Páginas vistas en total

jueves, 30 de junio de 2011

EN EL PRINCIPIO



Como en cualquier momento de la vida, todo tiene su principio, quizás en el mismo momento que nace en el pensamiento, imaginación, idea o en la vida misma. El principio de esta historia, tiene su comienzo en el instante que dos personas decidieron llevar a cabo la procreación de un nuevo ser, mediante la unión de un espermatozoide y un óvulo, en el lecho conyugal unidos por lo que la mayoría de seres vivos conocen por amor.
¿Que era realmente aquello que iba a suceder? ¿Que podría conseguirse en el plazo de nueve meses?
Todos lo sabían; el feto iría creciendo hasta convertirse en un nuevo ser, formado por dos piernas, dos brazos, una cabeza, un cuerpo, y lo más importante, una mente y un corazón para sentir y apreciar el verdadero e inexcluyente sentido de la palabra amor.

Hacia las cuatro de la tarde decidí, no sin mucho esfuerzo, salir a conocer lo que me esperaba hasta el final de mis días, que coincidiría inexorablemente con el final de esta historia. Lo cierto es que ya por aquel entonces no me parecía excesivamente maravilloso, si no, ¿porqué tenemos que llorar?. Cada vez que lo pienso me doy cuenta que ¡era muy lista!, y que posiblemente las vivencias hacen que esa sensibilidad que todos poseemos al nacer, se vaya degradando lentamente con el paso del tiempo. Es posible, que en el instante en que nacemos tengamos toda nuestra capacidad, y a medida que nuestra mente va conociendo el acontecer diario, viendo aquello que se denomina bueno y malo, se nos encoja tanto la capacidad, como el corazón y los sentimientos. En el primer instante, en ese momento en que nos obligan a llorar, ya estamos luchando por una realidad. Es una continua lucha.

Así es como pienso que sucedió todo en un principio. No es que este arrepentida de ese principio, es precisamente igual al principio de todos los seres. Lo que más me atrae es el sentir que esa forma de conocer nuestra propia realidad, es lo que nos diferencia a unos de otros y la causa principal de que dos vidas sean tan abstractas y difusas y al mismo tiempo en apariencia tan semejantes, que casi en un instante no se puede ni apreciar la diferencia.

Y así es como empecé a conocer mi vida. Era el reflejo en la penumbra de todo aquello que los demás decían que era: guapita, me parecía a mama en esto y en aquello era clavadita a papa. Y es que te tienes que fiar de lo que oyes. En el principio tienes que tener ganas para confiar en la opinión de los demás. Con el tiempo, acabas detestandola.

lunes, 27 de junio de 2011

DIAS SEÑALADOS



¿Citas medicas? ¿Estancias pagadas en un balneario? ¿Vacaciones? ¿Entrenamientos? ¿Citas amorosas a ciegas y fines de semana de lujo?... Simplemente fechas marcadas en un calendario vació, sin sentido y mordaz. Dista mucho de una realidad cotidiana, que por ley y sobre todo por moral, debería ser.
Para mi es parte importante de mi vida; es de donde parte mi ilusión, mi día a día, mi futuro, mi felicidad, mi razón de ser y ahora también la de no-ser. Son unos números, unos días, unas semanas, que quiero olvidar, que quiero arrancar del calendario, que quiero quemar como en la hoguera de San Juan, como algo que ya no sirve y más bien estorba, enloquece y  a la vez hace reír a carcajada limpia si se compara con la realidad:




¡¡¡Y luego encima diréis que estoy "loca". ¡Bendita locura!.!!!

Ahora en serio, para ser consciente de lo vivido, de lo que queda por vivir, de la indignación que hay a nivel general y lo ínfimo que pueda ser mi queja y mi propia realidad... mejor lo dejo y sigo caminando sin rumbo y a mi manera.
Vivimos, ya no en un país de viejos, sino en un país de idiotas y a cual más.

Me vais a tener que cortar a filetitos... ¡ni muerta voy a callar1.

Perdona! se que las comparaciones son odiosas, pero a partir de ahora habrá que comparar lo existente y superficial, que es lo que más se ve, con aquello que queréis muchos mantener en silencio y ocultar así la única verdad que hoy por hoy existe.

Y creo que vamos a estar de acuerdo en que esto no es la solución.

jueves, 23 de junio de 2011

HOY ME PERMITO MORIR.




Hoy me permito aprovechar el día, entero, para morir, vaciar esta "mala sangre" que me inunda y poder renacer mañana con otra ilusión, otra fortuna y sin creer todas esas mentiras que veo alrededor.
Quizá sea el momento de ver imagenes de mi pasado; de mi niñez, de mis conocidos, de mis amores, de mi niño, de mis amigos,  de mi vida y de mi misma. Cada una distinta y agrupada en un montón para ser estudiada con detenimiento. Pero no hay una, hay muchas y me va a llevar más tiempo. ¡Daremos Tiempo! ¡Todo el tiempo necesario para morir! y luego ya veremos.
Con todo lo que hay a nuestro alrededor y perdemos el tiempo en necedades, porque sufrir es una necedad; padecer es una necedad y pensar si los demás están bien, ¡es la necedad más grande que existe!. En un mundo, donde todo esta tan "mal", donde existe carencia de todo, ¡que más da lo que pase!. Todos estamos mal en un sentido u otro, es decir, por dentro (el corazón roto, alguna falta, etc) o por fuera (Sin trabajo, sin dinero,sin casa, etc.)  Con esta situación ya no cabe el sentimentalismo barato. Uno muere en silencio y asumiendo sus culpas por llegar a cualquier extremo de los mencionado. Y es que en el fondo nos lo merecemos. Somos confiados y hemos vacilado demasiado y así nos va.
Hoy tengo el placer de morir, cerrar los ojos, respirar lentamente y con toda la conciencia puesta en mis cinco sentidos, parar mi corazón durante unos instantes y descubrir que en silencio, en calma, también se puede vivir aparcando para siempre el tormento y la desesperación.

domingo, 19 de junio de 2011

LA USURPACION DE UN TIEMPO










Hacia muchos meses que no me sentía así, vacía, maltratada, utilizada, masacrada en el punto "G" más gélido de mi corazón.
Si ya estoy en paz, ¿Por que vienes a romper más mi corazón?.
Me has dejado sin nada, incluso sin ganas de vivir y cuanto más tranquila, cuanto más asumo el castigo que día a día padezco sin queja alguna, más insistes en que me revele contra lo que ya no deseo revelarme.
Hay otros caminos, otras formas de sublevación y quiero acogerme a ellas.
Tengo plena libertad y muchas ganas de volver a recuperar aquel sentimiento que me hace sentir viva y gritar más fuerte por la libertad, por el amor incondicional y la justicia moral (en la otra hace ya mucho tiempo que no creo).
El tiempo, el paso de tiempo, mata los recuerdos, ahoga los gritos en un silencio consentido que ahoga cualquier queja de nuestro corazón, pero lo asumo como tal, callada sin protestar, convocando en otros que haceres a mi mente para alejarla de cualquier mal pensamiento y haciendo lo posible por recuperar el secreto de la vida con un montón de futuras imagenes positivas de lo que quiero llegar a ser. ¡¡¡Que injusta justicia!!!
Esto es lo maldito de lo que hay: una usurpación de algo que ni si quiera tengo. La usurpación de la nada. La usurpación de lo que ya no tengo y ahora dudo que alguna vez tuve. La usurpación de un tiempo en el que estaba yo.

viernes, 10 de junio de 2011

SORPRESAS TE DA LA VIDA



No por mucho que nos empeñemos en cambiar las cosas, cambian. Y mucho menos de hoy para mañana.
A veces le ponemos hasta incluso "fe" y mucha, mucha esperanza. Pero no se mueve nada de nuestra suerte. ¡Ni un ápice!.
Siempre he creído que mi suerte antes o después cambiaria; que volvería a retomar aquel sendero iluminado por donde anduve con toda tranquilidad porque detrás del uno estaba el dos y casi era imposible perderse. Pero estaba confundida. El hecho de tener un camino de este tipo nada tenia que ver con la suerte. ¿Lo tenía marcado? Si!.  ¿Que me resultaba cómodo?  También!, pero que fuera lo mejor para mi y mi destino, eso ya no esta tan claro.
Cuando llego el momento de pensar por uno mismo y abandonar aquella marcha,  empezó a tener curvas pronunciadas, bajadas y subidas, y me perdí. ¡ Había momentos que pensaba que había bebido demasiado!
Durante algún tiempo maldije cada momento de mi existencia porque no tenía lo que quería y conseguirlo me costaba sudor y lágrimas, hasta que me dí cuenta que las cosas ni son ni serán como uno quiere y cuando uno quiere.
Ahora lo veo todo desde otra perspectiva y con más serenidad, aunque duela igual o más que antes. La vida me ha dado la sorpresa de poder entenderla, de poder buscar una paz que ya me merecía y comenzar a prepararme para la penosa escalada y saber aprovechar los momentos de las suaves bajadas.

miércoles, 8 de junio de 2011

AMIGOS






El otro día por televisión comentaban que la mayoría de personas tiene como mucho un amigo (si es que lo tiene) y que nuestra sociedad, gracias a los avances tecnologicos, se ha convertido en uni-personal, solitarios y solitarias que se encierran en sus casas o van por las calles a toda prisa sin tener tiempo para compartir con los demás. Creo que, desgraciadamente, hemos olvidado que hay personas a nuestro alrededor y no sabemos estar  ni tratar con los demás, y mucho menos hablar, sincerarnos, compartir nuestras ilusiones, nuestros sueños, nuestras risas,...
Cuando presentimos que alguien esta un poco "depre", mejor nos vamos no sea que nos coja como muro de lamentaciones y "perdamos" el tiempo prestándole nuestro hombro para llorar, en lugar de irnos a la cama que se esta más agustito. O en lugar de eso, le largamos un: "no es para tanto, ¡tomate la vida con más alegría! y pasa de todo", eso si, dos palmaditas en la espalda y misión cumplida, nos vamos tan contentos por haber ayudado a "nuestro mejor amigo".

Como dice la canción "no sé si existen amigos o existe el amor, si puedo contar contigo para hablar...", pero hemos de volver a luchar por la amistad, por los amigos; prefiero que existan, prefiero no sentirme sola y poder hablar de mis cosas sin sentirme un bicho raro y sobre todo sin sentir miedo a parecer una idiota.
Aquella sensación, casi olvidada, era maravillosa. La risa emanaba de dentro del alma y al mirar a tu amigo, veías una mirada clara y profunda que te hacia renacer de cualquier mal que te rondara.
Quiero brindar por los amigos y pedir a todos que esta noche cuando se acuesten y cierren los ojos mediten en silencio, que busquemos dentro de nuestro ser aquella sensación, que todos hemos vivido alguna vez, de verdadera amistad, que atraigamos aquella magia y nos lo creamos porque en el fondo sabemos que querer es poder y queremos seguir existiendo para nuestros amigos.

Me niego a olvidar o destruir la amistad y sus sensaciones, a veces más profundas incluso que el amor o la pasión. Todo depende de nosotros y este valor es uno de los más importantes en la vida.
Mientras estoy escribiendo mi mente esta paseando en los recuerdos y estos, por muy duros que fueran, al compartirlos contigo, amiga, se volvían risas. No sabes como te echo de menos. No sabes como me gustaría encontrarte y que volvieras a saber todo lo que pasa por mi alma y conocer yo cada uno de tus pensamientos.
¡Brindo por la amistad y por mis amigos!


martes, 7 de junio de 2011

TRES HISTORIAS ANALFABETAS ( III )





... Trabajaba de comercia; toda la puta semana de hotel en hotel, compartiendo únicamente con los compañeros de trabajo historias del día a día. Unos tenían más suerte que otros con el tema de las ventas, pero en el tema del amor...  mejor no hablemos. En casa esperaban. Desconocía si con anhelo o sin el porque ya no me interesaba; quizás nunca me había interesado aunque jamás di señales ni de lo uno ni de lo otro. Ni en publico ni en privado, hay que mostrarse y mucho menos lo que se lleva dentro.
Aquella noche, estaba algo "nublada"; no se lo que pasaba por mi cabeza. Nos reunimos todos los compañeros a la hora de cenar para conversar y ver como había transcurrido la jornada. Uno de ellos era amigo de la casa y además nuevo. Venía a aprender el oficio. Le miré en varias ocasiones, con buenos ojos. Se hacía de notar. Es el típico graciosillo que con un par de chorradas hace sonreír a todo el mundo. Eso es lo que necesitabamos sin duda. Reír y reír, y a veces hasta sonreír picaramente.
Ya cuando nos despedimos y cada uno se fue a su habitación, aquella mente nublada, empezó a convertirse en un inicio de tormenta. Busco su mejor picardía (el único que llevaba); se lo puso con todo cuidado; se miro en el espejo de la alcoba con esa mirada mitad picara, mitad viciosa y sin pensarlo dos veces salio de la habitación en busca de... no se sabe que.
Cuando llamo a la puerta de la habitación de al lado y se abrió la puerta... solo ellos saben lo que paso por cada una de sus cabezas...


             (M.S.   fragmento de "Un viaje a ningún lugar",   2010)

domingo, 5 de junio de 2011

TRES HISTORIAS ANALFABETAS ( II)




...Fue un momento maravilloso; una sensación sensual única donde mi mente más que mi cuerpo, no dejaba de vibrar. Sentía la piel de gallina y una suave brisa a mi alrededor de... pecado.
En mi mente, la semana había pasado de lo más ..."diferente". Sensaciones que jamás había sentido y que de pronto en fila una tras otra, se sucedían ante mis ojos. "El placer, aunque sea mental, debería estar prohibido, ya que en el fondo, también es pecado.
Entre el calor, la arena del desierto, unas vistas impresionantes ante mí, y allí, en medio, su cara, sus ojos, sus piernas, su cuerpo entero que llevaba mi mente a lugares lejanos de donde no quería volver. ¡Era un calvario! ¡Un calvario inhumano!...
Ya de vuelta, estreche su mano, me apoye en su regazo mientras todos dormían y le prometí amor eterno.
Al cabo de dos semanas desperté de aquel sueño de pasión que me había llevado a otra dimensión en mi rutinaria vida.
Aquella promesa de amor eterno se diluyo en una realidad que al calibrarla con los sueños, resulto ser mas verdadera y cabal. A partir de entonces, comprendí que es necesario soñar cada día, soñar más allá de lo real; crear mundos fantásticos donde, en momentos especiales, puedas guarecerte y disfrutar soñando y si es posible, jamás despertar.
¡Hay que aprender a tocar los sueños, no con las manos, sino con el corazón!...

           (M.S.   fragmento de "Un viaje a ningún lugar"  2010)

sábado, 4 de junio de 2011

TRES HISTORIAS ANALFABETAS ( I )



...Era de noche y ya habíamos terminado de cenar. Pensábamos entre los cuatro, donde terminarian nuestros cuerpos después de varias botellas de vino y otras tantas de cerveza. A alguien se le encendió la luz y nos fuimos a un pub de moda de la ciudad.
Eso de coger el coche en esas condiciones no me parecía bien, pero como la mayoría gana y a esa edades "todo vale", pues allí que nos dirigimos.
Reconozco que yo iba un poco bolinga, y además tenía razones de sobra para ello. Al menos así lo justificaba para aliviar mi ego más interno y rebelde. Pero lo que estaba a punto de suceder, no lo esperaba ni en el más horroroso de mis sueños.
Se acercaba a la barra como si no existiera nadie a su alrededor, como si nadie le viera, y como una gacela en celo, exhibiendo su contorneo de cadera, abrumaba el inconsciente de aquel, que solo en la barra, no supo ver ni prevenir lo que le acechaba.
Yo a lo lejos y disimulando, sin saber que hacer, con la vista nublada por las lágrimas que ya empezaban a nacer, ya sabia el final de la historia. En un abrir y cerrar de ojos, como un relámpago, sus labios sintiéndolos a lo lejos a cámara lenta, se juntaron saboreando lo más tierno de lo prohibido. Fue entonces cuando mi corazón se desquebrajo y comenzo a partirse y jamás nunca, pude volver a reconstruir sus trocitos...


                                                                          (M.S.  fragmento de "Un viaje a ningún lugar", 2010)