Páginas vistas en total

lunes, 25 de julio de 2016

LO QUE TE DEBO



¿ Y QUÉ TE DEBO?

(Es el punto de partida relacionado con mi post anterior).

Pretendí, que cada uno y una de los que se acercaron a leer mi ´Post Y TÚ QUÉ, quedaran pensativos por la pregunta de marras y fueran capaces de hacer una reflexión interna. Preguntarse qué es lo que realmente hemos hecho por los demás; por tus padres, por tu pareja, por tus hijos, por tus amigos, por cualquier vecino o conocido que a diario se cruza en nuestro camino.
Seguramente si analizamos un día cualquiera de nuestra vida, ¡tampoco será tan grave!; seguro que al menos hemos dado los buenos días, hemos sonreído o hemos aportado un poco de luz en alguien.
Pero plantearnos abiertamente, preguntarnos por lo que una persona determinada HA HECHO POR NOSOTROS, es una prueba dificilísima. Puedes llegar a la conclusión o bien que no ha hecho nada  o que ha hecho más de lo que creías. Es un buen ejercicio para sorprenderte y darte cuenta de en qué lugar tienes que poner a cada uno en tu vida. A veces crees que el más cercano es el que más ha hecho por ti, y con este ejercicio descubres que en los peores momentos, no estaba por ningún lugar quien más aparentaba ser uña y carne.

Dentro de esta reflexión es justo introducir y ser conscientes de lo que tu has hecho por los demás, a que te has comprometido, como has acudido en momentos de dificultad y lo que es más importante, cómo has respondido ante un agravio y si has sabido valorar en su justa medida a quien tenías enfrente.
Quizás, aunque incluso no debiéramos, el contrastar " lo que creo que tu has hecho por mi y lo que yo creo que he hecho por ti " es el resultado de "lo que te debo" y "lo que me debes"
Quizás la balanza no está del todo equilibrada y llega un momento que el cansancio y las dificultades para mantener los valores en su justo precio hacen que sintamos que ya no debemos nada y nuestras "ataduras" se deshacen por arte de magia y nos sentimos de nuevo libres. Y quizás también aprovechamos la ocasión para no retener, con falsas esperanzas, y liberar al prójimo de lo que sentimos y creamos que no han hecho por nosotros.

Lo cierto es que cada uno es muy libre de hacer o dejar de hacer...y por eso es el momento de desvincularse para siempre de esa carga a la que nos sentimos obligados bien sea por amor, por amistad o por conciencia.
A cada uno nos concierne nuestra propia conciencia y sabemos si hemos actuado de forma correcta. A si es que no juzguemos ni condenemos, ni pidamos ni exijamos. Aunque sí, de vez en cuando, reflexionemos y nos preguntemos...

                                      Y TÚ, ¿QUÉ HAS HECHO POR MI? Y ¿QUÉ TE DEBO?

martes, 19 de julio de 2016

Y TU QUÉ







                                                   ...Y TÚ, ¿QUÉ HAS HECHO POR MI?...




















                                                                                    Maco Seguí.

miércoles, 13 de julio de 2016

LA RECOMPENSA ES MÍA




Al final la historia y el tiempo me han enseñado que "la paciencia es un arte" que tiene su recompensa.
¡Cuanto padecimiento sin sentido! o mejor dicho, ¡Cuanto he aprendido a base de pegarme una hostia tras otra!. Ha merecido la pena. Durante toda mi vida he sido una aprendiz y me enorgullezco, ya que al final de la corrida la recompensa ya es mía.

Miramos el recorrido de nuestras vidas y si lo hacemos desde el aprendizaje, podemos descubrir que todo aquello que veíamos con desagrado para nuestro camino y progreso se ve ahora de otra manera. No se trata de cambiar nuestro punto de vista de una manera atolondrada o superficial, eso se lo dejo a los mediocres, se trata de asimilar las enseñanzas, el progreso, las vivencias, las oportunidades y...crecer.
¡Que palabra tan complicada! CRECER. No todos tienen esa capacidad de asimilar, reconocer y aprender para poder crecer.

Estoy sorprendida y agradecida por tantos y tantos meses que llevo viviendo una vida relajada y en paz y confirmo que a pesar de todo he sido una buena estudiante y la vida me ha recompensado con todo lo bueno que poseo en estos momentos, que es mucho.

Soy consciente que la lucha es continua, que no puedes ni debes bajar la guardia, pero cuando haces tuyos esos conceptos que la vida te enseña, si los guardas en tu interior como el gran tesoro y lo defiendes,... al final consigues mantener tu estado íntimo de felicidad ante todo y ante todos.
Cuando te sientes de esta forma, no existen los reproches ni los rencores; no escuchas palabras feas ni complicadas a tu alrededor; has asumido las consecuencias de tus actos y por ello te has concedido la libertad para vivir en paz. No te asusta lo que venga porque descubres a distancia las buenas personas, las malas personas y los fantasmas. Vives en un mundo donde hasta lo más complicado, tiene una solución hecha a medida y te das cuenta que el cielo, aunque salga un día oscuro, tiene un color especial.

Me atrevo a decir que por todo y ante todo, ahora sí, LA RECOMPENSA ES MÍA.

lunes, 11 de julio de 2016

EVITAR SENSACIONES




Tengo la extraña sensación que en muchas ocasiones, entre tanta conversación que escuchamos a través de las televisiones o por medio de las redes sociales, acabamos liándonos a la hora de hacer nuestros los comentarios que de entrada nos llaman la atención pero que al no contextualizarlos adecuadamente pierden su valor como doctrina o consejo. El sentido inicial no corresponde para nada al que al final terminamos dándole.
Muchos de nosotros utilizamos a propósito, los dobles sentidos, las "estacas y banderillas toreras" e incluso una ironía para expresar lo que sentimos pero que únicamente somos capaces de ver nosotros mismos en ese momento, ¡y tan sólo en ese momento!, luego ya no sirve.

Hay que evitar esas sensaciones que al leer nos dan el equívoco error de creernos ser el centro de atención.
La mayoría de las veces quien manda un mensaje subliminal, lo que está haciendo es darse de morros con su propia realidad, podemos decir que gratuitamente se está definiendo íntimamente.
Si mando a alguien a que se revise, soy yo la que necesita una revisión. Y es que sin darnos cuenta enfocamos nuestras carencias en lo que les decimos a los demás, queriendo o sin querer.
Y así es como me tomo yo ahora, cualquier mensaje que recibes del exterior, de fuera de mi circulo de confianza y confort (que no necesariamente no crítico)
Si me quieres aconsejar, mejor aconsejate tú. Lo necesitas más que yo.
Si me envías a un hotelito rural a encontrar la paz, mejor es que te marches tú. Seguro que lo sabrás aprovechar, en el fondo ¡lo necesitas más que yo!
¡Esta teoría es aplicable a tantas cosas! y es que no hemos comprendido que los límites, las líneas rojas o las preferencias y la moralidad es de cada uno, personal e intransferible, y nadie tiene el derecho de imponer ni esto ni sus creencias, ni a través de impulsos ni a través de consejos.

Si te pregunto si quieres me contestas, y si no ¡paso!; pero si no pregunto es que no quiero saber; es que no me interesa; es que no me importa. Evita dar cualquier tipo de explicación, ¡a nadie le importa! y sobre todo evita pedir explicaciones, a quien le importas no las necesita y a quien no le importas, no se las tienes porque dar.
El silencio y el no querer saber es una opción tan válida como cualquiera y mucho más noble que machacar, importunar o vulnerar la paz del otro con exigencias para complacer el propio ego.

Cada vez que das una explicación a alguien que no te la pide, te estas justificando por tus deficiencias.

Explicación del por qué de la foto: Mi perro es autista y me ha enseñado a que este tipo de comportamiento es muy apto para vivir la vida con total felicidad. Quieres a quien quieres y lo demuestras (como hace él conmigo en esta foto), pero a quien ni te interesa ni aprecias...indiferencia total!!!

miércoles, 6 de julio de 2016

NO DABA UN DURO

Me preguntan, pregunto. Es un tema complicado. Familia desestructurada con miembro de cuatro patas. Una peluda preciosa que sin comerlo ni beberlo va a conocer y padecer lo más negativo del ser humano.
Pero, algo tenemos que hacer; no podemos dejar de creer en nosotros mismos ni en la fe que mueve montañas.
Mi hermana me pide ayuda porque sabe que soy voluntaria en la SVPAP, un número dentro de muchos que diariamente ayudan, cada uno en lo que puede, pero AYUDAN.
Me encantaría descubrir el careto de más de uno entre cualquier grupo de estos anónimos, que eso somos!!!.
(Anónimos pero con muchos regalos diariamente)
Pero a lo que vamos. Pienso: " joder hermanita, te metes en cada fregado!!!" Lleva dos días haciéndose cargo de un peludo sin ni siquiera conocer a sus mamis.
Tienen un problema (que ya está en proceso de ser solucionado), pero el perro no tiene cabida dentro del nuevo acomodo de sus dueños: NO ADMITEN PERROS!!!!
Lo importante ahora, una vez solucionado el problema humano, es solucionar el problema animal. Y lo hacemos.!!!
Me pongo en contacto con la Presi y le pido ayuda a pesar de desconocer si el plazo de "temporalidad" y la condición de "volver a recogerlo" era real y factible y autoriza a la acogida incondicional del animal en nuestro refugio.
Gracias a mi hermana y por medio de "mi taxista preferida", llega a su nueva ubicación nuestra preciosa perra que durante muchas semanas es atendida por todo el personal trabajadores y voluntarios de la Protectora.
"HAY MUCHOS, MUCHOS ANIMALES, DEMASIADOS
ABANDONADOS, DESPROTEGIDOS, ENFERMOS, MALTRATADOS, SOLOS...QUE SOLO QUIEREN UNA CARICIA, UNA FAMILIA"

Hoy he vuelto a creer en la vida, en la conciencia, en el ser humano...¡¡en todo!! Soy feliz.
¡Nuestra niña vuelve con su familia!
Resueltos los problemas, vuelven a por su tesoro.
Lo ha pasado mal seguro, pero daría todo el oro del mundo por ver su cara de felicidad al verse de nuevo con su familia.

Esto es como una cadena de favores con un final verdaderamente feliz.
Quiero agradecer a cada una de las personas que en la medida que sea hayan participado en esta cadena y en especial a TERESA CANALES, presidenta de la SOCIEDAD VALENCIANA PROTECTORA DE ANIMALES Y PLANTAS (SVPAP), por su gran corazón por los animales y por las  personas.
(Sus palabras llegan al corazón: "Claro, aquí estamos para ayudar a los animales pero también a las personas 😊").
Gracias, gracias y mil veces gracias en mi nombre y en el de ella, la cuatro patas.