Páginas vistas en total

miércoles, 5 de octubre de 2016

TALLERES






Una buena manera de perfeccionarse y llegar a dar lo mejor de uno mismo, es preocupandote por ti, por aprender, por gestionarte, por superarte...
Tienes que conseguir tiempo para ti misma. Sin ese tiempo es imposible crecer como persona e imposible reconocer tus errores y poder rectificar.

 
                                      PARA UN INSTANTE Y MIRA TE!!


No puedes decir que eres feliz si ni siquiera eres capaz de saber ni sentir lo que significa y para saber lo que significa, tienes que abrir tu corazón y mostrártelo.

Leo por muchos sitios que las personas fingimos ser felices; fingimos estar contentos; fingimos sonreír.

                                       ¡Cuanto fingimiento!

Muchas de nosotras ni podemos ni sabemos fingir. Se nos nota en la cara, en la mirada, en el trato con los demás, en la forma de caminar, en nuestra energía. Y ¿Cual es el pago por esa falta de fingimiento?...Que los demás te lo digan. Sienta genial cuando alguien te ve y te dice "como has cambiado", "se te nota en la cara", "siempre estás contenta", "irradias felicidad". Hay cosas que no se pueden fingir y que te sientas bien por dentro, inevitablemente tiene un reflejo positivo, pero tienes que cultivar día a día,  querer mejorar y no dejar de aprender, tengas diez años, cincuenta o cien.

Hace un año me plantee apuntarme a unos talleres. Me pillaba en un momento de mi vida un poco complicado y pensé que igual era tirar el dinero.
Hace unas pocas semanas me pidieron dar mi opinión del curso-taller al que al final sí acudí. Medite mi respuesta y escribiéndola me di cuenta que, aunque no lo sabía entonces, quería tomar las riendas de mi vida, rectificar e intentar que aquello que se cocía dentro de mi, fuera disminuyendo en presión y aumentando en pasión.

Aprendí mucho porque tenía ganas. Necesitaba recuperar mi vida a pesar de mis cincuenta y cinco años y volver a poner ilusión, a poner metas y a seguir un camino que en un momento determinado supe que me pertenecía y en el cual podía ser feliz.
Ahora esta a punto de empezar el segundo año de los nuevos talleres y cuando ha llegado el programa hoy mismo a mis manos, me he sentido como si me hubieran hecho un traje a medida. Son todos los puntos que hoy por hoy necesito para fortalecer lo aprendido.

Todos y todas sin excepción tenemos el derecho a ser felices. Es cierto que depende de nosotros mismos y que tenemos que hacer algo por cultivarlo y el secreto está en esto precisamente:  NOSOTROS MISMOS.
Date el gustazo de ser tu; olvida todo aquello que hacen los demás; deja de ser juez y jurado y preocupate de lo que haces y de lo que piensas y que esté en paz en tu espacio, en tu rincón de meditar.
Si para ello necesitamos ayuda... pues la pedimos o ponemos remedio y a continuar, porque en el fondo todos somos responsables de todos.



  

           
   Para más información sobre cursos y/o talleres puedes encontrarla o ponerte en contacto en:


                      eligetuelcaminoconmaribel.wordpress.com


No hay comentarios:

Publicar un comentario