Páginas vistas en total

lunes, 31 de diciembre de 2018

PROPOSITOS?



¿Propósitos para el nuevo año? No tengo ninguno.
Se acabo eso de no hacer que solemos hacer de pensar y pensar para luego que no sirva para nada.
Esta vez voy a dejar que fluya todo a mi alrededor, que pase lo que tenga que pasar y que la vida siga por los caminos que ella misma quiera.

Quizás, con un poco de suerte mire hacia detrás y califique este año como lo que ha sido.

sábado, 24 de noviembre de 2018

RETOS Y Demás

No tengo hecho ninguno de los retos que tenía previstos hacer. Veintiún días y se convierten en un plus plas en norma.
¡Que gilipollez más grande!
Y no digo que lo piense yo. Lo piensa cualquiera... Pero es que todo es tan extraño. Tienes el corazón roto por una razón y por otra eres extrañamente feliz por ver que el ser buena persona tiene su recompensa. Piensas y te sientes culpable por esta distorsión. ¿Tengo que llorar?
Si. Pero también tengo que reír. Unos se lo merecen y otros también.

...no sé. Me siento perdida en medio de ese pantano que no hace mucho navegamos. Hoy estoy sin ti. No porque tú no estés, que lo estás, sino porque quiero estar sola. Quiero estar sola para gritar y llorar a rabiar, hasta morir.

No me ha dado tiempo a zanjar y duele que te cagas.
Si y no, quizás...todo está bien o no.
Si queda algo quiero saberlo y si no también.

Sabéis. Estoy rota y no es por mi. Es por aquello que no controlo, es aquello en lo que nunca, bajo ningún pretexto, debí confiar.
Es por aquello que creíste iba a estar a tu lado y...cada vez está más lejos.
Aquello por lo que moririas de amor y cada vez más...
No importa. Tenemos que convencernos de que la vida es así, un principio y un fin. Ya está!!!
Deseo profundamente que pase este día y otro vuelva a comenzar...
Y así, siempre.

MARCHEMOS YA




Marchemos juntos
no nos detengamos más,
este camino acaba
y otro vuelve a empezar.

Separamos nuestros rumbos
cada uno por su lugar
pero al final, en otro sitio
nos volveremos a encontrar.

No temas!, coge mi mano 
y llegaremos hasta el final,
allí donde al alba
la luz vuelve a brillar.

Me clavo en tu mirada
y deseo mirar mucho más,
descubrir que en cualquier momento
se acaba la oscuridad.

La vida es preciosa!
lo digo una y mil veces más, 
pero cuando caminamos por ella
nos podemos tropezar
sin conocer nuestro destino
ni quienes nos acompañaran.

Y aunque sea duro,
aunque lloremos sin parar,
aunque nos inunde la pena
y las lágrimas no nos dejen hablar,
sabemos que estamos juntos
y nadie nos separará.

Dame la mano, 
déjate llevar,
estas acompañado
desde aquí hasta el más allá.

                              Maco Seguí (21-11-2018)



Unas horas después de escribir este poema cogiendo-te de la mano dejabas de respirar delante de nosotros, tus hijos, tu esposa y tus nietos.

Me has permitido todo el tiempo que he necesitado para que me perdonaras por todos mis fallos como hija y con tu paciencia, tu sonrisa, tu tierna mirada y tu dulce caricia, se que puedo vivir tranquila.
Siempre estarás en mi, en mi corazón, en mi cabeza y siempre recordaré cada uno de tus maravillosos consejos en cada una de mis etapas de mi desastrosa vida.
 Te prometo intentar llegar a ser tan buena persona como tu y tener siempre en mis recuerdos tus charlas paseando por la playa con esa gracia al explicar tu concepto de la vida.

Hasta pronto papa.

martes, 20 de noviembre de 2018

QUE ES ESO?









¿Que es eso?
No lo diferencio bien. Un camino borroso, sin destino, sin fin. A lo mejor lo contrario de lo que siento. No se si siento. Solamente estoy apagada, no tengo ganas de nada, solo quiero llorar y,... no puedo. No quiero. Dicen que tengo que ser fuerte. Que por aquí pasamos todos.
 Pensaba que yo no, ¡Que estupidez! Es ley de vida.

Siento como día a día el corazón se me desquebraja. Se me esta rompiendo poquito a poco y ¡No quiero!
 ¡Yo soy fuerte, muy fuerte! ¡Mas fuerte que nadie! y...me rompo sin poder remediarlo con esas miradas ausentes, con esos apretones de mano sin fuerza, sin tiempo, sin vida.
Me estoy rompiendo porque a cada minuto que pasa más recuerdos vienen a mi mente, todos ellos bonitos, a cual mejor, y todos ellos me rompen más el alma.

Pienso, "Si yo estoy así, pobre de los demás" y, todavía me rompo más.

Deseamos que todo pase, que el mundo no se pare ni un segundo, que transcurra todo con rapidez, pero...todo tiene su tiempo, su momento, su espacio y yo no hago más que quitarme de la cabeza lo que no tiene solución, me meto en un rincón de mi alma para poder estar tranquila...pero ya no puedo. No estoy tranquila. No puedo. Tengo dolor, siento dolor y algo mucho más profundo que me ahoga.

Por unos momentos me he sentido feliz pensando que podía irme contigo, que podía acompañarte, que encontraríamos juntos el camino y podríamos quitarnos de encima toda esa bruma que no nos deja distinguir. Pero...es tu cuento, es tu historia y yo no puedo entrar en ella.

Lo siento, hoy tengo un mal día, un día de esos jodidos que no sabes hacia donde dirigir tus pensamientos, aunque en el fondo lo que más me importa es que pases por mi bandera con una amplia sonrisa y puedas descubrir que todo esta bien, en calma y en paz.


martes, 13 de noviembre de 2018

LOS BUENOS MOMENTOS






Siempre están ahí, en nuestra memoria, en nuestro día a día; a veces se esconden de nuestras posibilidades de verlos para hacernos enfadar, pero los buenos momentos están, existen y no debemos, por mucho que a veces suframos, olvidarnos de ellos.

Hace algún tiempo, bueno ya hace bastante, vi mi vida oscura, pero muy, muy oscura. Todo me estaba saliendo del revés y sentía que nada de lo que hacia correspondía a situaciones buenas que yo me mereciera.  No había nada bueno ni en mi ni en mi vida y como única alternativa a mi desastrosa vida, decidí que todo aquel que se cruzara en mi camino sería culpable de mi mala suerte.

No tenemos derecho de culpar a los demás de nuestros fracasos pero, ¿Qué culpa tenía yo de tener tan mala suerte? Si yo estaba convencida de hacerlo todo bien, ¿por qué razón tenía problemas en el trabajo, con la familia, con los amigos, etc. etc. etc...? y encima, ¿tenía que admitir que era mi culpa? No, jamás. Yo no tenía nada que ver con eso.

Os preguntareis que tiene que ver lo que os estoy contando con los buenos momentos, ¿verdad?, pues tiene mucho que ver. 
Cuando empecé a descifrar mi vida año a año descubrí que cada época ha tenido tantos momentos excepcionales, a cual mejor, que me falta tiempo para contaros-los todos en el resto de vida que me queda. ¡Hay tantos!
Recuerdos de cuando era pequeña, de los viajes, de la familia, de mi primer amor, de mis otros amores, de la convivencia, de las simpatías, del nacimiento de mi hijo, de la revolución de hormonas, de decisiones, de veranos, inviernos, otoños y primaveras, de miles de sensaciones sentidas, de etapas mas recientes y actuales como mi boda, mi amor propio y un largo camino que en cada paso tiene su buen pie, aunque no lo veas. 

Los buenos momentos no pueden engañar al subconsciente; no nos pueden mentir; son positivos y te reto a que los busques. Veras que cuando hagas ese pequeño gesto, tu vida dará un giro de inmediato. Dejaras de comerte la bola. Dejaras de culpar a los demás de tus mediocridades y te darás cuenta para que estas en esta vida y cual es tu mayor objetivo: VIVIRLA!!! simplemente. No hay más misterio.

Si quieres puedes empezar hoy mismo. Suerte !!!

martes, 30 de octubre de 2018

VEINTISIETE DE JULIO (2018)

Extracto de "POR UN HIJO SIN PAPELES"



    "Veinte años ya son muchos, pero como todos los años no miento si te digo que te quiero, que te adoro, que eres lo más importante para mí y que desde el primer segundo de tu existencia, ese momento maravilloso en el que nos comunicaron que ya eras una realidad, mis profundas entrañas se transformaron.

Ansiaba ver tu cara, poderte acariciar, cogerte en brazos, acunarte y cantarte todas esas canciones que iban pasando de generación en generación. Ponía mi toque personal y cambiaba a mi antojo las historias, como cuando me inventé un cuento distinto de Caperucita y todas las noches querías que te lo volviera a contar. Me quedaba pensando: "hay dios mío qué no me acuerdo lo que le conté ayer". A ti te daba lo mismo y a veces me corregías, "...que ahora cruzaban un río...", y yo abrazándote y acurrucándome  a tu lado, te decía:"¡es verdad!, que tonta estoy". Te reías y me abrazabas más.

Cada celebración de tu cumpleaños ha sido personalizada, según momentos y circunstancias.
A veces podía compartir ese día contigo; otras era imposible. Otras existían condiciones, "tu sí que puedes venir, pero sola" y otras me decías "no te invito a mi cumpleaños, porque no eres mi madre".
Yo sabía que detrás de esas palabras habían otros sentimientos, otras impertinencias y otras personas que metían mierda a mis espaldas.
Y dolía, ¡claro que dolía! pero me resignaba a llorar en silencio, a apretar los puños y a tragarme toda esa crueldad que significaba "no eres mi madre"

Hasta el año en que cumpliste dieciocho, tus cumpleaños eran manejados por resortes de celos, envidias, torturas psicológicas que me provocaban un estado profundo de tristeza. No era un día bonito para mí porque no podía disfrutarlo contigo.

A partir de esa fecha, tú ya con dieciocho años, dejo de causarme revuelo y ese día, veintisiete de julio de todos los años, se convirtió en el día más feliz del calendario, lleno de buenos recuerdos, llenos de luz y vida, de ilusión y de esperanza. Dejo de importarme que no compartieras conmigo pero sí que fueras feliz.
Desde ese día, cada vez que te felicito recibo a cambio un "te quiero" sincero que me llena de satisfacción.


Este año es un poco especial. No son buenos tiempos en lo que se refiere al mundo laboral para mí y me he visto en cierto modo obligada a cambiar mi estilo de vida, un estilo de vida que aunque me aleja por ubicación de ti, me ha acercado más que nunca.
El hecho de marcharme, de alejarme de ese mundo tan absurdo, me ha hecho ver que la distancia no es el olvido si no poner las cosas en su sitio.

La distancia es coger fuerza, es perder el miedo y obtener un montón de respuestas que andan perdidas, unas veces dando trompicones por el corazón y otras trompicones por la cabeza.
Ya sabemos que razón y corazón muchas veces creemos que van reñidas, pero ahora sé que es un concepto equivocado y que en multitud de ocasiones, van tremendamente  solapadas.

En fin, desde que me fui y me aleje, en principio con cierta tristeza, mi vida ha vuelto a transformarse. Creo que al fin todas las piezas van encajando en su lugar y siento, ya no que me mimetizo cada vez más en esta tierra, si no que me mimetizo cada vez más contigo, conmigo, con la gente que siento a mi alrededor, con mis propios valores, aquellos que estaban cuando llegaste a mi, y cada vez más, día a día soy un poquito más feliz, aunque no estés a mi lado.

Yo no tuve huevos para plantarme delante de un juez y gritar bien alto que eras mi hijo. Solo defendí mi postura ante la gente. Jamás mentí a nadie por nuestra filiación, salvo proteger tu espacio cuando me veía obligada a ello. Y por eso tus palabras "y si yo fuera a un juez y le dijera que tu eres mi madre, ¿qué pasaría?", me hacen sentir en profundidad si cabe, cada uno de tus veinte cumpleaños.

Eres todo un hombre y sé que antes o después recordaras algunos de los valores que te intenté inculcar de pequeño, que aunque tu intención sea ser un "abogado cabrón", siempre actuaras con la honradez, cordura y justicia, y que seguirás defendiendo todos esos valores que aunque ahora no te acuerdes, se que llevas dentro de ti.

Nunca olvides que tengo un hijo, que lo quiero a rabiar, que es lo más importante de toda mi existencia y sobre todo no olvides que estoy muy orgullosa de que sea mi hijo y de todo aquello en lo que se va a convertir.

Se feliz y se libre.
Sin una cosa ni otra no podrás nunca ser tu. 

martes, 23 de octubre de 2018

SEGUIMOS EN CRISIS



Lo que sentí cuando me tropecé con esta carta en una revista dominical, fue el encuentro con la pura realidad. Esta cerca de mí, en mí, en vecinos, amigos y familiares. No es otra cosa que la ANGUSTIA de haber tocado fondo en silencio y aguantando hasta que, sin saber porque, un día corres el riesgo de explotar. Y luego decimos que "que atrocidad, quitarse la vida por una tontería", pero es que la angustia no es una tontería y cuando por culpa del silencio te ves acorralado, esa tontería te atrapa y no te deja ver más allá de la absoluta oscuridad.
Y es que pedir ayuda es tan difícil. No sabes como pueden reaccionar tus amigos, tus hermanos o tus padres; sospechas que en el fondo están todos igual que tu.

Transcribo textualmente y cada uno que piense:


NUEVOS POBRES.
Cada vez somos más los que tenemos -o teníamos- clase, pero no tenemos un duro.
Aún no pasamos hambre, pero el informe de Cáritas Diocesana lo pone crudo para una generación y para la siguiente. Creo que me toca. Estoy en el paro y tengo 50 años. Vivo con mi madre, pensionista. De momento, bien. Como yo, unos cuantos miles. Luego está esa multitud que vive sola. Casi siempre de alquiler. Porque se separaron de su ex o se divorciaron. Y ahora no tienen casa propia. Han de pagar un montón de deudas y mantener a sus hijos. Al final de mes tienen para comer y nada más. Cada vez me toca más de cerca: familia, amigos, conocidos... Lo malo es que por fuera no se nota. Pero los tuyos lo saben. Vas poco al cine o nada. No sales a cenar. No compras ropa porque tienes un montón en el armario y de marca. No compras libros. No viajas. Comes barato. Cambias de peluquería para pagar menos. Si antes 50 euros eran nada, ahora son una fortuna.Ya digo: por fuera soy pija, o eso dicen. Tengo cultura, clase, educación, buena familia y hasta prendas de piel. Pero ni un euro en la cuenta. Dentro de unos años quizá me acoja a esa Cáritas Diocesana que, de momento, no parece corrompida y así, unos cuantos.

ANA PILAR DEL MORAL.





Parece mentira pero revisando los posts de mi blog, me ha asombrado, y creado cierta incertidumbre, descubrir que el post más visitado en todo este tiempo es:

    "SOBRAN LAS PALABRAS CUANDO EL SILENCIO ES ENSORDECEDOR"
                                                                                   (19-4-2013)

Han pasado más de cinco años y parece que nada ha cambiado. La clase media, que movía la economía del país, se perdió por el camino y nuestros gobernantes han conseguido que los pobres sigamos siendo pobres, y cada vez más, y los ricos sigan siendo ricos, y cada vez más también. ¡Qué pena que no se den cuenta!
Seguimos con las mismas complicaciones y encima la justicia sigue siendo "igual de justa" favoreciendo a los grandes. Si no miren lo que esta pasando con los bancos - la justicia - las hipotecas; y no hablemos de las pensiones, jubilados y los diversos varemos de medir los años que se necesitan cotizar para recibir una pensión de mierda. Injusticia entre quienes están en el escalón superior (menos necesitados y con más privilegios) y los que andamos por los escalones inferiores.

Mirad, es curioso, discuten por nuestros derecho a un salario mínimo decente, aquellos a los que pagamos y son incapaces de plantearse una disminución en un salario mensual desorbitado e inmoral.  ¡Ni se lo plantean! 
Tampoco me olvido de las diferencias entre las grandes empresas y los pobres desgraciados de los autónomos o pequeños comerciantes que están de lo más castigados y son el 90% del potencial económico del país. (Ley de Pareto o la regla del 80-20, como también es conocida)

Quizás el día que despertemos sea tarde para la gran mayoría de nosotros.

¿Saben? para vivir no es necesario tanto lujo, ni tanto capricho, ni tanto vicio; pero es cierto que tenemos que vivir, aunque sea con lo puesto, y esto, lo de la crisis, ya dura demasiado como para aguantar su peso siempre en los mismos hombros.

RANKING DE POST:

1º) "SOBRAN LAS PALABRAS CUANDO EL SILENCIO ES ENSORDECEDOR"
         (19-4-2013)  710 visitas
2º) "¿QUE ESTA PASANDO CON LA NATURALEZA?"  (11-3-2011)  606 visitas
3º) "DIFERENTES CLASES SOCIALES"  (14-3-2011)   362 visitas
4º) "Y AHORA LO ENTIENDO"  (12-8-2016)  279 visitas
5º) "Y AHORA ES CUANDO DESISTO"  (4-12-2013)  234 visitas
6º) "UN AÑO INTENSO"  (2-10-2016)   223 visitas
7º) "NO ME OLVIDES"   (3-5-2018)   213 visitas
8º) "YA NO HAY PIEDRA"   (8-6-2016)   183 visitas
9º) "NUEVO RUMBO"   (3-5-2016)   164 visitas
10º) "CONSTRUIR CASTILLOS EN EL MAR"   (16-4-2014)  163 visitas 

jueves, 18 de octubre de 2018

CUIDADORES

Estoy haciendo de cuidadora. No tenemos título ni sabemos un pimiento lo que debemos hacer pero intentamos acompañar con todo nuestro cariño para aliviar su mal trecho estado, con palabras y sonrisas que son lágrimas en el alma, debido a la impotencia que nos supone el no saber con certeza lo que hacer.
Somos cuidadores de nuestros padres, hermanos o de algún amigo descolgado,  y sentimos que nada es suficiente. Y es que en estos momentos "nada es suficiente". Somos inútiles, o al menos yo me siento así. No sabemos moverlos, aseárlos, saber lo que deben comer, desconocemos a veces lo que nos piden y, nos suena a chino lo que nos cuentan los médicos. Y sin embargo somos los protagonistas silenciados de esta historia.
Casi todos, en algún momento de nuestra vida hemos sido cuidadores.
Ni es un mérito ni hay que despreciarlo. Es un deber y una obligación hacia los nuestros y después de lo  visto, no hay mejor cuidador que el cuidador familiar.
Hace unas semanas estuvimos en un hospital de la sanidad pública, a la que he defendido toda mi vida y no puedo decir nada bonito de todo el tiempo que estuvimos allí. Jamás he vivido con nadie tanta falta de tacto; inhumano y asqueroso. Falta de personal, dicen algunos, y falta de ganas de trabajar y hacer las cosas bien, digo yo también.
Esta segunda vez, hemos decidido acudir a un centro privado donde la atención hacia el enfermo y los familiares es de diez. ¡Qué pena que todo sea dinero! ¡Hasta en la sanidad!
Nuestra función de cuidadores la hacemos igual en un lugar o en otro y lo que está claro que el cariño que proporcionamos ya es un grado en nuestro currículum.
Agradezco a todo el personal sanitario que entiende nuestro trabajo y nos apoya y aquellos que pasan por la vida de los enfermos con una agria sonrisa...espero que aprendan a base de pastillas para la tos.

jueves, 11 de octubre de 2018

SOMOS LO QUE SOMOS




Somos lo que somos y tenemos lo que nos toca.
 Ni más ni menos.
 La ley de la atracción lo dice y yo me lo creo.

 He vivido mi vida de acuerdo a lo que ahora me merezco y ¿sabéis? estoy contenta.
No se si hubiera accedido a  más o menos; tampoco se si, hubiera hecho más, si ahora tendría más, pero lo que se cierto es que la vida es así, hermosa, grandiosa y...somos nosotros los que la menospreciamos.

Somos etapas y momentos pero casi siempre no coordinamos los tiempos y vivimos en un desfase. Un desfase con nosotros mismos y con los demás. Y eso nos mortifica en nuestro que hacer diario ya que no encontramos nuestra ubicación.
¿No os ha pasado de despertaros una mañana y no tener ni idea de no saber donde os encontráis? Son solo segundos, un chispazo pero la ansiedad que conlleva es impresionante.

¿Yo me merezco esto?
Me da lo mismo si el esto es bueno o malo. Cada uno tenemos nuestras "cosas", y es preciso sabernos contestar a tiempo. ¡Piensa! ¡Rápido! ¡Di lo primero que te salga y medita-lo!
Procura no hacer trampas. Es importante no hacerte trampas a ti mismo. 

Hace nada oí un comentario, ahora no recuerdo de quien, que decía que si alguien te hacía el mal, le desearas que se gastará el dinero en medicinas y cuando lo medité, al principio no lo entendí, me pareció más cruel y peor que mandar a alguien a "la mierda"

Me recordó que a todos los niveles, tenemos que ser justos y dar a cada uno lo que le toca, bien sea por su trabajo, por su tiempo, por su disponibilidad, por su amor, por sus sentimientos, etc....

Por eso me pregunto, fuera de guerras y estupideces ¿Tengo lo que me toca?

...Hoy por hoy... vivo en el paraíso.


miércoles, 12 de septiembre de 2018

NO ES LO NORMAL, PERO ES LO QUE ME GUSTA




Hay mucha gente que me dice (o piensa), que: "lo que te pasa a ti no es muy normal, ¿no?", y yo me quedo mirándoles con mi "insolencia" típica del que conoce a la perfección sus razones y motivos, les digo "¡si tu supieras!"... pero ¡no!, esta vez no van a saber. Sería descubrir lo más profundo de mi alma y a estas alturas de mi vida os tenéis que conformar con las fotografías que cuelgo en las redes sociales y hablan de mi y de mi entorno.

Descifrar el enigma de mis valores sería como tirar un vaso de agua fría a mi interlocutor, jamás entendería que mis preferencias y gustos, otra vez, estén al otro lado de la frontera de la razón o de la elegancia de una vida que nunca quise y nunca me gusto.

A veces puedo echar de menos estar con gente que de verdad aprecio, hacer cosas fuera de este campo, que antes sí hacía, pero enseguida me doy cuenta que no sirvo para compartir todos mis ideales, metas y sentimientos en  ese mundo donde vosotras si sois capaces de moveros. Me siento más cerca ya de los sesenta que de los cincuenta y eso me hace darme cuenta que ya no soy lo que era. Mis fuerzas han menguado; no tengo ganas de protestas, de levantar la voz ni de enfrentamientos que ahora si, se que no sirven para nada. Con ello mi sentido de vivir una vida sana y feliz elimina cualquier tema que pueda conllevar una guerra.

No quiero luchar, no quiero enfrentarme a otros pensamientos, no quiero convencer a nadie ni que nadie me convenza. Simplemente quiero vivir y aprovechar al máximo el tiempo que me queda. Quizás ahora mi destino me lo ha puesto a huevos y me a dado todas las herramientas para conseguir aquello que un día escribí en un papel como "mi gran deseo"

No es normal, ¡Lo sé! pero me gusta vivir así. Levantarme por la mañana cuando el sol me despierta. No tener prisa, ni si quiera pensar. Saborear esa taza de café, descafeinado, mirando las montañas, las nubes, un paisaje en el que estoy inmersa, en el que vivo y en el que me siento viva. Pienso, ¿que es lo que necesito? y me respondo yo misma que ¡¡No necesito nada, que lo tengo todo y si algún caso, solo me faltas tu!!
No quiero nada más, no busco nada más. Lo que quería y lo que buscaba ya es pasado y la única que conoce el resultado de esas búsquedas y esos deseos, soy yo misma. Nadie más. Nadie debe juzgar por el mero hecho de vivir, de caminar un camino que aunque ahora sea senda, me va a llevar a mi destino, sea este lo que sea. 

¿Sabéis algo que he descubierto?
Cada vez somos más los "anormales" que deseamos vivir una vida de este estilo, sin complicación, sin rutina,...sin nada.

jueves, 6 de septiembre de 2018

ESPERANDO

Esperando que llegue el día de tenerte, te abrazarnos, de sentir tu cuerpo junto al mío.
Esperando ver amanecer con un suspiro y cogida de tu mano.
Esperando tener la suerte de haber aprendido a discernir entre lo importante, lo prescindible y las comedias de bola absurdas que no llevan a ningún lugar.
Esperando, en estos mismísimos momentos a contar las horas, los minutos, los segundos que me quedan para verte y...pegar un estufit...pero "esa es nuestra forma de hablar, de decir lo mucho que te echo de menos y de apaciguar ese silencio que llevo dentro".

Me he ido a pensar, a hablar conmigo misma y siento que nos cuesta tanto decir un "te quiero"...

Pues, ¡Qué os den! Yo los voy a decir todos: " te quiero hijo mío, te quiero mujer, os quiero familia, os quiero también ha esa familia de ahora (mis chicos, con ese corazón de oro, mi Fina, mi MJose, mi Mark, mi Gaby (especial para mí) mi cuñada, los niños, las niñas, al pueblo de Vidigon al completo, ...) Si es que el mundo es tan grande y tan hermoso, ¡Disfrutemos pues!
Si veis que me vuelvo rara cuando esté en el mundo real, traedme de vuelta a Vidigon.
Aquí, dispongo de mi verdad y de las vuestras. Aquí, aunque no lo creas, distingo la realidad y aquí entre tanta soledad, me lo paso bien hasta conmigo misma, que difícil es un rato!!!

Volvamos al principio, que se me ha ido de las manos.
Te echo de menos pero soy feliz, o ¿Soy feliz por qué te echo de menos?....
.... Qué lío.
....No importa, una mirada al firmamento, una misteleta, mis pastillas de crónicos y ...a dormir que mañana será otro día de esos feliz pero con el agravante de que vendrás.

martes, 28 de agosto de 2018

SI ELLOS CAMINARAN




El otro día nos fuimos de excursión casi tres generaciones (mi mujer, mi sobrino J.H y yo) y los tres coincidimos en las mismas observaciones y criticas mirando a nuestro alrededor.

No comprendo, ni lo entenderé nunca, que pase lo que esta pasando en este país. Y es que es un desprecio a la vida, un desprecio al ser humano y un maldito desprecio al ser vivo.
¿Como podemos consentir cargarnos de un plumazo  todo lo que debería tener sentido para continuar nuestro camino de "ser civilizado"?

Y es que lo que muestran las fotos es lo mejor de lo que se puede ver porque si sacamos imágenes de lo que hay en nuestros montes a mas de uno se le debería lapidar sin remordimiento.

Estamos vendiendo, yo la primera, unas imágenes idílicas que no coinciden con la realidad.

¡Esto sí que es real!

Montañas llenas de mierda y suciedad. Caminos y sendas descuidados y autoridades y ciudadanos que nos importa una mierda lo que pase con nuestra casa, con nuestra tierra.

Y mientras me iba calentando pensaba..."vamos que tengo claro que estos, los que nos gobiernan sean de un color o de otro, este tema lo tienen muy, pero que muy abandonado. Claro ellos caminar no creo que caminen mucho y menos por aquí. Y es que desde los aires, pues se debe ver todo verde y ya esta; ¡si es que somos tan asquerosamente impertinentes! ¡Ya nos vale!

Por favor, den una vuelta por los caminos y vean que su faena forestal esta pendiente de hacer. Cualquiera de nosotros, los que sí amamos la montaña, os pedimos de todo corazón que limpiéis, que saneéis, que lo hagáis bien y que no tengamos que lamentar desgracias tan innecesarias como es la perdida de nuestros montes.

Yo hoy, desde aquí, y viendo que a veces la naturaleza hace de las suyas, aviso que aquí, en Montanejos, allí, en la Calderona, o en cualquiera de nuestros bosques... hay auténticos polvorines esperando a que pase lo que nunca debería pasar si tuviéramos conciencia. 

Pónganse las zapatillas, hagan una ruta, saboreen lo que es la montaña e imprégnese de toda la libertad que eso implica.

Después, hagan su trabajo, por Dios, y no tentemos más al diablo. 


Fotos: Ruta de Montanéjos a Montán. (por el camino del Cid)

lunes, 20 de agosto de 2018

NI ME QUEJO, ¡PÁ-QUÉ!







No me quejo!!, sería abusar de aquel que tiene menos y no es mi pretensión. Las injusticias existen a todos los niveles; no solo a nivel personal, a nivel laboral, ni a nivel judicial, y no debemos caer en la "mala sangre" de la comparación.
Este es el mal de nuestra época, querernos comparar con los demás y  siempre nos comparamos mirando hacía arriba, nunca hacía debajo.
Comparamos tus posibilidades con las mías, tu suerte a mi suerte, tu perspicacia a mi poca sensibilidad, tu intuición a mi estupidez, tus habilidades a mi torpeza y tu honestidad a mi contradictoria suspicacia (podrían ser los términos al revés, pero me menosprecio para no ofender)... Mientras exista el despotismo, las malas entrañas, la envidia, la rabia, la injusticia, la justicia injusta, el vicio de callar, mientras exista todo eso que no quiero nombrar,...no contéis conmigo para sentirme culpable y cambiar las tornas ante una vida que he elegido y que a muchos no os gusta.

Sabéis, ¡¡Me da lo mismo!! Voy a vivir; voy a sentirme cada vez más viva; voy a poner las imágenes de mi vida por las que he luchado y soñado tanto, y a vosotros, aquellos que os dedicáis a vivir vidas ajenas,...que os den por el culo !! ¡¡Ya está bien!!
Si es que tenemos bastante con nuestra vida diaria, con nuestros propios problemas, con nuestras verdades y mentiras.

Leo, veo y comparo y a pesar de no quererme poner de mala leche, ¡Me pongo!

Yo no se si es verdad que un emigrante sin trabajar, sin cotizar, sin dar un palo al agua y sin maldad, viene y por arte de magia cobra 430€ por que sí, nada más llegar, con ayudas o con privilegios o con derechos que supongo debe tener y que una persona, como podría ser yo misma, después de 22 años cotizando a la ss, se queda con una prestación de 7,51€ diarios menos deducciones según ley.... ¡Me pierdo! 22 años cotizados y no llega a 200€ y seguramente sin derecho a nada más, ni ayudas, ni privilegios ni derechos.

Empezaremos a ahorrar en gimnasio, peluquería, esteticien, bolsa de la compra, vicios, salidas y todo aquello que sea consumir al igual que ahorraremos en integridad, mala hostia y en pensar que quizás lo hicimos mal.

Por favor no hagáis de mis pensamientos un ser racista, que no quiero!!

No volváis a colgar en mi muro temas como lo que cobran los presos o lo que cobra el que viene de "estrangis"

No voy a decir a  estas alturas lo que pienso de los políticos y esos sueldos, privilegios y demás desorbitados, ni tampoco de la pasividad social y la desviación del centro del problema. Conviene siempre culpar al de debajo y distraer la atención, mientras los de arriba hacen y seguirán haciendo el agosto.

Y yo como aportación de mi ira y mi descontento y como medida de presión, voy a dejar de pagar el recibo de los muertos y hacéis conmigo lo que os de la gana, que al fin y al cabo es lo que habéis hecho siempre, JEJE.  

sábado, 11 de agosto de 2018

LOS LIMITES


¿Quien marca los límites del bien y del mal? ¿Son los mismos límites malos o buenos los tuyos que los míos? ¿Tenemos la misma vara de medir?....

Creo que nos haríamos infinitas preguntas y nunca llegaríamos a ningún acuerdo. Los conceptos son muy diferentes, los sentimientos y las sensaciones... también.
Mi concepto de "bien y mal" está defectuoso si lo comparo con el concepto que tienen los demás, pero...a mí solo me importa mi concepto, la verdad, comprobar con hechos fehacientes lo que siento y en caso de equivocarme...rectifico, pido disculpas y medito del por qué de mi error. A veces nos cegámos en demasía y no somos capaces de ver nuestros errores.
Pero, ¿Y cuando el error no es nuestro sino de los demás? ¿Debo asumir el error ajeno como propio?... Quizás antes, cuando fui joven. Hoy no!!! Me niego a echarme las culpas por lo que los demás hacen y yo se, con seguridad, que no está bien.
Cuándo te ponen pruebas en el camino para comprobar tu honestidad y estás tan convencida de que eres honesta, piensas en luchar por poner en evidencia la verdad pero al final, tu conciencia, esa herramienta que no todo ser humano posee, te indica que no vale la pena. Tu vida, tu ser y todo tu mundo está más allá de cualquier prueba o proposición deshonesta, que las hay a todos los niveles.
Mis límites, hoy por hoy, tengo claro que los marco yo y esa mirada felina que me cautivó. Te buscaré, te encontraré y me resarciré por esos límites que pretenden imponerme.

jueves, 19 de julio de 2018

LA VIDA TE DA Y TU ...

Estos últimos meses tengo que reconocer que han sido muy duros para mi. Aunque me sentía con un trabajo mediocre, tenía trabajo y el hecho de quedarme sin el de la noche a la mañana, supuso un cambio radical en mi estilo de vida.
Algunos piensan que me he vuelto conformista, o quizás cómoda, pero tengo que reconocer que ni una cosa ni otra. "Me he vuelto más feliz" y todavía, a fecha de hoy, sigo asimilando lo"
Porque la felicidad hay que asimilarla nos guste o no.
Hoy, me he vuelto tan jilipollaas que hasta ver crecer un tomate dispara la neurona de la felicidad!!! Y con toda ilusión!!!
Tengo un conflicto interno que me desbarata el alma al completo. No sé si quedarme para siempre en el paraíso o volverme al lugar al que pertenezco...
Pero, ¿Cuál es este? ¿Toda la mentira acumulada año tras año tras la barrera de la rotonda?¿Ese lugar donde los sentimientos deben silenciar para salvaguardar la propia integridad? ¿O acaso es el "me da igual lo que piensen y voy a seguir luchando por esa honra que me pertenece?
Es difícil tomar una decisión, debéis de comprenderme.
No he estado más que día y medio en mi casa y después de estos meses me he sentido desubicada. Sé que no es escusa. En un par de días vuelvo a sentirme integrada, pero...debo pensar, debo pensar en mí. Si no pienso en mi, si no soy feliz nunca podré darte ni podré compartir.
Y es que ver una sonrisa tuya, sentir tu abrazo, ver cómo te ruborizas cuando alguien, sea quien sea, dice "tu madre", vale más que todo el oro del mundo.
Han sido unos días intensos y confieso que voy a vivir de ellos durante muchos meses..."y siempre me digo lo mismo, para lo bueno y para lo malo hay exactamente una hora de camino, y yo, aquí, soy feliz a mi manera, en las nubes, con mis libros, mi realidad viciosa y mis estrellas".

miércoles, 4 de julio de 2018

ELECCIONES.

Se acerca un año peliagudo. Están casi ya en marcha las campañas, la compra de votos y todo ese trapicheo de querer quedar bien con los vecinos para conseguir un voto, que a fin de cuentas (está demostrado) no sirve para nada ya que el fin último nunca es el ciudadano. Esta vez, y por primera vez, va a ser, que como no cambien mucho las cosas, no voy a dar mi voto a nadie en las elecciones municipales, esas donde los políticos son conocidos y dónde pedimos un trato más de tu a tu. Cada vez que veo los problemas y como se solucionan se me quitan las ganas de todo, hasta de luchar por mí misma. He descubierto que somos el ultimo mono de la cadena de favores. Que en el consistorio se permite dejar al pobre ignorante que expone su queja, como eso, ignorante; en cualquier asunto que se saca a la palestra, se ríen en nuestra cara y lo mismo da el color, las siglas o el político en cuestión. Todos y todo es una auténtica farsa. En lo que a mí me toca estoy hasta los nasos de aguantar a gentuza a la que pagamos con nuestros impuestos y nos vuelven la cara sin razón alguna. Políticos que hacen políticas para los pueblos de alrededor en lugar de estar a bien con sus vecinos y asociaciones. Políticos que pactan a espaldas de la voluntad inicial de sus propios pactos... No es eso lo que queremos. Vivamos donde vivamos, la política municipal que queremos cualquier ciudadano es una política de vecindad para todos y no de colores. Esta es la diferencia de que las cosas funcionen o dejen de funcionar. Aunque yo ya no os creo, a ninguno, mi deseo es ver gente nueva y comprometida de verdad con su pueblo, sus ciudadanos y sus circunstancias. Los políticos están para luchar no para agradar y hoy por hoy, por lo que me he preocupado en conocer, en los asientos hay carencia de compromisos. Estoy deseando ver las listas electorales para hacer mis descartes y decirme a mi misma "ves, Maco, no hay ninguno que valga la pena. Ni te molestes en ir a votar" Todo es una auténtica pantomima. Y si esto es a este nivel, ¿Cómo será en las autonómicas o en las generales? Paso. Menos pactos y más poner a cada uno en su lugar.

jueves, 21 de junio de 2018

VIDIGON, VIDIGON!!!





Comenzamos hace años nuestra andadura por Vidigon y ahora me encuentro atrapada (?) en un cuadro dónde puedo moverme y soy la protagonista de mi propio encierro. Libre, deseado, ansiado. Sus raíces han atrapado cada poro de mi piel y me siento yo misma en un reino donde no existen mis miedos. Cuando amanece, la luz del sol despierta todos mis sentidos y aprecio, a veces entre sueños, el olor de la tierra mojada y sus miles de hierbas aromáticas; el color de un cielo escandalosamente bonito donde aparecen disimuladas todas las tonalidades del arcoiris. Me persigue, lo sé. Siento como todos mis sueños se revolotean en mi interior queriendo salir al exterior en busca de su historia, y siento, como tantas veces, que me faltas tú, hijo, mi adorado niño, mi trozo enorme de mi. Pienso que ante la imposibilidad de no tenerte, este retiro es la excusa perfecta para frenar esa desesperación de estar a poca distancia y no poderte ver. Siento también alegría, mucha alegría porque cuento las horas para verte a tí, mi mujer, mi refugio cuando necesito paz, mi amor y mi añoranza, mi destino y mi pasión silenciada durante años. Decir que te echo de menos es poco. A cada instante te siento a mi lado, te hablo, te cuento lo que quiero hacer durante el día y al final del día, lo que he hecho realmente. Cuándo respiro en profundo y miró hacia el infinito, las montañas me hablan de ti. Te vigilan en la distancia prometiéndole que algún día podremos juntas disfrutar de nuestro cuadro. Te siento en la noche acurrucada a mi lado y por la mañana siento tu ausencia cálida entre las sábanas que me dicen que te has ido a trabajar. A lo largo del día, si en algún momento me siento débil, pienso en esa balanza que me ha traído a este paraiso, respiró profundamente y me dejo llevar hasta recuperar esa energía que me empuja a seguir hacia adelante. Ruido, ruido y solo ruido. Debería estar prohibido salir de casa antes de las ocho o al menos, salir de casa con vehículos a motor. Es el primer día de mi regreso a la civilización y no he oído todavía un ruido agradable. El aire, un pájaro, el murmullo de las hojas. Tengo los ojos llorosos y una alergia que no me deja respirar. Tengo alergia a la "civilización" y no me extraña. ¡Que diferente es la vida de un sitio a otro!. Hacía tiempo que no me dolía la cabeza...

viernes, 15 de junio de 2018

L'ORGULL

Hoy es el día. Hay unos pocos nervios. Es difícil explicar lo que se siente. Es una mezcla de sentimientos, a veces orgullo, a veces pasión, a veces miedo y a veces me tiembla todo el cuerpo y siento ganas de llorar. Me emociono. Me emociona ver qué hay personas, organismos, asociaciones, ciudadanos de "a pie" que apoyan nuestra causa con todo cariño, que se involucran con nosotros sin ninguna necesidad de ser señalados ni criticados por esos pocos que quedan en esta sociedad digna y libre donde se ha comprobado que todos, hoy por hoy, tenemos los mismos derechos. Me emociona gratamente ver como el miedo se va y podemos, al fin sentirnos nosotros mismos. Me emociona verme y sentirme en mi papel más honrado de mujer enamorada de mi mujer, de poder compartir sin pudor alguno, ese amor liberándome de un pasado que me mantenía oprimida. Sé que muchos aún pensaran que no era preciso, a mi edad, salir a la palestra, ponerme en entredicho e incluso hacer el ridículo...pero, nunca me he sentido más orgullosa de mi misma que ahora, luchando, ya no por mí, si no por todos aquellos y aquellas que venís por detrás. Si en otros tiempos no pude gritar, hoy voy a gritar con todas mis fuerzas.

lunes, 11 de junio de 2018

NOS CONFUNDEN LOS SENTIMIENTOS




Y es que cuando más nos confiamos más peligro tenemos de caer en las garras de esos sentimientos que no nos acompañan... Y tenemos que aprender a dominarlos, a ser más fuertes y no dejarnos vencer a la primera de cambio.
¿Sabes lo que pasa cuando no se piensan las cosas dos veces?... Sí!, exactamente!; entras en un estado melancólico de verdadera locura donde eres incapaz de encontrar sentido a nada de lo que tienes alrededor. Todo te parece que va en contra tuya; no ves salida a ninguna de las cosas que realizas; sientes que el mundo entero te ha engañado y que donde te dijeron "digo" y te creaste un castillo de arena, ahora te dicen "Diego" y el castillo se ha quedado en una montaña de arena; sientes que no tienes futuro porque no haces más que machacarte con él y no permites que fluyan las sensaciones con total libertad.

Y es que solo hacemos que ponernos limitaciones y coartar-nos con un presente inexistente ya que vivimos de un pasado que ya pasó y de un futuro que seguramente jamás venga.

Hay sendas accesibles en la vida y en eso tienes que perder tu tiempo. Debes encontrar tu verdadera senda y no dejar, ni permitir bajo ningún concepto la confusión que crean en nosotros algunos sentimientos, a veces propios, a veces ajenos.

Se que os va a sonar raro pero si eres una persona de estas confiadas, que con una palabra o una mirada ciegan tu corazón, bien sea con un enamoramiento o bien con una amistad, no des hasta que no te den; no creas ni una palabra de lo que te cuentan a la primera; pon distancia antes de darte...si no, estarás perdida. Todos tus sentimientos se abrirán como una flor pero solo recibirás falsas sonrisas y palabras ambiguas que te hundirán en la miseria. 
No me mires con esa cara, ni me odies por ser sincera. en este mundo tienes que ser "más puta que las gallinas" y tener "un corazón duro como una roca" si lo que pretendes es no morir en el intento de ser feliz.

Piensa siempre, siempre en positivo y que si algo no es, es simplemente porqué no tenía que ser. No busques culpables ni razones, no son necesarias para seguir tu camino. Dentro de ti tienes el potencial necesario para sobrevivir a estas y a todas las demás cuestiones de tu vida. Controla tus sentimientos y no dejes que nadie ni nada los confunda. 

martes, 5 de junio de 2018

REFLEXIONES

Si no se escribe, no se lee.
Si no se hace, no se ve.
Si nos quedamos quietos, si no protestamos, si no decimos, si no nos involucramos, y no chillamos por las injusticias, sean estás las que sean y vengan de donde vengan...no avanzamos, no crecemos, no progresaremos como sociedad jamás.

Cierto que el respeto es esencial y hay gente que através de ese lenguaje que se asemeja más a una conversación soez entre cerdos, de auténtico desprecio y falta de respeto, pretenden que nos acorbardemos y nos mantengamos en ese anonimato oscuro y vicioso para no molestar.
 Pero, no, eso no va a ser así. Ellos y ellas mismas se delatan con su corta inteligencia. Porque no es ser inteligente ese idioma que utilizáis tan agresivo contra lo que hacen los demás y que no os gusta.

 Sois auténticos intolerantes, pero nos da igual lo que decís. Estáis cortados por la misma bandera (solo hay que ver vuestros perfiles),por un mismo patrón de odio y de "el tu más" sin argumentos y en la intolerancia a todos los niveles.

¿Y qué más os da lo que hagan los demás?
¿No os dais cuenta de que es más provechoso y factible ocuparse de uno mismo?
 ¡Mal vais!

CONTRARIEDADES








Cuándo hay ciertos acontecimientos que no están previstos en tu agenda y tienes que hacer rápidamente un "reseteo"...pues, ¡lo haces y ya está!.
Cuándo esto te pasa a mi edad, ¡casi sesenta años! (joder, que mayor soy), pues la cosa cambia.
Solo hay un camino:"caer en una depresión" y hundirte en la miseria...

Este era a día 26 de diciembre de 2017 mi estado mental, a las 12:00 del medio día más, menos.
Me comunicaba mi encargada, con una sonrisa de oreja a oreja, que ya no trabajaría más, que rescindían mi contrato, que ya no tenían más horas para mí.
Esto ocurría mientras soñaba con que sería el trabajo de mi vida, mientras no dejaba de "dar por culo" a esta misma encargada, pidiéndole horas en otras secciones, mientras con total recochineo e impunidad, se reían en mis narices con gente nueva paseándose por mi sección y yo, ilusa confiaba en esferas superiores, pensando que, como a Pepa, una compañera de la competencia de mi misma edad, me arreglarían para poder terminar mis días laborables en la empresa. Confíe y esperé en exceso.

Cuando llevaba un par de días llorando sin parar y lamentándome de mi desgracia y dándole vueltas a ese futuro que se me acababa de truncar, mi maravillosa mujer empezó a convencerme de que la vida me estaba dando "nuevas oportunidades"

Y así fue como dejé el rencor a un lado, las lágrimas a otro y comencé a replantearme mis años, mi tiempo, mi vida, mis sueños y los veinte años que me quedan de vida por delante.

Por eso, no me preguntéis donde estoy, si estoy bien, si os echo de menos, si me siento a gusto, si, si, si....

Tuve que tomar decisiones, y dentro de las opciones que en este momento tengo, he hecho mi elección:

Estoy sola pero no me siento sola.

La paz infinita que he conseguido dentro de mi, no la puedo tener en otro sitio.

No sé lo que es el rencor, lo que es la pena, lo que es la angustia, ni lo que es la desesperación. Todas esas sensaciones han desaparecido, y solo por eso, mi calidad de vida es espectacular.

Siento la fuerza de la naturaleza, la energía que recorre cada uno de mis órganos y no lo cambio por el ruido y la confusión.

Y no sé si soy feliz o no porque en estos momentos no sé qué es la infelicidad y no me siento capaz de establecer comparaciones.

¿Que es esto lo que quería?
Sí; entraba en mis planes; siempre lo habíamos hablado, pero para dentro de diez años.

El tiempo se ha anticipado y yo pienso que por algo es.

Quizás es mi destino poder disfrutar de mi tiempo diez años antes de lo previsto.


¿Será por algo?...

...¡Por algo será!

martes, 8 de mayo de 2018

¿SOLEDAD?




¿Hablamos de soledad?
¿Cuantas veces te has sentido sola mientras aparentemente estabas acompañada por un montón de gente?
¿Cuantas veces has tenido esa sensación tan extraña de sentirte sola?

Puede ser en una reunión familiar, mientras escuchas todas las fantásticas aventuras de tus sobrinos o mientras atentamente te empapas de las desgracias por las que tienen que pasar tus mayores, o de ese montón de enfermedades que nos atacan a todos, o... tu mientras tanto piensas que tu vida es indiferente, que no has hecho "nada" importante que merezca la pena resaltar. Que tal vez más que una alegría para los tuyos eres un penoso ejemplo a seguir. Se te nubla un poquito la vista y decides mantenerte en el anonimato.

También puede suceder cuando te reunes con ese grupo de amigos con los que llevas años tomándote las cervecitas, ves el progreso de cada uno de ellos, les das importancia a sus coches, a sus empresas, a esa vida familiar tan perfecta que resaltan entre risas, alcohol y mentiras exageradas. Te vuelves a creer pequeña, insignificante porque a lo mejor dentro de ti piensas que no vales la pena, que no tienes ni un coche, ni una casa, ni un trabajo, ni si quiera una familia tan maravillosa como la que describen. La tuya es normal. Tu trabajo es una mierda. Tu coche tiene más años que tu y tu casa es pequeña.
Te sientes insignificante y decides callar e imaginar con la ayuda de todas las bondades que te cuentan.

Pero cuando llegas a casa y verdaderamente estás sola, descubres que tu vida esta plena y que no necesitas llenar vacíos con tontunas que no son tuyas ni alardes por materialismos que al fin de cuentas son pura fantasía.

Ahora, en estos momentos de una plenitud llena de soledad descubro cuan grandiosa soy y lo poquito que necesito de lo superfluo de la vida. Tengo todo lo que se puede tener, una familia tan normal que disfruto cuando estoy sola recordando cada una de sus conversaciones, anécdotas y, no me siento sola porque se que me quieren y todos y cada uno de ellos acudirían si les necesitara. También se que mis amigos de verdad, aquellos a los que no ves a diario ni a lo mejor en mucho tiempo, están ahí, a la espera y respetando mis tiempos, alegrándose y apoyando mis decisiones.

Me he sentido sola en muchas ocasiones mientras he estado rodeada de gente y es ahora cuando estoy sola, cuando disfruto de mi soledad y no consigo sentirme sola. ¡Que contradicción!
Hago apuestas conmigo misma y todavía, en la distancia, no me he sentido como me sentía antes.
Aprovechad vuestros momentos pero no pensando en negativo por las comparaciones absurdas con los demás. Aprovechad de los silencios, de escucharos cuando respiráis y no hay nadie. Sentid vuestra respiración y pensad que esta vida hay que vivir-la en primer lugar con uno mismo y luego con los demás.
Nuestros logros están en el interior y es ahí donde hay que perderse.   

jueves, 3 de mayo de 2018

NO ME OLVIDES




"Las veces que he pensado, las que he sufrido, no queriendo olvidar ni el más mínimo detalle, el temor a no recordar a olvidar o tener alguna que otra "laguna" y mi obsesión por escribir continuamente todo aquello que siento y todo aquello que guardo en mi interior para poder leer y recordar toda mi vida..."

...Y de repente, cuando más cerca lo vivo, cuando más lloro al sentir el primer síntoma de olvido, cuando se me traba la palabra y de vez en cuando me quedo en blanco y siento que no se donde estoy, cuando no veo más allá y siento miedo, angustia...cuando sin querer he olvidado momentáneamente el pin de mi tarjeta y me angustio... apareces entre mis manos. Una novela de un amor "insoportable", excepcional, que me ha inundado de lágrimas tanto mis ojos como mi corazón.

                                            "NO ME OLVIDES"  de Sonia Lasa 

  Que miedo siento a no recordar a no reconocer. No es algo nuevo. En cada época de mi vida lo he dicho. Tengo pánico a no poder recordar y cuando noto cualquier pequeño síntoma, aunque digan que es propio de la edad, tiemblo, me acojono y me sumerjo en los más tristes pensamientos.

¿Que sería de mi sin mis pensamientos, sin mis recuerdos, sin mis sentimientos?

Me he quedado paralizada por varios motivos:

En primer lugar la descripción tan maravillosa y sensible del enamoramiento entre dos mujeres. Una sensibilidad y un sentimiento que se expresa a través de cada poro de la piel, cuando se enfrentan a un amor inseguro. Ese miedo al rechazo y la calidad y ternura en cada momento de complicidad.
Quien se ha enamorado alguna vez entenderá esa bucle que se sitúa bajo del estomago y ese impulso quinceañero que te lleva a cometer las mil y una locuras.
Que bonito, que sensaciones tan entrañables aquellas que brotan de esas primeras etapas del amor. Imposibles olvidar!!

En segundo lugar el tratamiento tan sumamente humano y delicado de una enfermedad tan cruel, que por desgracia nos acecha a todos y que año tras año crece en número y cercanía, quizás debido a la longevo del ser humano. Quien tiene un caso cercano sabe lo difícil que es convivir con una enfermedad como esa.
¡Maldigo el alzheimer y su manía de robarnos nuestros recuerdos!
Y es que, si lo pensamos detenidamente, nuestra vida no es más que recuerdos, vivencias y sueños, y todo eso hace ser quienes somos.

En tercer lugar el enfrentamiento a un amor imposible, un amor verdadero y perdurable en la eternidad, simple y a la vez tan complejo. Esa mezcla de "querer", que hasta eres capaz de llegar al abandono más absoluto, al sacrificio de ceder y refugiarte dentro de ti mismo por salvar aquello que más quieres.
Cualquiera de las posturas descritas de cualquiera de los personajes, me llenan infinitamente. Son perfectas en su propia sintonía.

Hacia tiempo que un libro no me ponía "patas arriba" el corazón, no me causaba tanto sentimiento, tantas preguntas, tantas lágrimas y tanta pasión.


Hace poco tiempo me preguntaban la diferencia entre amar y querer y cual de las dos era más.
Hoy me he dado cuenta que amar es el principio y el final; es aquello que perdura cuando no queda nada; es lo que está tan dentro de ti que aunque duela por fuera, por dentro te crea todo un paraíso, una explosión de luz, color, olores y sabores. Es aquello que nunca muere y siempre, siempre se recuerda aunque el tiempo pase.
Es ese cuadro que sientes y en el que estas dentro; ese paisaje que disfrutas y que sin saber porqué te ves pintando. Son emociones que te vienen a la cabeza y sin querer te remueve el alma.
El amor es eso, ¡es tan bonito!...y somos tan tontos que lo queremos destruir poniendo prioridades que no existen...porque el amor es único aunque lo sientas muchas veces.
La sensación placentera que ofrece el amor no la ofrece cualquier otra cosa, ni material ni inmaterial. El amor es intimo y no se puede describir ni comprar, aunque es cierto que sus mariposas pueden revolotear  continuamente tan solo con el recuerdo.

Eso tan maravilloso he aprendido hoy, y me he dado cuenta que todos somos capaces de amar.



                                                                      Hasta pronto.  


viernes, 27 de abril de 2018

CARTA AL SIN SENTIDO QUE NOS ATRAPA






Creí que me iba a costar mas deshacerme de ti porque me tenías atrapada en una madeja sin fin de quejas, culpabilidades y rabia por crear esa dependencia  cercana a la idiotez en la que me vi envuelta, pero ni el tiempo ni las circunstancias han impedido que abra los ojos definitivamente y me desplace hacia el otro  lado de la barrera, ese en el que la serenidad muestra caminos que aunque quizás más oscuros, si son mucho más llevaderos y dignos para ser andados sin temor.
Me desarmaste con mentiras y me embaucaste con tu mirada sinuosa de reina del saber que me hipnotizó, y sin saber porqué me descolgué de mi vida para fundirme en aquella "confundida" que creí mía.
Sabias bien donde tenias que darme y me diste sin compasión a lo largo del tiempo hasta que conseguí romper con cada uno de los hilos de culpabilidad que me atrapaban con tu veneno.

Pero salio el sol. Volvió a lucir un esplendoroso día y los rayos dorados encendieron mi corazón con la ilusión de una loca enamorada. Y así va pasando el tiempo, las horas, los sueños y la rabia. A veces se queda el tiempo; a veces la rabia; a veces las horas...pero nunca, nunca se marchan los sueños. Esos se quedan conmigo, a mi lado, meciéndome con cariño y explicándome que nunca muere el amor, que se transforma, que te añoro y te sueño cuando no andas a mi lado; que mientras te tengo, a veces no te hago caso, pero cuando no estas, te echo de menos y sueño tu cara y tus abrazos.

 Esos sueños me hablan y me cuentan que no queda nada malo, que paso a la historia las quejas, la madeja, la rabia y sus manos, que hace tiempo el viento se lo llevo y me siento a salvo.

El sinsentido nos atrapa cuando nos quedan restos de aquello que no perdonamos y es que no se ve más allá si te empeñas en seguir jugando a ese juego absurdo de ser la reina del mambo.
Yo prefiero ser una simple duquesa pero eso si, anclada en tu regazo viviendo al fin mi vida con mi destino marcado y ahora sí, feliz, de sentir que te tengo siempre a mi lado.     

domingo, 15 de abril de 2018

SI ES QUE SON MOMENTOS

Estamos en "Vidigon" nuestro reino de nunca jamás, donde cada uno es diferente, distinto, y al final...todos iguales.
¿Que puedo decir? Pues que todos,  dentro de nuestra individualidad, somos seres maravillosos.
Desde la "Alcaldesa* de Vidigon hasta el último lacayo.
¿Sabéis lo que pasa? Pues sencillo nos queremos y nos respetamos. Y es que la vida tan solo es eso: amor y respeto.
(Creo que me estoy volviendo muy tonta)

Este post está inspirado en la historia de Sarita. Me parto!!! Me encanta!!! Y es que me lo imagino. Mirad, Sarita en una terraza del barrio de Ruzafa, contándome justamente a mi que si una pareja de chicas detras de ella hablándose con "cariño", otra besándose sin ningún pudor....y si cara de, "me encanta lo que está pasando en Ruzafa", un barrio multicolor en el que cualquiera de nosotras quisiéramos vivir...
...y hablando descubrimos que hoy por hoy parece ser que somos más "chicas" que "chicos" las que queremos igualdad, salir del armario y disfrutar de una vida plena.
Y es que, al fin y al cabo yo no quiero ser de "Ruzafa", de "l'eliana", de "Valencia", de "España" o del mundo mundial.
Yo quiero vivir una vida como Dios manda. Congeniar con quién mi alma sienta y disfrutar de cada instante como si fuera el último.
Cuando vuelva a la civilización, que algún día volveré, voy a pasar un día en una terraza para contaros lo que veo y siento.
Hoy solo puedo decir que, si realmente, después de tantos años, no puedo izar la bandera "gay" (arcoiris) en mi ayuntamiento, me voy a mitad de Vidigon y os juro que la cuelgo del pino más alto del reinado. Yo no estoy dispuesta a dar un paso atrás.
A partir de ahora...voy a contaros todo...
Y si queréis saber más...preguntad.

jueves, 12 de abril de 2018

PERDONADME!!!









Es un hecho que por la razón que sea no estoy del todo con los cinco sentidos a mi disposición, ¡Me he empapado de tanta tranquilidad, tanto silencio, tanta paz!, que ahora cualquier ruido, cualquier "mal olor", cualquier roce inadecuado o cualquier espectáculo a la vista que no me agrade, me provoca dolor de cabeza y una sensación de no estar donde quiero estar.

Tendréis que perdonar mis ausencias.
 Aunque esté aquí...estoy en otro lugar. Aunque os hablé y discuta con vosotros...estoy pensando en otras sencillas maravillas, inventando en mi cabeza como hacer de este mundo algo mejor, un mundo con cabida para todos.

Tendréis que perdonar mi torpeza al caminar, al miraros, al sentiros junto a mi, porque todos mis sentidos están ocupados en "otros quehaceres", en otras melancolías y en otros sueños.

Volveré, prometo que volveré, pero dejadme que, al menos por unos días, disfrute de mi pasión de amar, de querer sentir la vida y de disfrutar de cada instante.


"Lo pequeño, a veces se hace tan grande, que no cabe aquí, en el espacio que ocupa un corazón.