mucho que insistamos en machacar con nuestras quejas y opiniones irrespetuosas, no tenemos más razón.
Es más, casi siempre la perdemos, digo la razón, con tanto insistir en lo mismo.

No nos damos cuenta, a veces, pero no siempre uno es el mejor, el más guapo, el más sabio y el más coherente con sus ideas.
En la duda, a veces, está el camino y muchas veces sin lucha, sin innovación, no existirían nuevas oportunidades en la vida, en el ser humano o en la política.
Me hastía la falta de construcción y la queja continua  en todos los ámbitos que nos rodean.
Y muchas veces me río de todo aquel que critica desde su apoltronamiento al que luchó o lucha por cambiar, defender y mejorar nuestro sistema político, humano o social.

Pensemos que a veces es mejor ser correctos y mantenernos en silencio, sin opinar, sin contestar, sin pretender ser insultantes con aquellos que son o piensan diferente a nosotros.
Lo mucho, sea de lo que sea, al final cansa y por eso me he comprometido conmigo misma, a dar mi opinión sin necesidad de faltar con insultos, injurias y descalificaciones, a los demás.

A veces, tenemos que pensar dos veces antes...


Foto: Arte callejero. Valencia.

miércoles, 31 de agosto de 2016

GRACIAS

GRACIAS !!!!

GRACIAS A TODOS Y TODAS LOS QUE SEGUÍS ESTE BLOG
ESTOY SUPER CONTENTA POR EL NÚMERO DE VISITAS.

MIL GRACIAS!!!

CORAZÓN SALVAJE




Desde el principio de mi existencia supe que era diferente, distinta a cada una de las personas con las que me he tropezado por el camino, y esa diferencia marca esa exclusividad tan grande que poseo.
Soy exclusiva y única porque mi corazón es único.
Mi forma de amar, mi forma de comportarme, esa exquisita sensibilidad que poseo, me hace tener un sexto sentido para apreciar lo que hay a mi alrededor aunque en muchas ocasiones, en eso consiste mi diferencia, me la metan doblada.

He aceptado tantas veces "al pulpo" como animal de compañía que llegó un momento que me sabía mal clasificar a la gente nada más conocerlos. (este sí, este no); y dejé entrar en mi vida a todo aquel que me saludaba, claro! aquello se convirtió en un "vaivén" de sentimientos indiscriminados y nada selectos, que aturullaban a mi pequeño corazoncito.

Pero mi corazón salvaje comenzó a despertar, no hace mucho, cuando se dió cuenta que cada uno era como era y también exclusivo y único. ¿Qué te creías? ¿Que tenías privilegios? No, amiga no!, eres y serás como todos.
Todos tenemos ese ego, todos somos defectos y virtudes, todos somos lo que somos, cada uno en nuestra medida y todos nos exponemos ante los demás buscando, unas veces su aprobación y otras su indiferencia.
Simplemente al salir de casa y mostrarte a una sociedad deseosa de conocernos, estamos mostrando nuestra vida a los demás.
Pero lo que me diferencia es que no soy como tu, lector o lectora. Mi corazón es salvaje pero noble. Mi corazón es sentimiento y pura sensibilidad, decente y comprensivo, claro y transparente incapaz de juzgar o prejuzgar, no tiene motivos para ello, y eso amigos míos, es lo que me diferencia.
Mi corazón salvaje ama y sabe amar, en silencio, sin perturbar, en soledad... AMA.

viernes, 12 de agosto de 2016

Y AHORA LO ENTIENDO

No siempre se aprende a la primera de cambio. Reconozco que a mi me ha costado pero ha valido la pena está espera a pesar de pasar media vida "desesperada" porque pensaba que nunca llegaría. Ya estamos ahí!!!
El amor es lo que es pero si va en las dos direcciones se retro alimenta. Todo llega casi a rozar la perfección. He aprendido que esto es así y que es necesaria esa compenetración, esas razones que te empujan sin darte cuenta, a ser feliz sin ningún otro planteamiento. Dónde tú vas, yo voy contigo porque me apetece!!.
Algo parecido pasa con la amistad. Si es de verdad, también va en las dos direcciones. Nadie da más que nadie y nadie pide nada ya que no es necesario. Como en el amor se sobre entienden las necesidades y ante cualquier contrariedad, la distancia, el silencio, la desazón se convierten en abrazos, besos y razones para quererse más.
"Sufrir por la distancia, por la separación y el silencio hasta ese momento que sin necesidad de palabras, sólo con la mirada, eres capaz de recuperar el tiempo perdido".
Y hasta aquí llegamos en la literatura y algunas personas que como yo, creíamos que la amistad y el amor, aunque diferentes, todo lo pueden. No es el caso de la realidad que conocemos. Cuanto más "hijo puta" más puntos para tener "un amigo".
Como he dicho antes, amistad en una dirección sólo se convierte en obsesión. Crees ver en el otro un reflejo de lo que tú sientes por dentro y quieres, pero cuando te das cuenta que estás "sólo" y no le importas un comino, duele y el tiempo, como bien se dice, es el mejor curandero.
Se aprende, lo aprendes y a pesar de todo, sigues creyendo en el amor, en la amistad y en sus diversas muestras de cariño.
Cuando descubres que "no te tienes que disculpar" por ser como eres, por querer querer como quieres y que puedes cambiar, por que existe, la unidireccional por la bidireccional, es entonces cuando no tienes que guardar, lamentar ni olvidar, encuentras a quien estás buscando ya que también te está buscando a ti. Pura lógica y coincidencia.
También aquí me das una lección de amistad. Tu ejemplo nada gratificante y mal pagado, con tu amiga en los momentos de dificultad, en los más adversos que la vida puede dar, con antecedentes maliciosos e incomprensibles... y tú dispuesta a darlo todo a cambio de desprecio tras desprecio y justificando. Quizás yo no tengo tanta barra y soy incapaz de seguir justificando.
He aprendido a saber escoger y sobre todo a no pagar con la misma  moneda de dolor que yo causé como venganza.
Palabras las justas y a tiempo. Después vuelan sin sentido por el limbo.
Creo más que nunca en el amor y creo más que nunca en la amistad y el cariño en sus diversas manifestaciones.
Y creo, ahora sí, que cada uno está dónde tiene que estar...

lunes, 25 de julio de 2016

LO QUE TE DEBO



¿ Y QUÉ TE DEBO?

(Es el punto de partida relacionado con mi post anterior).

Pretendí, que cada uno y una de los que se acercaron a leer mi ´Post Y TÚ QUÉ, quedaran pensativos por la pregunta de marras y fueran capaces de hacer una reflexión interna. Preguntarse qué es lo que realmente hemos hecho por los demás; por tus padres, por tu pareja, por tus hijos, por tus amigos, por cualquier vecino o conocido que a diario se cruza en nuestro camino.
Seguramente si analizamos un día cualquiera de nuestra vida, ¡tampoco será tan grave!; seguro que al menos hemos dado los buenos días, hemos sonreído o hemos aportado un poco de luz en alguien.
Pero plantearnos abiertamente, preguntarnos por lo que una persona determinada HA HECHO POR NOSOTROS, es una prueba dificilísima. Puedes llegar a la conclusión o bien que no ha hecho nada  o que ha hecho más de lo que creías. Es un buen ejercicio para sorprenderte y darte cuenta de en qué lugar tienes que poner a cada uno en tu vida. A veces crees que el más cercano es el que más ha hecho por ti, y con este ejercicio descubres que en los peores momentos, no estaba por ningún lugar quien más aparentaba ser uña y carne.

Dentro de esta reflexión es justo introducir y ser conscientes de lo que tu has hecho por los demás, a que te has comprometido, como has acudido en momentos de dificultad y lo que es más importante, cómo has respondido ante un agravio y si has sabido valorar en su justa medida a quien tenías enfrente.
Quizás, aunque incluso no debiéramos, el contrastar " lo que creo que tu has hecho por mi y lo que yo creo que he hecho por ti " es el resultado de "lo que te debo" y "lo que me debes"
Quizás la balanza no está del todo equilibrada y llega un momento que el cansancio y las dificultades para mantener los valores en su justo precio hacen que sintamos que ya no debemos nada y nuestras "ataduras" se deshacen por arte de magia y nos sentimos de nuevo libres. Y quizás también aprovechamos la ocasión para no retener, con falsas esperanzas, y liberar al prójimo de lo que sentimos y creamos que no han hecho por nosotros.

Lo cierto es que cada uno es muy libre de hacer o dejar de hacer...y por eso es el momento de desvincularse para siempre de esa carga a la que nos sentimos obligados bien sea por amor, por amistad o por conciencia.
A cada uno nos concierne nuestra propia conciencia y sabemos si hemos actuado de forma correcta. A si es que no juzguemos ni condenemos, ni pidamos ni exijamos. Aunque sí, de vez en cuando, reflexionemos y nos preguntemos...

                                      Y TÚ, ¿QUÉ HAS HECHO POR MI? Y ¿QUÉ TE DEBO?