Páginas vistas en total

martes, 26 de enero de 2021

La noche

Sabéis los que me conocéis que me gusta la noche, la soledad y sobretodo la luna.
Hoy hace una noche especial, con una luna especial, un poco de aire especial y un ladrido de perro "a lo lejos" especial.
Dentro de nada (mes y medio???) Volveremos a estar al principio de donde dejamos aparcadas nuestras vidas. 
Confieso que no estaba preparada para pasar por esta salvaje ¿Pandemia? ( Algunos opinan que no es una pandemia si no que es una tomadura de pelo) (no voy a entrar) 
No puedo quejarme. Buscaba aislarme y ¡estoy aislada del mundo entero! Si esto me hubiera pasado muchos años atrás, en aquellos años que ya he borrado de mi memoria, casi seguro hubiese optado por el suicidio. Temo que llegue el momento que nos dé igual vivir que morir.
Pero iré a ese momento: siete de marzo del dos mil veinte. El último cumpleaños. Siete días después estábamos confinados, en estado de alarma y viviendo una vida distinta a la que todos esperábamos ( y algunas nos permitimos soñar). No importó ser empresario o trabajador, ser rico o pobre, ser racionar o soñadora irracional. Tampoco importó ser político o ya una simple ciudadana apolítica. Nos pilló a todos y de sopetón.
Durante este año nos ha tocado sacar las garras, llorar, conformarnos, pasar de todo o luchar. 
Nos hemos hecho daño con nuestra propia ausencia, pero hemos sobrevivido cada uno como ha podido, aunque también demasiados se han quedado por el camino y eso será una carga, algún día, para todos aquellos que sobrevivan.

Un año (casi) después, estamos como al principio. Mirando hacia el cielo, viendo mi hermosa luna y hablando con las estrellas.
Aunque está vez hay una diferencia: "ES UNA NOCHE ESPECIAL, CON UNA LUNA ESPECIAL...PERO SIN ILUSION, SIN SUEÑOS Y SIN FUTURO" 🤷🤷

domingo, 3 de enero de 2021

VAMOS QUE PODEMOS!

Llevamos tres días del nuevo año y de momento no ha pasado nada...malo. Todo han sido buenas noticias, sobre todo Carla. Es una niña muy especial para mí y le pido al "infinito y más allá", que es en lo que creo, que nos la traiga, que podamos seguir aprendiendo de ella.
El otro día os hablaba de ángeles entre nosotros, pues carla es uno de ellos. Su forma de hablar, su forma de pensar, de explicar lo que siente. Es una auténtica Herrera con un alma tan noble que solo la ve así quien la conoce bien. Te deseo todo lo mejor del mundo mundial y tu superación es un reto para el resto.
Luego hay muchos temas (personales) incrustados en mi rotito corazón que vamos superando poquito a poco. Sé que me costará pero que al tercer día este tan optimista!!!, eso me encanta.
Tengo muchos temas que solucionar a nivel demasiado interno, muchas luchas que me quedan por combatir, pero este año tengo a mi favor dos cosas que son clave: "CREO Y PASO DE TODO" y aunque parezca una contradicción, os aseguro que no lo es. Pensarlo!!!, Os dejo el reto para subir un escalón más en esta escalera que es la vida.

" Mirame a los ojos y dime que me quieres, te responderé de la misma forma, con la mascarilla puesta, y...no es malo"
Maco Seguí. 2021.

viernes, 1 de enero de 2021

PASAMOS LA HOJA

Estreno agenda, año pasamos la hoja y estamos en otro año.
Todo el mundo deseoso de olvidar aquel 2020. Yo también...¿O no?
Ha sido un año muy duro a todos los niveles, pero he aprendido que hay que CREER, y este año, voy a procurar creer en todo, (hasta en mi misma). Creer en la gente, amistad, amor, familia, en lo bueno. Creer que todo puede ser posible, incluso los sueños.
Volver a creer en la palabra, en los sentidos y a veces creer en nada, que también es bueno para darnos cuenta de cómo es la vida.
Creer en el 2021 y a luchar por lo que creemos...

martes, 29 de diciembre de 2020

ME GUSTARÍA CREER

 



Estamos a nada de que termine este nefasto año que va a ser historia en nuestra humanidad. Todos vamos a formar parte de una forma o de otra, unos porque van a morir, otros por sufrir las consecuencias de una enfermedad, otros tantos por el sufrimiento ante una crisis que nos va ha dejar desahuciados a casi la mitad del planeta; por una crisis económica que no hemos buscado, más bien nos hemos topado con ella de sopetón.

Yo ya empezaba este 2020 con el pie izquierdo, sin ganas, sin ilusiones, sin ni si quiera ganas de aprender o de saber, sin planes. Me decía:"Esta vez voy a dejar que fluya todo a mi alrededor, que pase lo que tenga que pasar y que la vida siga por los caminos que ella misma quiera" (31/12/2019) Debí ser mas conservadora y pedir lo de siempre...

El mismo día 1 de enero hice, a pesar de todo, mi lista de propósitos para el año. Alguno conseguí, no voy a ponerme en plan negativo, pero creo que me falto tiempo, fuerza, credibilidad y valor.

Hacia mitad del mismo mes de enero, me fui de viaje a Lituania, llevada en principio por inercia y ante lo que vi, observe y viví, sentí que tenía alguna posibilidad de curación, salvación o como queráis llamarlo. Sin duda en aquel momento me hubiera quedado con mochila a cuestas a descubrir toda su belleza, al menos referente a sus paisajes. Fue en cierto modo un viaje sanador y el principio de nuevas sensaciones incluida la utópica sensación de poder ser alguien un poquito mas importante para los demás. Quizás, solo quizás pensé que podía soñar y sentir.

Pero llegó febrero y con el la normalidad y volví a darme cuenta que a pesar de estar donde quería estar, sentirme bien en vidigón, en mi paraíso, "no sabía gestionar mi dolor" y entraba y salia sin darme cuenta del mundo oscuro que me atrapaba y confundía constantemente mis sentimientos. Llegó marzo y me sugestione con mi cumpleaños, con mis sesenta años y con mi debilidad en todos los sentidos, aunque con un impulso valiente me hice la promesa de VIVIR Y SER FELIZ. Fue un cumpleaños de ensueño y me animo un montón, sobre todo cuando fue literalmente el ultimo que se celebro en muchos meses.

Desde entonces, aquel fatídico día 14 de marzo del 2020, la vida de muchas personas cambio, incluida la mía. 

Pandemia, covid, virus, confinamiento, encierro, caos, crisis, conflictos sociales, culpas políticas, distanciamientos familiares... Una vez pasó lo peor llegaron las falsas promesas, los incumplimientos y en general nos volvimos más irascibles, mas desconfiados y más distantes. En este tiempo, ya estamos en octubre, en no más de tres ocasiones he podido estar con mi familia, mi madre, hermanos, sobrinos, hijo y me he sentido una privilegiada por vivir en un lugar maravilloso donde he podido escaparme a respirar aire puro sin necesidad de taparme la cara. Pasamos un verano con restricciones que no se si ayudó mucho. Todos en general sufrimos las consecuencias de toda la locura que nos estaba atrapando y en muchas ocasiones, a pesar de haberme acostumbrado al distanciamiento y soledad, me sentí abandonada, judicializada por quienes durante tiempo estaban a mi lado y descubrí sin demasiada sorpresa que no me había acostumbrado para nada al mundo tan inhumano que sin saber por qué estaba viviendo. Me encontré de nuevo con contradicciones, en un mundo perdido entre luces y sombras donde la realidad no coincidía con la realidad que había imaginado; me importa todo un bledo; me cuesta transmitir lo que siento a través de una mascarilla en mi cara y...vuelve el miedo y con el mi perdición.

 Sí, cierto, habrá que hacer algo, poner hincapié en volver a creer y en sentir la vida en todo su esplendor pero es difícil si hemos perdido el bien más preciado que teníamos: CREER. En todo, en nada, en lo que sea pero creer. Me va a resultar complicado adaptarme a esta nueva forma de vida, pero lo intentaré, es el único punto de la lista de deseos para el próximo año.

SUERTE, MUCHA SUERTE Y SALUD!!!    

sábado, 28 de noviembre de 2020

SOMOS GILIPOLLAS

Hoy, no sé por que, (o si) iba conduciendo camino a casa y mi cabeza no dejaba de dar vueltas a lo mismo y llegaba sin remedio a la misma conclusión: "somos GILIPOLLAS".
Hay seres que pasan de todo, les da lo mismo blanco que negro, no creen ni en la amistad ni en ell@s mismos, se pasan por el arco de Trajano (yo no sé cuál es) todo a lo que se enfrentan en su rutinaria realidad. Les da miedo todo, hasta mirar de frente porque saben que su mirada es un poco turbia (o al menos no sincera), pero eso sí, te observan y se ríen de ti en tus narices. Se jactan (en la intimidad más interna de sus entrañas) de conseguir lo que quieren...¿Y que es lo que quieren? ¿Cuál es ese deseo tan profundo a se más? (más alta, más guapa, más lista, más...de todo)
Igual me estoy equivocado y no es nada de eso lo que andan buscando.
Igual simplemente son así y son hasta incapaces de buscarse porque saben de antemano que no van a encontrar nada.
¿Y por que lo sé? Porque yo he sido así y por eso se que con los años, cuando te das cuenta y la vida te da el beneplácito de una sabiduría que antes no tenías, (por aquello de la experiencia), te pasas al bando de los auténticos gilipollas que lo único que hacemos es perdonar unas actitudes que no tienen perdón alguno, aunque ni se nos pida tal perdón.
Cómo eso que somos nos avergonzamos de sus mentiras, de su falta de ética y de una moral tan falsa que no tiene cabida en ningún manual.
Soy auténtica gilipollas, pero ni soy muda (aunque prefiera callar), ni soy sorda (aunque prefiera no escuchar), ni soy tonta (aunque en casi todas las fases de mi vida me lo haga).
Cómo he dicho en muchas ocasiones, ni soy juez ni quiero serlo pero me alejaré de todo aquel o aquella situación que me defraude, con la misma gilipollez que siempre me ha identificado. Casi que es así como lo prefiero.
...se ha terminado mi camino de regreso a casa y no he tenido tiempo de sacar conclusiones. Las dejo para otro día, ¿Vale?

Buen fin de semana a tod@s los gilipoll@s...y a l@s dem@s...también.

lunes, 2 de noviembre de 2020

BIENVENIDA VERA





 Vuelvo a ser tía-abuela y estoy contenta por ello. Tenemos dos pequeñajos y me encanta la idea de verlos crecer. Me siento feliz, aunque en estos momentos no te pueda conocer, tan solo por fotografía, pero ya nos estamos acostumbrando a "tratarnos" a distancia.

Me preocupa no poder tener la fuerza suficiente para vencer esta pandemia. Debemos hacerlo, debemos poner todos tanto de nuestra parte. No podemos dejaros un mundo inhumano donde no existan los besos, los abrazos, las emociones. No podemos dejaros el mundo en este estado. No es justo. No os lo merecéis.

Estamos matando nuestro planeta y ahora nos estamos matando nosotros mismos.

Tampoco sé si esto, a estas alturas tiene solución.

Nos piden quince días de encierro y somos incapaces de quedarnos en casa. Tenemos o buscamos excusas para saltarnos el toque de queda, el estado de alarma, las nuevas normas. Si debemos guardar la distancia o llevar mascarilla...nos ahogamos tras diez minutos y nos contagiamos por que somos idiotas e inconscientes. No tenemos remedio.

Me gustaría poder dejaros un mundo capaz de renovarse, un mundo capaz de demostrar que os importa, un mundo por el que luchar para ser felices. No sé si seremos capaces.

Tienes nombre de guerrera y quizás vuestra generación sea capaz de reconstruir lo que nosotros no hemos sido capaces de mantener.

Os deseo mucha, mucha felicidad a todos los niños que nacéis en estas épocas tan complicadas. 

sábado, 31 de octubre de 2020

NOCHE DE LOS DIFUNTOS







Hace justo una semana me anticipé y pase por el cementerio a visitaros. No había nadie así es que pude estar relajadamente hablando primero contigo, papá, que ya te llevo bastante bien, y luego contigo, hermano.
Aquí las cosas siguen igual, muy bien, bien y menos bien. Las muy buenas las disfrutamos todos juntos en vuestro honor. Las buenas, pues nos alegramos y las compartimos como debe de ser y las menos buenas las intentamos transformar, unas veces en solitario y otras con apoyo, en mejores.

Lo que no hay, eso desde que no estáis con nosotros es como una promesa, son cosas malas. 😘😉

Estoy segura que está noche Javi va a montar una de esas Jams, donde va a alucinar con sus múltiples instrumentos a todo muerto viviente.
Yo desde aquí, te apoyo y también haré algo para unirme feliz a esa fiesta, aunque sea en esta lejanía.
Os quiero. 
Vamos a disfrutar cada uno como pueda o sepa de vuestra noche.

Foto: velas para iluminar el camino de conexión
Música:" no es serio este cementerio" de Mecano.