Páginas vistas en total

viernes, 22 de enero de 2016

LA TERNURA DISFRAZADA



Si yo hablo,
es por qué tu no dices nada.
Si miento,
es por qué no dices la verdad.
Si me ofusco,
es por qué me ignoras,
y si desaparezco
es debido a tu poca dignidad.

Casi siempre las palabras
se deberían callar
si salen por la boca
de quien no sabe de complicidad
ya que no son de su incumbencia
si siempre habla de los demás.

No eres nada justo
si te empeñas en juzgar
todo comportamiento
que hacen por detrás,
¿y el tuyo?
¿donde queda?
¡justo al final!
cuando ya no queda nadie
que te pueda replicar.

No te odio, te disculpo,
se que no llegas a más,
eres tan indigno
que no me voy a molestar,
por todas tus injurias
y el daño sin justificar.

Pero la vida es muy digna
y ella sola te obsequiará
con toda la mierda
que has dejado por detrás.
Cualquier residuo te pertenece
no lo dejes para nadie más
te lo has ganado a pulso
después de tanto y tanto hablar.


            Maco Seguí

No hay comentarios:

Publicar un comentario