Páginas vistas en total

martes, 28 de agosto de 2018

SI ELLOS CAMINARAN




El otro día nos fuimos de excursión casi tres generaciones (mi mujer, mi sobrino J.H y yo) y los tres coincidimos en las mismas observaciones y criticas mirando a nuestro alrededor.

No comprendo, ni lo entenderé nunca, que pase lo que esta pasando en este país. Y es que es un desprecio a la vida, un desprecio al ser humano y un maldito desprecio al ser vivo.
¿Como podemos consentir cargarnos de un plumazo  todo lo que debería tener sentido para continuar nuestro camino de "ser civilizado"?

Y es que lo que muestran las fotos es lo mejor de lo que se puede ver porque si sacamos imágenes de lo que hay en nuestros montes a mas de uno se le debería lapidar sin remordimiento.

Estamos vendiendo, yo la primera, unas imágenes idílicas que no coinciden con la realidad.

¡Esto sí que es real!

Montañas llenas de mierda y suciedad. Caminos y sendas descuidados y autoridades y ciudadanos que nos importa una mierda lo que pase con nuestra casa, con nuestra tierra.

Y mientras me iba calentando pensaba..."vamos que tengo claro que estos, los que nos gobiernan sean de un color o de otro, este tema lo tienen muy, pero que muy abandonado. Claro ellos caminar no creo que caminen mucho y menos por aquí. Y es que desde los aires, pues se debe ver todo verde y ya esta; ¡si es que somos tan asquerosamente impertinentes! ¡Ya nos vale!

Por favor, den una vuelta por los caminos y vean que su faena forestal esta pendiente de hacer. Cualquiera de nosotros, los que sí amamos la montaña, os pedimos de todo corazón que limpiéis, que saneéis, que lo hagáis bien y que no tengamos que lamentar desgracias tan innecesarias como es la perdida de nuestros montes.

Yo hoy, desde aquí, y viendo que a veces la naturaleza hace de las suyas, aviso que aquí, en Montanejos, allí, en la Calderona, o en cualquiera de nuestros bosques... hay auténticos polvorines esperando a que pase lo que nunca debería pasar si tuviéramos conciencia. 

Pónganse las zapatillas, hagan una ruta, saboreen lo que es la montaña e imprégnese de toda la libertad que eso implica.

Después, hagan su trabajo, por Dios, y no tentemos más al diablo. 


Fotos: Ruta de Montanéjos a Montán. (por el camino del Cid)

lunes, 20 de agosto de 2018

NI ME QUEJO, ¡PÁ-QUÉ!







No me quejo!!, sería abusar de aquel que tiene menos y no es mi pretensión. Las injusticias existen a todos los niveles; no solo a nivel personal, a nivel laboral, ni a nivel judicial, y no debemos caer en la "mala sangre" de la comparación.
Este es el mal de nuestra época, querernos comparar con los demás y  siempre nos comparamos mirando hacía arriba, nunca hacía debajo.
Comparamos tus posibilidades con las mías, tu suerte a mi suerte, tu perspicacia a mi poca sensibilidad, tu intuición a mi estupidez, tus habilidades a mi torpeza y tu honestidad a mi contradictoria suspicacia (podrían ser los términos al revés, pero me menosprecio para no ofender)... Mientras exista el despotismo, las malas entrañas, la envidia, la rabia, la injusticia, la justicia injusta, el vicio de callar, mientras exista todo eso que no quiero nombrar,...no contéis conmigo para sentirme culpable y cambiar las tornas ante una vida que he elegido y que a muchos no os gusta.

Sabéis, ¡¡Me da lo mismo!! Voy a vivir; voy a sentirme cada vez más viva; voy a poner las imágenes de mi vida por las que he luchado y soñado tanto, y a vosotros, aquellos que os dedicáis a vivir vidas ajenas,...que os den por el culo !! ¡¡Ya está bien!!
Si es que tenemos bastante con nuestra vida diaria, con nuestros propios problemas, con nuestras verdades y mentiras.

Leo, veo y comparo y a pesar de no quererme poner de mala leche, ¡Me pongo!

Yo no se si es verdad que un emigrante sin trabajar, sin cotizar, sin dar un palo al agua y sin maldad, viene y por arte de magia cobra 430€ por que sí, nada más llegar, con ayudas o con privilegios o con derechos que supongo debe tener y que una persona, como podría ser yo misma, después de 22 años cotizando a la ss, se queda con una prestación de 7,51€ diarios menos deducciones según ley.... ¡Me pierdo! 22 años cotizados y no llega a 200€ y seguramente sin derecho a nada más, ni ayudas, ni privilegios ni derechos.

Empezaremos a ahorrar en gimnasio, peluquería, esteticien, bolsa de la compra, vicios, salidas y todo aquello que sea consumir al igual que ahorraremos en integridad, mala hostia y en pensar que quizás lo hicimos mal.

Por favor no hagáis de mis pensamientos un ser racista, que no quiero!!

No volváis a colgar en mi muro temas como lo que cobran los presos o lo que cobra el que viene de "estrangis"

No voy a decir a  estas alturas lo que pienso de los políticos y esos sueldos, privilegios y demás desorbitados, ni tampoco de la pasividad social y la desviación del centro del problema. Conviene siempre culpar al de debajo y distraer la atención, mientras los de arriba hacen y seguirán haciendo el agosto.

Y yo como aportación de mi ira y mi descontento y como medida de presión, voy a dejar de pagar el recibo de los muertos y hacéis conmigo lo que os de la gana, que al fin y al cabo es lo que habéis hecho siempre, JEJE.  

sábado, 11 de agosto de 2018

LOS LIMITES


¿Quien marca los límites del bien y del mal? ¿Son los mismos límites malos o buenos los tuyos que los míos? ¿Tenemos la misma vara de medir?....

Creo que nos haríamos infinitas preguntas y nunca llegaríamos a ningún acuerdo. Los conceptos son muy diferentes, los sentimientos y las sensaciones... también.
Mi concepto de "bien y mal" está defectuoso si lo comparo con el concepto que tienen los demás, pero...a mí solo me importa mi concepto, la verdad, comprobar con hechos fehacientes lo que siento y en caso de equivocarme...rectifico, pido disculpas y medito del por qué de mi error. A veces nos cegámos en demasía y no somos capaces de ver nuestros errores.
Pero, ¿Y cuando el error no es nuestro sino de los demás? ¿Debo asumir el error ajeno como propio?... Quizás antes, cuando fui joven. Hoy no!!! Me niego a echarme las culpas por lo que los demás hacen y yo se, con seguridad, que no está bien.
Cuándo te ponen pruebas en el camino para comprobar tu honestidad y estás tan convencida de que eres honesta, piensas en luchar por poner en evidencia la verdad pero al final, tu conciencia, esa herramienta que no todo ser humano posee, te indica que no vale la pena. Tu vida, tu ser y todo tu mundo está más allá de cualquier prueba o proposición deshonesta, que las hay a todos los niveles.
Mis límites, hoy por hoy, tengo claro que los marco yo y esa mirada felina que me cautivó. Te buscaré, te encontraré y me resarciré por esos límites que pretenden imponerme.