Páginas vistas en total

jueves, 21 de junio de 2018

VIDIGON, VIDIGON!!!





Comenzamos hace años nuestra andadura por Vidigon y ahora me encuentro atrapada (?) en un cuadro dónde puedo moverme y soy la protagonista de mi propio encierro. Libre, deseado, ansiado. Sus raíces han atrapado cada poro de mi piel y me siento yo misma en un reino donde no existen mis miedos. Cuando amanece, la luz del sol despierta todos mis sentidos y aprecio, a veces entre sueños, el olor de la tierra mojada y sus miles de hierbas aromáticas; el color de un cielo escandalosamente bonito donde aparecen disimuladas todas las tonalidades del arcoiris. Me persigue, lo sé. Siento como todos mis sueños se revolotean en mi interior queriendo salir al exterior en busca de su historia, y siento, como tantas veces, que me faltas tú, hijo, mi adorado niño, mi trozo enorme de mi. Pienso que ante la imposibilidad de no tenerte, este retiro es la excusa perfecta para frenar esa desesperación de estar a poca distancia y no poderte ver. Siento también alegría, mucha alegría porque cuento las horas para verte a tí, mi mujer, mi refugio cuando necesito paz, mi amor y mi añoranza, mi destino y mi pasión silenciada durante años. Decir que te echo de menos es poco. A cada instante te siento a mi lado, te hablo, te cuento lo que quiero hacer durante el día y al final del día, lo que he hecho realmente. Cuándo respiro en profundo y miró hacia el infinito, las montañas me hablan de ti. Te vigilan en la distancia prometiéndole que algún día podremos juntas disfrutar de nuestro cuadro. Te siento en la noche acurrucada a mi lado y por la mañana siento tu ausencia cálida entre las sábanas que me dicen que te has ido a trabajar. A lo largo del día, si en algún momento me siento débil, pienso en esa balanza que me ha traído a este paraiso, respiró profundamente y me dejo llevar hasta recuperar esa energía que me empuja a seguir hacia adelante. Ruido, ruido y solo ruido. Debería estar prohibido salir de casa antes de las ocho o al menos, salir de casa con vehículos a motor. Es el primer día de mi regreso a la civilización y no he oído todavía un ruido agradable. El aire, un pájaro, el murmullo de las hojas. Tengo los ojos llorosos y una alergia que no me deja respirar. Tengo alergia a la "civilización" y no me extraña. ¡Que diferente es la vida de un sitio a otro!. Hacía tiempo que no me dolía la cabeza...

viernes, 15 de junio de 2018

L'ORGULL

Hoy es el día. Hay unos pocos nervios. Es difícil explicar lo que se siente. Es una mezcla de sentimientos, a veces orgullo, a veces pasión, a veces miedo y a veces me tiembla todo el cuerpo y siento ganas de llorar. Me emociono. Me emociona ver qué hay personas, organismos, asociaciones, ciudadanos de "a pie" que apoyan nuestra causa con todo cariño, que se involucran con nosotros sin ninguna necesidad de ser señalados ni criticados por esos pocos que quedan en esta sociedad digna y libre donde se ha comprobado que todos, hoy por hoy, tenemos los mismos derechos. Me emociona gratamente ver como el miedo se va y podemos, al fin sentirnos nosotros mismos. Me emociona verme y sentirme en mi papel más honrado de mujer enamorada de mi mujer, de poder compartir sin pudor alguno, ese amor liberándome de un pasado que me mantenía oprimida. Sé que muchos aún pensaran que no era preciso, a mi edad, salir a la palestra, ponerme en entredicho e incluso hacer el ridículo...pero, nunca me he sentido más orgullosa de mi misma que ahora, luchando, ya no por mí, si no por todos aquellos y aquellas que venís por detrás. Si en otros tiempos no pude gritar, hoy voy a gritar con todas mis fuerzas.

lunes, 11 de junio de 2018

NOS CONFUNDEN LOS SENTIMIENTOS




Y es que cuando más nos confiamos más peligro tenemos de caer en las garras de esos sentimientos que no nos acompañan... Y tenemos que aprender a dominarlos, a ser más fuertes y no dejarnos vencer a la primera de cambio.
¿Sabes lo que pasa cuando no se piensan las cosas dos veces?... Sí!, exactamente!; entras en un estado melancólico de verdadera locura donde eres incapaz de encontrar sentido a nada de lo que tienes alrededor. Todo te parece que va en contra tuya; no ves salida a ninguna de las cosas que realizas; sientes que el mundo entero te ha engañado y que donde te dijeron "digo" y te creaste un castillo de arena, ahora te dicen "Diego" y el castillo se ha quedado en una montaña de arena; sientes que no tienes futuro porque no haces más que machacarte con él y no permites que fluyan las sensaciones con total libertad.

Y es que solo hacemos que ponernos limitaciones y coartar-nos con un presente inexistente ya que vivimos de un pasado que ya pasó y de un futuro que seguramente jamás venga.

Hay sendas accesibles en la vida y en eso tienes que perder tu tiempo. Debes encontrar tu verdadera senda y no dejar, ni permitir bajo ningún concepto la confusión que crean en nosotros algunos sentimientos, a veces propios, a veces ajenos.

Se que os va a sonar raro pero si eres una persona de estas confiadas, que con una palabra o una mirada ciegan tu corazón, bien sea con un enamoramiento o bien con una amistad, no des hasta que no te den; no creas ni una palabra de lo que te cuentan a la primera; pon distancia antes de darte...si no, estarás perdida. Todos tus sentimientos se abrirán como una flor pero solo recibirás falsas sonrisas y palabras ambiguas que te hundirán en la miseria. 
No me mires con esa cara, ni me odies por ser sincera. en este mundo tienes que ser "más puta que las gallinas" y tener "un corazón duro como una roca" si lo que pretendes es no morir en el intento de ser feliz.

Piensa siempre, siempre en positivo y que si algo no es, es simplemente porqué no tenía que ser. No busques culpables ni razones, no son necesarias para seguir tu camino. Dentro de ti tienes el potencial necesario para sobrevivir a estas y a todas las demás cuestiones de tu vida. Controla tus sentimientos y no dejes que nadie ni nada los confunda. 

martes, 5 de junio de 2018

REFLEXIONES

Si no se escribe, no se lee.
Si no se hace, no se ve.
Si nos quedamos quietos, si no protestamos, si no decimos, si no nos involucramos, y no chillamos por las injusticias, sean estás las que sean y vengan de donde vengan...no avanzamos, no crecemos, no progresaremos como sociedad jamás.

Cierto que el respeto es esencial y hay gente que através de ese lenguaje que se asemeja más a una conversación soez entre cerdos, de auténtico desprecio y falta de respeto, pretenden que nos acorbardemos y nos mantengamos en ese anonimato oscuro y vicioso para no molestar.
 Pero, no, eso no va a ser así. Ellos y ellas mismas se delatan con su corta inteligencia. Porque no es ser inteligente ese idioma que utilizáis tan agresivo contra lo que hacen los demás y que no os gusta.

 Sois auténticos intolerantes, pero nos da igual lo que decís. Estáis cortados por la misma bandera (solo hay que ver vuestros perfiles),por un mismo patrón de odio y de "el tu más" sin argumentos y en la intolerancia a todos los niveles.

¿Y qué más os da lo que hagan los demás?
¿No os dais cuenta de que es más provechoso y factible ocuparse de uno mismo?
 ¡Mal vais!

CONTRARIEDADES








Cuándo hay ciertos acontecimientos que no están previstos en tu agenda y tienes que hacer rápidamente un "reseteo"...pues, ¡lo haces y ya está!.
Cuándo esto te pasa a mi edad, ¡casi sesenta años! (joder, que mayor soy), pues la cosa cambia.
Solo hay un camino:"caer en una depresión" y hundirte en la miseria...

Este era a día 26 de diciembre de 2017 mi estado mental, a las 12:00 del medio día más, menos.
Me comunicaba mi encargada, con una sonrisa de oreja a oreja, que ya no trabajaría más, que rescindían mi contrato, que ya no tenían más horas para mí.
Esto ocurría mientras soñaba con que sería el trabajo de mi vida, mientras no dejaba de "dar por culo" a esta misma encargada, pidiéndole horas en otras secciones, mientras con total recochineo e impunidad, se reían en mis narices con gente nueva paseándose por mi sección y yo, ilusa confiaba en esferas superiores, pensando que, como a Pepa, una compañera de la competencia de mi misma edad, me arreglarían para poder terminar mis días laborables en la empresa. Confíe y esperé en exceso.

Cuando llevaba un par de días llorando sin parar y lamentándome de mi desgracia y dándole vueltas a ese futuro que se me acababa de truncar, mi maravillosa mujer empezó a convencerme de que la vida me estaba dando "nuevas oportunidades"

Y así fue como dejé el rencor a un lado, las lágrimas a otro y comencé a replantearme mis años, mi tiempo, mi vida, mis sueños y los veinte años que me quedan de vida por delante.

Por eso, no me preguntéis donde estoy, si estoy bien, si os echo de menos, si me siento a gusto, si, si, si....

Tuve que tomar decisiones, y dentro de las opciones que en este momento tengo, he hecho mi elección:

Estoy sola pero no me siento sola.

La paz infinita que he conseguido dentro de mi, no la puedo tener en otro sitio.

No sé lo que es el rencor, lo que es la pena, lo que es la angustia, ni lo que es la desesperación. Todas esas sensaciones han desaparecido, y solo por eso, mi calidad de vida es espectacular.

Siento la fuerza de la naturaleza, la energía que recorre cada uno de mis órganos y no lo cambio por el ruido y la confusión.

Y no sé si soy feliz o no porque en estos momentos no sé qué es la infelicidad y no me siento capaz de establecer comparaciones.

¿Que es esto lo que quería?
Sí; entraba en mis planes; siempre lo habíamos hablado, pero para dentro de diez años.

El tiempo se ha anticipado y yo pienso que por algo es.

Quizás es mi destino poder disfrutar de mi tiempo diez años antes de lo previsto.


¿Será por algo?...

...¡Por algo será!

martes, 8 de mayo de 2018

¿SOLEDAD?




¿Hablamos de soledad?
¿Cuantas veces te has sentido sola mientras aparentemente estabas acompañada por un montón de gente?
¿Cuantas veces has tenido esa sensación tan extraña de sentirte sola?

Puede ser en una reunión familiar, mientras escuchas todas las fantásticas aventuras de tus sobrinos o mientras atentamente te empapas de las desgracias por las que tienen que pasar tus mayores, o de ese montón de enfermedades que nos atacan a todos, o... tu mientras tanto piensas que tu vida es indiferente, que no has hecho "nada" importante que merezca la pena resaltar. Que tal vez más que una alegría para los tuyos eres un penoso ejemplo a seguir. Se te nubla un poquito la vista y decides mantenerte en el anonimato.

También puede suceder cuando te reunes con ese grupo de amigos con los que llevas años tomándote las cervecitas, ves el progreso de cada uno de ellos, les das importancia a sus coches, a sus empresas, a esa vida familiar tan perfecta que resaltan entre risas, alcohol y mentiras exageradas. Te vuelves a creer pequeña, insignificante porque a lo mejor dentro de ti piensas que no vales la pena, que no tienes ni un coche, ni una casa, ni un trabajo, ni si quiera una familia tan maravillosa como la que describen. La tuya es normal. Tu trabajo es una mierda. Tu coche tiene más años que tu y tu casa es pequeña.
Te sientes insignificante y decides callar e imaginar con la ayuda de todas las bondades que te cuentan.

Pero cuando llegas a casa y verdaderamente estás sola, descubres que tu vida esta plena y que no necesitas llenar vacíos con tontunas que no son tuyas ni alardes por materialismos que al fin de cuentas son pura fantasía.

Ahora, en estos momentos de una plenitud llena de soledad descubro cuan grandiosa soy y lo poquito que necesito de lo superfluo de la vida. Tengo todo lo que se puede tener, una familia tan normal que disfruto cuando estoy sola recordando cada una de sus conversaciones, anécdotas y, no me siento sola porque se que me quieren y todos y cada uno de ellos acudirían si les necesitara. También se que mis amigos de verdad, aquellos a los que no ves a diario ni a lo mejor en mucho tiempo, están ahí, a la espera y respetando mis tiempos, alegrándose y apoyando mis decisiones.

Me he sentido sola en muchas ocasiones mientras he estado rodeada de gente y es ahora cuando estoy sola, cuando disfruto de mi soledad y no consigo sentirme sola. ¡Que contradicción!
Hago apuestas conmigo misma y todavía, en la distancia, no me he sentido como me sentía antes.
Aprovechad vuestros momentos pero no pensando en negativo por las comparaciones absurdas con los demás. Aprovechad de los silencios, de escucharos cuando respiráis y no hay nadie. Sentid vuestra respiración y pensad que esta vida hay que vivir-la en primer lugar con uno mismo y luego con los demás.
Nuestros logros están en el interior y es ahí donde hay que perderse.   

jueves, 3 de mayo de 2018

NO ME OLVIDES




"Las veces que he pensado, las que he sufrido, no queriendo olvidar ni el más mínimo detalle, el temor a no recordar a olvidar o tener alguna que otra "laguna" y mi obsesión por escribir continuamente todo aquello que siento y todo aquello que guardo en mi interior para poder leer y recordar toda mi vida..."

...Y de repente, cuando más cerca lo vivo, cuando más lloro al sentir el primer síntoma de olvido, cuando se me traba la palabra y de vez en cuando me quedo en blanco y siento que no se donde estoy, cuando no veo más allá y siento miedo, angustia...cuando sin querer he olvidado momentáneamente el pin de mi tarjeta y me angustio... apareces entre mis manos. Una novela de un amor "insoportable", excepcional, que me ha inundado de lágrimas tanto mis ojos como mi corazón.

                                            "NO ME OLVIDES"  de Sonia Lasa 

  Que miedo siento a no recordar a no reconocer. No es algo nuevo. En cada época de mi vida lo he dicho. Tengo pánico a no poder recordar y cuando noto cualquier pequeño síntoma, aunque digan que es propio de la edad, tiemblo, me acojono y me sumerjo en los más tristes pensamientos.

¿Que sería de mi sin mis pensamientos, sin mis recuerdos, sin mis sentimientos?

Me he quedado paralizada por varios motivos:

En primer lugar la descripción tan maravillosa y sensible del enamoramiento entre dos mujeres. Una sensibilidad y un sentimiento que se expresa a través de cada poro de la piel, cuando se enfrentan a un amor inseguro. Ese miedo al rechazo y la calidad y ternura en cada momento de complicidad.
Quien se ha enamorado alguna vez entenderá esa bucle que se sitúa bajo del estomago y ese impulso quinceañero que te lleva a cometer las mil y una locuras.
Que bonito, que sensaciones tan entrañables aquellas que brotan de esas primeras etapas del amor. Imposibles olvidar!!

En segundo lugar el tratamiento tan sumamente humano y delicado de una enfermedad tan cruel, que por desgracia nos acecha a todos y que año tras año crece en número y cercanía, quizás debido a la longevo del ser humano. Quien tiene un caso cercano sabe lo difícil que es convivir con una enfermedad como esa.
¡Maldigo el alzheimer y su manía de robarnos nuestros recuerdos!
Y es que, si lo pensamos detenidamente, nuestra vida no es más que recuerdos, vivencias y sueños, y todo eso hace ser quienes somos.

En tercer lugar el enfrentamiento a un amor imposible, un amor verdadero y perdurable en la eternidad, simple y a la vez tan complejo. Esa mezcla de "querer", que hasta eres capaz de llegar al abandono más absoluto, al sacrificio de ceder y refugiarte dentro de ti mismo por salvar aquello que más quieres.
Cualquiera de las posturas descritas de cualquiera de los personajes, me llenan infinitamente. Son perfectas en su propia sintonía.

Hacia tiempo que un libro no me ponía "patas arriba" el corazón, no me causaba tanto sentimiento, tantas preguntas, tantas lágrimas y tanta pasión.


Hace poco tiempo me preguntaban la diferencia entre amar y querer y cual de las dos era más.
Hoy me he dado cuenta que amar es el principio y el final; es aquello que perdura cuando no queda nada; es lo que está tan dentro de ti que aunque duela por fuera, por dentro te crea todo un paraíso, una explosión de luz, color, olores y sabores. Es aquello que nunca muere y siempre, siempre se recuerda aunque el tiempo pase.
Es ese cuadro que sientes y en el que estas dentro; ese paisaje que disfrutas y que sin saber porqué te ves pintando. Son emociones que te vienen a la cabeza y sin querer te remueve el alma.
El amor es eso, ¡es tan bonito!...y somos tan tontos que lo queremos destruir poniendo prioridades que no existen...porque el amor es único aunque lo sientas muchas veces.
La sensación placentera que ofrece el amor no la ofrece cualquier otra cosa, ni material ni inmaterial. El amor es intimo y no se puede describir ni comprar, aunque es cierto que sus mariposas pueden revolotear  continuamente tan solo con el recuerdo.

Eso tan maravilloso he aprendido hoy, y me he dado cuenta que todos somos capaces de amar.



                                                                      Hasta pronto.