Páginas vistas en total

viernes, 24 de febrero de 2017

VIDA SOCIAL








Si queremos que esto funcione medianamente bien, tenemos que empezar a concienciarnos de que a todos no les gusta lo mismo y que tenemos que respetar a los demás, que tenemos que hacer lo que sea necesario para que tanto la justicia como las normas sean iguales para todos y que no dependan de la clase social, la condición económica, el sexo o el poder.
Se pueden hacer campañas para concienciar, para darnos cuenta de nuestros fallos, para corregir nuestras deficiencias, pero todo será en vano si no ponemos de nuestra parte.
Propongo enseñar al que no sabe, corregir al que lo hace mal y ayudar al que lo necesite como seres humanos que somos.
Igual que se indica si unas ramas no están bien para ser recogidas, también se puede señalizar que unas caquitas se tienen que recoger o que no es el momento de tirar petardos.
Poco a poco aprenderemos a respetarnos y hacernos de respetar.
Claro que con tanto fallo a nuestro alrededor, ya no nos creemos nada de nada.
Vemos que el que se merece un castigo, sea quien sea, se sale de rositas y el pobre desgraciado que prácticamente no ha hecho más que cometer una mínima equivocación o pequeño error, sufre unas consecuencias desmedidas.
Pero estamos para poner orden, ¿de qué manera? Muy sencillo, facilitando la posibilidad de exponer pacíficamente nuestros pensamientos, ideas y sentimientos. ¿Como? Tenemos que darle más importancia a las plazas de nuestros ayuntamientos, una forma económica de expresión.
Es posible que nos cueste desplazarnos para manifestar nuestros gustos, preferencias o nuestra repulsa.
Es una idea. WhatsApp/Facebook para convocar y nuestras piernas para acudir a infinitas posibilidades.
Con un poco de tiempo nos acostumbraríamos a  dar nuestra opinión con libertad, sin decir nada, en silencio, solamente con nuestra presencia en las plazas de nuestros pueblos y ciudades y la implicación de todos.
Para ser "Social" primero hay que ser tolerante.

martes, 21 de febrero de 2017

EL TIEMPO MUERTO




Me remito al tiempo, a ese tiempo muerto, un tiempo que quedó en suspenso por la armonía de los latidos del corazón, de dos corazones. Es mucho el tiempo pasado, mucho el tiempo vivido, mucho el tiempo que no morirá en el olvido.
La vida misma se merece ser recordada, ser una historia, un libro, que nunca, nunca se perderá por rencillas y torpes maniobras con capacidad nefasta para herir.
Gentes absurdas que se creen con poder de interferir, cuando tú y yo nos reímos en silencio por su torpe pretensión. No nos conocen. Jamás, ¡lo sabemos!, podrán inmiscuirse entre lo tuyo y lo mío. Está a buen recaudo y podrán decir mil barbaridades pero al final, el libro estará escrito.
Demosles alas para su propia precipitación al vacío. No saben, no entienden que donde hubo, seguirá viva la llama del destino.
Mientras tanto, riamos a hurtadillas y demosnos el gusto de disfrutar de un tiempo que pretende distraer sus delirios de grandeza y falsa sabiduría.

Por todos aquellos que creen saber, que se creen con el poder de querer decidir sobre los sentimientos de los demás y están a años luz de poder hacerlo. Por esas ratas que vulneran la honorabilidad de los que les rodean con la idea de un conocimiento del bien y del mal propio y exclusivo, que tan solo se ajusta a su criterio, y no a una normalización moral, cuando sus vidas, rastreras e inmundas, dependen únicamente de criticar por criticar.  Por la honestidad del querer, por tu vida y la mía, por esos años que son y serán signo de alegría. Por ese "¡qué dirán¡" los que se irritan por controlar y creer que se les envidia.
Me da igual, pasará lo que tenga que pasar y aquí está la dicha de nuestro camino.
Sonriamos, amiga mía, que queda tiempo muerto para decidir lo que queramos el resto de nuestras vidas.

domingo, 19 de febrero de 2017

ARGUMENTAR LAS PALABRAS




Reflexionar y argumentar uno mismo sus propias palabras es poner a sus demonios a buen recaudo.

Necesito grabar en el alma primero y tener en cuenta en el corazón, todas esas reflexiones convertidas en palabras, o al revés, esas palabras convertidas en reflexiones, que pululan de aquí para allá a su libre albedrío, sin tener en cuenta para nada donde terminan por aposentarse.
Quizás a tu lado compartiendo hasta el final de tus días o quizás las consigues meter dentro del cuarto oscuro y, a la larga, con el tiempo, te olvidas de sus existencia.

Son palabras que me digo, igual por última vez, convertidas en escudo protector y frases hechas que sirven para arruinarte la vida y no dejar ver la verdadera razón de su existencia:

          "No daña el que quiere sino el que puede"

          "No utiliza el que sabe sino el que tiene algo para utilizar"

          "Hay hechos malos que todos hacemos, pero solo uno es capaz de utilizar a conciencia para dañar a los demás"

          "Los sentimientos son del momento. No confíes tus sentimientos a la ligera y mucho menos utilices sentimientos ajenos fuera de lugar. Están obsoletos y solo pueden dañar"

No sé donde está el peor gesto de la gente, lo que sí sé es que ni la cobardía, ni el odio, ni las miradas sucias, me van a separar de mi misma. Lo que me enseñan estas reflexiones es "a no estar donde no debo estar; a no ir con quien no debo ir, y a no perdonar a quien no debo perdonar jamás".
Hay que aceptar, después de reflexionar, y convivir con tus demonios, si los tienes.

¿Sabéis quienes son mis demonios? Justamente esos, los que pueden porque tienen poder; los que utilizan porque tienes ases escondidos y son capaces de utilizarlos con la única finalidad de dañar, y si no, utilizan la amenaza; o aquellos que no saben diferenciar los sentimientos ajenos y usan a destiempo en su propio beneficio. 
A veces quiero dañar y al final no puedo, pero esa cruz de "poder hacer", me lástima porque en este mundo perdido, sin rumbo y sin valores llegará el día que no pueda contenerme y puedan más mis miedos que mi propio control. 
No quiero sentir como esas gentes que no se ven, no se escuchan y no se sienten. 
Cuando argumentamos nuestras palabras, bien sean escritas o tan solo pensadas, somos capaces de aceptarnos, corregirnos y saber discernir lo que esta bien y lo que no esta tan bien. Entonces sí! podemos convivir felizmente con nuestros demonios. Hemos hecho un acto de bondad hacía nosotros mismos que nos ha permitido entender a conciencia la razón del por qué guardamos silencio, por qué no deseamos ni justificarnos ni protegernos de juicios ajenos y respetamos las vidas de los demás de la misma forma que queremos que respeten la nuestra.

Yo ya he aprendido a vivir con mis demonios, pero en lugar de café, compartimos cervecitas que nos gustan más. 

jueves, 16 de febrero de 2017

SI NO LUCHAMOS NOSOTRAS, ¿QUIEN LO HARÁ?





Estoy harta, cansada de encender la televisión, escuchar las noticias y otra vez la misma historia, otra mujer asesinada a manos de su pareja o ex-pareja.
Violencia de género, asesinatos sin sentido, pactos que tardan siglos en hacerse efectivos, cosa que no entiendo y huelgas de hambre para forzar algo que no debería ser forzado.

Cualquier medida que se tome para concienciar, me parece bien y la aplaudo, pero ¿No os habéis planteado que deberíamos de una vez por todas hacer algo definitivo?
Si no luchamos nosotras, si no nos apoyamos nosotras, si no exigimos medidas definitivas de una vez por todas... ¿Quién lo hará?

Cada vez hay más bullying en los colegios; cada vez hay más desigualdad a todos los niveles; cada vez más diferencias. Tenemos que buscar la fórmula para invertir este proceso macabro de estar en manos de "nadie"
Como pone en algún cartelito: "Suicidate tú antes de matarla".
¿Y si abrimos una página en facebook con la foto de todos los caretos de estos asquerosos maltratadores?
Ya!!!, no se puede revelar su identidad. Pues a estas alturas de año y con el número de muertes que arrastramos me parece que me va a dar igual sus derechos.
Ya hemos comprobado que las banderas a media asta, los minutos de silencio y las manifestaciones, sirven de poco por lo que deberíamos empezar con otros planteamientos que fuercen unas medidas reales y ajustadas a nuestros derechos.

Tomémonos ya en serio que somos iguales. Que en el siglo XXI no hay hombres ni mujeres, que no hay sexo débil ni sexo fuerte, y que por lo tanto ya no hay "machitos" de los que depender.

A las mujeres, nos ha cambiado la vida. El concepto de mujer es muy distinto al del siglo pasado. No pensamos igual y nuestros gustos han cambiado. Somos autosuficientes y no necesitamos que nadie nos mantenga ni nos mande y eso es lo que tenemos que hacer entender a muchos de los hombres que todavía se creen superiores en muchos aspectos. ¡Los hay, os lo aseguro!
Preferimos compañeros; preferimos compartir; preferimos experimentar en todos los ámbitos de la vida.
Ya no somos aquellas de delantal y paleta en mano cara a una sartén. Nos gusta cocinar con placer, como a vosotros; nos gusta irnos de copas con los amigos, como a vosotros, jugar al pádel, al fútbol, ir al cine y tener nuestro espacio; nos gusta el sexo y poder elegir el momento con libertad y no fingir dolores de cabeza o cansancio. Nos gusta disfrutar, como a vosotros, de la vida.

Nos gusta sonreír, vivir, sentir...
Nos gusta apasionarnos con lo que hacemos...

Hasta que no os deis cuenta de nuestro cambio y nuestros gustos, seguiremos necesitando leyes que nos protejan, minutos de silencio, banderas a media asta y seguiremos llorando las pérdidas con la misma rabia y la misma repulsa.

                    SI NO LUCHAMOS NOSOTRAS, ¿QUIÉN LO HARÁ?    

martes, 14 de febrero de 2017

SONRÍE AMIGA, ES LO MEJOR!




No hay nada mejor que encontrarte por el camino de la vida con personas que te entienden, te apoyan, te quieren, están pendiente de ti y sobre todo no hay nada mejor que aquellas que te sonríen sin motivo y sin razón. Estas para mi son las que verdaderamente me alegran diariamente la vida. Puede parecer muy simple, pero, si valoro con agrado  a quien me entiende, me apoya, me quiere... valoro muchísimo a aquellos o aquellas que son capaces de alegrarme el día simplemente con una sonrisa.
Esto me ha hecho meditar y acordarme de aquellas personas, -amigas o simples conocidas- que por circunstancias de la vida no están en sus mejores momentos.
Quisiera decirles, que aunque la vida, a veces es muy puta, que aunque la gente, a veces nos comportamos malamente, hay gente dispuesta a tenderte una mano y tienes tú la decisión de cambiar el color del cristal con el que ver la vida. Si!,ya se que no es fácil, que cuando estas en lo más hondo casi te es imposible ver la luz del sol, la cima de la montaña e incluso una noche oscura llena de brillantes estrellas.
No hay mal que dure cien años y siempre digo, en estos momentos de angustia, que una vez tocado fondo lo único que queda como "única opción", es "tirar pa'lante". Pero no te duermas, no demores por mucho tiempo ese sufrimiento que te acosa, acaba cuanto antes con él y plantate con UNA SONRISA.
Poco a poco veras como sin darte cuenta las cosas empiezan a mejorar. Hoy es un detalle, mañana otro pequeño detalle, pasado te salen las cosas mejor y, escalón a escalón, tu vida se va recomponiendo.
Si te quedas por mucho tiempo en el pozo de las lamentaciones, esperando que el resto del mundo se compadezca de ti y de tu mala suerte, cada vez estarás más lejos de alcanzar la superficie. TÚ eres la única que puedes cambiar el rumbo de tu vida. TÚ eres la única que puede luchar por cambiar tu "mala suerte". Tu actitud cotidiana es la única que te ayudará a superarte cada segundo. Cuando alguien te pregunte, dí: "Estoy bien" con una cara de felicidad, aunque sea fingida. Cuando alguien quiera saber de tus problemas, explicale con una sonrisa que están controlados y que te sientes feliz por ello, aunque sepas que no sabes donde narices está la dichosa solución.

Amiga/conocida (me da igual lo que seas), pon de tu parte y sal cuanto antes de tu escondite tenebroso. Obsequia cada mañana con la mejor de tu sonrisa y vive la vida con los cinco sentidos, disfrutando de las pequeñas cosas que tienes a tu alrededor y veras como muy pronto tu vida habrá cambiado de color.

domingo, 12 de febrero de 2017

UN DIA COMO OTRO CUALQUIERA




Un día como otro cualquiera suena el despertador. Lo apago inmediatamente para que no moleste a nadie y es que a mi me da mucha rabia. No hay nadie. Me levanto miro por la ventana de mi habitación para comprobar el tiempo que va a hacer. No ha amanecido todavía. Hasta que no llegue la primavera, tengo que esperar un poquito. No importa, me voy a poner lo mismo que todos los días. Voy a preparar mi desayuno y a mirarme en el espejo del baño a ver que careto llevo. ¡Uf!, se ve que no he dormido muy bien aunque no me acuerdo de nada y es que en contra de lo que aconsejan, me empeño en dar rienda suelta a todos mis pensamientos, a la vez, justo antes de irme a dormir. ¡Así me va, jaja no descanso como debiera! Tampoco es que me acuerde mucho de mis pensamientos pero ellos mismos se empeñan en montar sus fiestecitas y se ve que sin querer alteran a mi conciencia.
 Ya veremos si estas palabras traen sus  consecuencias. Seguro. Nos empeñamos en tergiversar  las palabras que decimos...

He observado que cuando colgamos un cartelito o compartimos alguna página que nos gusta, lo hacemos sin ton ni son, como si fuera una cadena de esas incordiantes para que ruede y con la irresponsabilidad de dar con el susodicho "mensajito" en la diana de la conciencia de alguno de nuestros "mejores amigos" (esto en sentido irónico), en lugar de, en primer lugar leer y aplicarlo a nosotros mismos y luego transmitir algo que creemos válido e importante a los demás. Si no es así, si no nos lo aplicamos a nosotros mismos y solamente lo utilizamos para herir...dudo mucho que tenga sentido.

Me pego una duchita de esas mañaneras que quita el sentido y mientras me miro en el espejo sonrío pensando para mis adentros y concienciando a mi conciencia, que a pesar de todo, va a ser un hermoso día y que yo voy a cumplir con mis expectativas de ser buena persona o por lo menos intentarlo (No sabes de antemano con cuántos hijoputas te  cruzaras por el camino).

Voy disfrutando como una enana de mi camino. Todos los días es lo mismo pero diferente. Digamos que el envase es el mismo pero el líquido es distinto. Me emborracho de los aromas, de las luces, de la gente con la que me tropiezo la mayoría trabajadores, runners y estudiantes, que a fuerza de coincidir ya sus caras te resultan familiares e incluso se escapa algún tímido "buenos días".

Llego contenta a mi destino y con la tranquilidad y mi propio reconocimiento de lo que hago lo hago poniendo mi mejor actitud y mis cinco sentidos. Pienso (no lo puedo evitar) que no está valorado, que debería incluso pedir más...¿sueldo?, ¿status?... ¡No! ya lo he discutido mucho conmigo misma.
 No tengo el por qué pedir más de nada. Yo estoy contenta conmigo; me valoro con un diez todos los días y  no va conmigo ir a solicitar que se me valore mejor. En ningún sentido.
 ¡En estas cosas, el valor lo pone el que manda y el que tiene el poder de valorarte! No soy quien para decir que soy mejor que nadie, hago las cosas mejor o merezco una mejor asignación. Es más sencillo que el que valora reconozca tus esfuerzos y tu actitud. Y como dice el refrán "Ande yo caliente, ríase la gente" (cada uno que lo entienda como quiera).

Me quedan muchas obligaciones, mucho que pensar, mucho que compartir y mucho que vivir hasta volver a acostarme y volver a levantarme. Me queda un auténtico mundo por descubrir. El tiempo, aunque dicen que es el que viene a juzgarnos, es también el que nos otorga la posibilidad de disfrutar de la vida y ser feliz.
 Puede ser más conveniente para muchos dejar que sea juez a dejar que sea un camino lleno de posibilidades dónde disfrutar cada día de ese paseo.

Como véis para mi, a pesar de que cada día  es como otro cualquiera, al final cada uno de mis días es diferente, pero tan bonito y tan agradable como el primero y el último.
Estoy sumamente agradecida por despertarme cada mañana, porque suene el despertador, por las fiestas en mi cabeza y mi conciencia, por leer los mensajes con responsabilidad, por disfrutar de mi camino, compartir mis fotos mañaneras y por ir borracha de amor todo el día, por valorarme como me valoro y no necesitar que vengan a subirme "la autoestima", y agradecer sobre todo el estar viva.


(La soledad, el tiempo, tu conciencia, tu, tu, tu,...es lo que hace que el camino, a pesar de las contrariedades, las guerras y batallas por las que estés pasando, sea fácil de llevar o un auténtico calvario. No dejes que el tiempo sea tu juez. Se tú, tu propio juez. No esperes que el tiempo ponga nada en tu camino, ni que marque tu destino ni que te castige por todo lo que hagas. ¡Es una barbaridad! Aprovecha el tiempo, tu tiempo, saboreando cada paso que das con esa actitud de estar contenta y procurar no inmiscuirse en la vida de los demás. Es tu decisión darle autoridad a los demás y al tiempo para que te juzguen. Facilitate la vida simplemente viviendola)
                                                   Maco Seguí


   

viernes, 10 de febrero de 2017

ESCRIBIR DESDE DENTRO





Llevo trabajando en un libro desde hace tiempo y después de retocar, leerlo, volver a retocar, volver a leer... me he dado cuenta que querer disfrazar la verdad con palabras bonitas para no herir, no sirven para escribir, ya no diré un buen libro, sino una historia que a alguien si le pueda interesar.
Tienes que olvidarte de cuanto tienes a tu alrededor, de dejar que tu corazón hable y a partir de ahí coger el hilo de tu guión y dejar que la madeja se desenrede sola y poco a poco.
Esta vez haré como hay que hacer, sin tantos adornos ni tantas palabras rebuscadas y estúpidas. ¿Quiero disfrazar una verdad que es in-disfrazable por no herir "sensibilidades"? No!, voy a retomar todo aquello que quise contar, pero sin tatuajes que oculten la verdadera piel. Y cuando te mire a los ojos de nuevo sabré que mi corazón esta limpio de rencor y amargura, que está de nuevo dispuesto a amar de verdad, porque la verdad hace recomponer cualquier corazón hecho pedazos.
Hice lo que tenía que hacer en las circunstancias que me tocó vivir y ya no hay sitio ni para arrepentimientos ni fustigaciones. El cóctel de contrariedades explotó pero ahora ya es tiempo de empezar a escribir desde dentro con el corazón y los sentimientos en la mano, mostrando aquello que debió ser pero al final no fue. Si escribo desde dentro, la historia fluye como tiene que fluir, sin ataduras, sin medias tintas.
Ya tengo puestos mis cinco sentidos...

                            "Seguramente historias como estas habrán muchas hoy día, pero para quien le interese, (y a mi me interesa)...está es la verdadera historia y empieza por allá, por los años..."

                                       Maco Seguí 

sábado, 4 de febrero de 2017

DESPIERTA




"Ya es hora de que despiertes, de salir de ese sueño que te ha atrapado con la caricia suave de Morfeo.
Despierta! Ya es el momento. Ha pasado tiempo suficiente para recomponerse, para rehacer tu vida y encontrarte con aquellos valores que te hacen ser la mejor versión de ti.
Despierta! No te dejes llevar; ¡¡no lleves!!, Tú no eres así. Tú estás más cerca de la perfección, de un ciclo vital marcado por la sensibilidad, la alegría, el positivismo, la lucha y la ilusión.
Despierta! No te ancles ni al aquí ni al ahora, -ni a nadie-.
Despierta y aléjate de esa mediocridad que está apunto de absorber hasta el último flujo de tu esencia. 
Despierta que todavía no es tarde, que aún hay tiempo para encontrarte y poder ser feliz.
Despierta, amiga mía, aunque no vuelvas, despierta y sal de ese sueño que te invade."


           Oda a la esperanza, al renacer, a la amistad y al sentir por uno mismo: DESPIERTA, Todavía QUEDA MUCHO POR HACER.

jueves, 2 de febrero de 2017

HAREMOS CAMINO


Como ahora, como siempre, seguiremos el camino, seguiremos como siempre mirando hacia adelante. Tú y yo siempre hemos estado, a las buenas y a las malas, caminando con el objetivo de ser feliz.
No necesitamos mucho más. Tenemos lo que deseamos y nos es suficiente. 
Si un día sale oscuro, no nos importa, sabemos que podremos conseguir poner una nota risueña de color, porque nos tenemos y nos apoyamos. Una mirada es suficiente para superar los obstáculos, para apartar a esa gente insistente y complicada que intenta destruir; una mirada es suficiente para comprender que la vida y está felicidad se encuentra entre nuestras manos y que a diario lo cuidamos como nuestro mayor tesoro.
Me encanta cuando eres mi conciencia controlada, mi pasión comedida y mí mejor momento de tranquilidad. Ese caminar sereno que hace que sienta la vida como jamás la he sentido, desde esa paz que me hace ser mejor persona a pesar de los envites de cualquier impresentable que viene a incordiar con historias de un pasado que ya hace tiempo que "ni nos viene ni nos va".
Hemos costruido un camino perfecto para seguir caminando por esta vida manteniendo esa luz encendida que nos lleve paso a paso hasta el final, tu conmigo, yo contigo.

miércoles, 1 de febrero de 2017

LAS CAJAS TONTAS




Hace aproximadamente dos semanas hubieron ciertas coincidencias en mi vida, o al menos así las sentí, que me hicieron parar un momento y reflexionar.
 ¡Otra vez me sentía frenéticamente acelerada sin saber la razón y con ansias de comerme el mundo, de hacer de todo, pero sin ton ni son! Me faltaba volver a poner orden.
Gracias a esos tres motivos coincidentes en el tiempo, he podido volver a tocar la tecla de "pausa" y situar mi actividad a mi propio nivel.

El primer motivo fue que mi preciosa mujer enfermó de gripe y, aunque lo lamento muchísimo por ella (no cabe ninguna duda), el ajetreo de tener más obligaciones a parte de las propias, su cuidado, los mimitos, etc. hizo algo a lo que no me tiene muy acostumbrada. Ante mi sorpresa, ¡apago la televisión y cogió un libro entre sus manos y se puso como una fiera a devorar-lo! ¡No me lo podía creer!, y ya no porque se pusiera a leer (dice que nunca tiene tiempo) sino porque ese gesto de  "apagar la TV" me impresionó.
Aunque roce un poco de parcela íntima, yo para leer necesito silencio y siempre discutimos por las molestias de la caja tonta. Ella la necesita para dormir y yo no la quiero para leer.

El segundo motivo coincidente en el tiempo fue conocer a una mujer rubia, pequeñita, simpática y muy amable, que en la conversación que pudimos entablar desde la residencia de ancianos donde habíamos coincidido en un acto de la JAM POÉTICA, hasta la estación de L'Eliana, vamos dos calles, me contó la razón por la cual era voluntaria y con estas palabras, también me impresionó:  "En lugar de estar toda la tarde en casa sin hacer nada frente a la televisión, pues vengo aquí que siempre hay alguien que te necesita y me siento mejor"

El tercer motivo y ya recurrente como para no pensar un poco en lo que me estaba pasando, fue el cambio de los contadores en la finca, que no tiene ninguna importancia, pero coincidió que nos quedamos sin luz por enchufar varias cosas a la vez y saltó la luz de los "plomos", del contador general y del mismísimo infierno, por lo que nos quedamos "a fosques" a las 11 de la noche, en plena ola de frío, sin cenar y discutiendo con una iberdrola que no hacía otra cosa que cortar la llamada, ponernos en espera,...porque no sabía por dónde tirar. Os juro que no me enfade. ¡Es más me hizo una gracia terrible! 
Me encendí mi e-book, me puse mi linterna para leer, una copita de vino, me abrigue con una manta y de fondo, en la lejanía oía a mi mujer discutir hasta encontrar una solución.
(La solución fue tan simple como bajar a los contadores nuevos y pulsar un botón verde para reinicializar. Esto costó el desplazamiento de un técnico por parte de iberdrola) 

Después de todo esto pude comprender la cantidad de tiempo que se pierde viendo una televisión que para nada es buena ni entretenida. Hasta los programas en los que puedes aprender algo, se han politizado de tal forma que es un asco pasar horas y horas frente a esta enorme caja tonta, cada vez son más grandes. Nos quita un montón de horas en nuestra vida que podríamos disfrutar mucho más simplemente abrazadas a nuestras parejas en medio de la oscuridad, con unas velitas y saboreando una buena copa de vino y nuestros pensamientos. También se puede retomar el arte de la lectura, quien se lo dejará por el camino y compartir libros, escritores, reseñas, gustos, críticas con la persona que tienes al lado. Y como no!, puedes utilizar todo ese tiempo para sustituirlo con el beneficio que te da el poder ayudar a través de cualquier ONG o VOLUNTARIADO. Eso te acerca mucho más a las personas, a los sentimientos y a valores que todavía puedes recuperar en esta humanidad perdida.

Lo último en "cajas tontas" son nuestros móviles. Quizás se han convertido en nuestros peores enemigos de nuestro tiempo. Te acompaña, ya no solo tu número de teléfono sino que vas a todas partes con tu whatsapp, tu facebook, tu correo personal o de empresa, tus contactos, tus amigos, tus noticias preferidas... acompañada en todo momento y al instante ya que somos incapaces de utilizar todas estas herramientas como es debido. Si suena el móvil, tienes que estar a su disposición; si recibes un aviso, tienes que mirar por si es algo importante y verdaderamente no hay nada más importante que tu tiempo, tu relax y tu libertad.
Esta pequeña "caja tonta" va a cumplir, a partir de ya su función de ayuda pero no de esclavitud permanente.

"Hagámonos más selectivos con nuestras ocupaciones y nuestras pérdidas de tiempo. Al igual que hemos aprendido a escoger a las personas que queremos a nuestro lado, escojamos buenos libros, buenos programas de tv, buena música, buenos momentos e incluso buenos silencios"

(La imagen que ilustra este post es para demostrar lo mucho que se puede ver en la oscuridad)