Páginas vistas en total

sábado, 7 de diciembre de 2019

TODO PASA SIN NOVEDAD




Todo sigue igual, ¡ya me imaginaba! A pesar del paso de estos dos últimos años, existe el frío, el calor, la lluvia, la nieve, sigue habiendo arco iris y la clase política (no todos, claro) tan patética como siempre jugando a seguir sin querer entender a los ciudadanos, lo que queremos y como queremos vivir...
A veces pienso, "en un día como hoy que se debe celebrar con alegría el día de la Constitución y en el descontento que veo a mi alrededor". También yo lo sufro. Incluso hasta el extremo de llegar a pensar que si aquel día hubiera sucedido, me hubiese evitado seguir padeciendo y sufrir porque hoy no estés aquí tu, papa, me hubiese evitado tu enfermedad y sufrimiento, no estaría padeciendo por ti, nuestro gran luchador, ni tan poco estaría conviviendo con una enfermedad ajena, que es la lacra de esta sociedad cruel en la que vivimos.

Eso tan solo son ejemplos a nivel personal, pero hay muchos más, más generales, más amplios que también me afectan a mi, nos afectan a todos.
Seguimos con trabajos tiranos y precarios, donde ni los mayores ni los jóvenes nos podemos permitir el lujo (vivir se ha convertido en un lujo) de vivir dignamente, donde las pensiones siguen siendo crueles con todos nuestros mayores y una inseguridad para los que vamos por detrás. Seguimos en un país (o en un mundo) donde crece la desigualdad cada vez más, (nos hemos hecho unos prepotentes, arrogantes sin escrúpulos) y solo somos capaces de mirarnos nuestro propio ombligo.
Seguimos con esos autónomos o esas pequeñas empresas, que son las que crean más trabajos, las que aportan más a nuestra sociedad,... atadas de pies y manos sin poder realizarse gracias al aplastante ataque de las grandes empresas y sus cómplices políticos que se llevan el dinero de los demás a caudales y ...no pasa nada. ¡Seguimos sin acabar con toda esa gentuza! Sois vosotros, los "Sin-Conciencia" los que estáis acabando con todo por la ambición. 
Cuando oigo esos sueldos desorbitantes que cobran algunos me pregunto," ¿Tienen tiempo para gastarlo?¿no sienten vergüenza?"   De verdad, que para vivir y ser feliz no es necesario tanto. Os estáis perdiendo lo mejor: VIVIR y disfrutar de poder hacerlo.

En estos dos años, ¿cuantas veces hemos ido a las urnas?¿cuantas veces hemos votado? ¿Dos?, ¡Ya he perdido la cuenta y ¿para qué ha servido? Para nada.
Si os fijáis en las políticas y los políticos más cercanos, los de vuestro municipio y hacéis un recorrido, sin intención de ofender a nadie, pocos son los que valen la pena y pocos los que realmente quieren trabajar por y para sus ciudadanos sin importarles si son sus votantes o no.
Se nota, o al menos yo lo noto, por su forma de hablar, de mirar y sobre todo por su humilde impotencia. En cambio esa raza de políticos egoístas, pretenciosos y maleducados que no paran de crecer, sean del partido que sean, son un imán de odios y contradicciones. Sus discursos son tan atacantes, tan acusadores, tan tenaces, que a veces rozan el delito, el odio, la injuria gratuita y el atentado social a todo aquel que no piensa como el. Su discurso es que "eres tonto e incapaz de dialogar porque desconoces (eres ignorante) y no debes permitirte el lujo de opinar. No debes tener opinión. No la tienes. Solamente tienen ellos la autentica verdad" Llegan incluso a ser contradictorios: luchan por la igualdad y des-igualan (discriminan). Son feministas y crean un efecto totalmente contrario basado en teorías nazis, fascismos anticuados, patriarcados fuera de lugar, etc. En sus políticas están  las defensas a colectivos Lgtbi, emigrantes, y la integración y defensa de todo aquel que está en desventaja y no hacen nada cuando alguno de sus miembros, defensores vocacionales (?) de dichas causas, ponen en entredicho sus propias ideas atacando a personas que padecen por ser lesbianas, por ser homosexuales, por ser negros o pertenecer a otros países, o simplemente por tener otra opinión y hacerla publica.

Además ahora os cargáis el planeta (o nos lo cargamos) y es la juventud los que tienen que venir a sacar-nos del apuro, ¡Que desastre!, y no admitimos que hemos hecho las cosas fatal en pro de un progreso que ya sabíamos nos iba a llevar a la "auto destrucción"  

Como veis poco o nada hemos cambiado en estos dos años de mi nueva vida. 
Seguiré pues, si me lo permitís, disfrutando de aquello que para mi tiene mucho más valor que el seguir con este modo de vida que os empeñáis en demostrar que es la mejor para una convivencia perfecta.
La perfección, aunque no existe, esta en mis estrellas, en mi montaña, en esta vida que si he elegido y no me impone nadie y en una libertad de poderme expresar libremente sin agredir a nadie y, aunque en la distancia, con el mayor de los respetos hacia mis semejantes.

Seguro que me equivoco en muchas ocasiones pero fui, soy y seré libre ante todo. 
Este año, artículo 20 de la Constitución. (ya veremos) 

6 de diciembre de 2019.