Páginas vistas en total

lunes, 25 de enero de 2016

ATACANDO SIN REMILGOS




Hay quien todo se lo toma como algo personal y hay quien ataca a "ton ni son" y no son capaces de darse cuenta que en sus ataques ambiguos pueden dañar, pero claro, eso les da igual ya que no tienen la conciencia ajustada al nivel "humano".
Flipo!!!, ¿quieres ser feliz? Joder!! enfócate en ello y olvídate del resto de la humanidad y haznos un favor, se tu y no te entrometas. Lo que se dice y lo que se hace, a veces distan y es cuando se ven las debilidades.
Es lamentable!
Y es que es todo. Hemos llegado al extremo que nos sentimos como dios y...todo vale.
Nuestras opiniones, las mejores.
Nuestra justicia, la ideal.
Nuestros pensamientos y nuestras palabras, ¡perfectas!.
Nuestro ego, arrollador.
(No nos damos cuenta en lo que nos convertimos si nos dejamos llevar)
Please, un poco de conciencia!!
A veces no nos vendría mal.
Nos "hacemos" a todo eso que decimos, que criticamos y, que sin darnos cuenta, odiamos y somos incapaces de perdonar.
Uf, hay cosas que hace tiempo que me superan y aunque intento mantenerme al margen, no puedo evitar que de vez en cuando salga mi vena de decir:  "¡YA ESTA BIEN! ¡UN POCO DE POSITIVIDAD, POR FAVOR!.
Miremos el futuro con otros ojos y otra voluntad; sobre todo, esto último.
No quiero herir sensibilidades, por eso me aparto y me niego a ser cómplice de tanta hipocresía.
Es lamentable todo lo que se critica destructivamente y así no hay horizonte.
Siempre estaré por construir en positivo; es el cambio y he cambiado, a si es que no me endemoniéis si me silencio.

viernes, 22 de enero de 2016

LA TERNURA DISFRAZADA



Si yo hablo,
es por qué tu no dices nada.
Si miento,
es por qué no dices la verdad.
Si me ofusco,
es por qué me ignoras,
y si desaparezco
es debido a tu poca dignidad.

Casi siempre las palabras
se deberían callar
si salen por la boca
de quien no sabe de complicidad
ya que no son de su incumbencia
si siempre habla de los demás.

No eres nada justo
si te empeñas en juzgar
todo comportamiento
que hacen por detrás,
¿y el tuyo?
¿donde queda?
¡justo al final!
cuando ya no queda nadie
que te pueda replicar.

No te odio, te disculpo,
se que no llegas a más,
eres tan indigno
que no me voy a molestar,
por todas tus injurias
y el daño sin justificar.

Pero la vida es muy digna
y ella sola te obsequiará
con toda la mierda
que has dejado por detrás.
Cualquier residuo te pertenece
no lo dejes para nadie más
te lo has ganado a pulso
después de tanto y tanto hablar.


            Maco Seguí

miércoles, 20 de enero de 2016

LA CULPA




¿Culpabilidad? ¿Por qué? ¿De qué?...¿Por una palabra? ¿Por hacer o no hacer? ¿Por no ser como quieren los demás o por no actuar como desean? ¿Que falta tan "grande" se ha de cometer para sentirnos culpables?
Incluso ¿sentirnos culpables de perjudicar a alguien, reconocerlo y pedir perdón? ¿Culpabilidad por pedir perdón?...

Creo que ahí, justamente en ese punto debe estar el límite de la responsabilidad y de la culpabilidad. Si ves que vas a pasar esta línea, mejor sienta-te a meditar un momento antes de continuar.
La principal función de la culpabilidad es "hacer consciente al sujeto que ha hecho algún mal para facilitar los intentos de reparación" (M.M). Hasta aquí y punto. Mentalizate que ya has dejado de tener necesidad de sentirte culpable. Y es que a veces ya no somos victimas si no que pasamos a ser nuestros propios verdugos.

Después del día de ayer, me he dado cuenta que utilizamos el sentimiento de culpabilidad muy malamente. Hemos llegado al extremo (algun@) de sentirnos culpables por cualquier pequeña diferencia de opinión o falta, o peor aún, sentirnos culpables porque así nos lo hacen saber los demás y tontos de nosotros, nos lo creemos. Y es que no era consciente de la figura del "culpabilizador", ese o esa que utiliza el chantaje emocional, aprovechando esa palabrería, ese encanto y esa forma de darle la vuelta a todo para resultar ileso cuando algo se tuerce. ¡ Para mi, esto es verdadero arte!.
Estamos tan acostumbrados desde la niñez a oír frases culpabilizadoras que en ocasiones convivimos siempre, sin darnos cuenta, en ese estado de culpa perpetuo.

A partir de ahora, eso se ha terminado; cada cual que acarre con su parte de culpa. Yo me hago cargo de mi culpa y tu te responsabilizas de la tuya. Vamos a repartir las culpas un poco más equitativamente, ¿te parece?

domingo, 10 de enero de 2016

LA MUERTE

                                             (foto hecha desde La Calderona hacia La Eliana)


Si me dijeran que me queda poco tiempo, me gustaría amar como si fuera el primer día, sin miedo, sin pudor, sin barreras y de verdad, con todos los sentidos.
Me gustaría recuperar a todo aquel que se acercó a mi y de una u otra forma, le falle. Hablaría de sentimientos y me llevaría en un cofre de oro, todas las sensaciones que me causaran sus palabras.
Me gustaría también rodearme muy tranquila de mi familia y no parar de reír un solo instante. Toda esta risa me la guardaría en un cofre de plata.
Y también, ¿Por qué no?, buscaría a cada uno de los que quise y por tonterías, incomprensión y malos entendidos, me fallaron y los dejé ir. Guardaría la belleza de su mirada en un cofre de cobre.

Después cogería cada uno de los cofres y me iría con mis niños humanos/perrunos y mi mujer, a La Calderona y desde allí vería todos los días de la eternidad los lugares por dónde me movía, transmitiendo un soplo de paz y tranquilidad a los depositantes de los cofres.
Sé que desde el más allá también se vive.

Pero no os preocupeis, no os voy a dar por culo. Ya me dijeron que moriría dentro de poco (?) y rápido (?). Tan solo es un ejercicio de reflexión.

jueves, 7 de enero de 2016

DONDE EMPIEZA LA MAGIA




Todos tenemos un lugar mágico donde refugiarnos cuando las cosas no nos van del todo bien. A veces desconocemos dónde se encuentra y necesitamos tiempo para saber en qué recóndito camino está.
En ocasiones no es un lugar; es más bien un estado de ánimo, una sensación que nos embarga por dentro que nos hace sentir especiales.
Tengo que confesaros que desde hace algunos meses disfruto de ese paraíso, lleno de paz y serenidad, donde tengo tus brazos, que si en momentos de dudas desfallezco, están ahí para abrazarme con fuerza y pasión.
La magia esta dentro de nosotros. Es un estado que a veces nos es difícil descifrar a causa de  tanta suciedad de espíritu en nuestro interior que no podemos ver más allá y somos incapaces de ver todas las cosas bonitas que llevamos todos.
El saber ver es un don y si aprendemos a reflexionar y vamos más lejos y nos atrevemos a soñar...el mundo cambia sin proponérnoslo.
A veces, sin querer, tenemos que distanciarnos para descubrir todos sus efectos maravillosos y ser capaces de ver lo que vale la pena y lo que no. Hoy en día hay que aprender a valorar y saber que tus propios valores, a los que no debes resignarte a perder, son parte importante de esta magia.
Reconozco que estoy justamente en un momento de mi vida donde siento que empieza la magia, donde disfruto cada instante y donde cada sentimiento hace crecer más y más a este corazón.
A tu lado, contigo me siento en un estado mágico constante.