Páginas vistas en total

viernes, 17 de noviembre de 2017

LA ÚLTIMA SOPA.1

A veces no comprendemos el por qué nos pasan ciertas cosas, pero pasan y debemos asumirlas siempre dentro de un orden, manteniendo ese nivel de cordura que nos permita asumir tan solo nuestras consecuencias.
Las palabras obscenas, irrespetuosas, inconscientes, esas que tan solo buscan dañar hay que dejarlas en el limbo de la inmoralidad. Si algo sucede, sucede por algo y si verdaderamente eres consciente de tus propios actos y sus consecuencias, nada, nada, te hará retroceder en tu camino ni tal siquiera el desatino de la utilización de la herramienta más vil como puede ser el amor, el desprecio o el rencor.
Me da igual que todo vuelva. Yo ya soporté mi Cruz y durante muchos años asumí las consecuencias.
Lo que hay dentro, lo que soy a fin de cuentas nadie lo puede manipular, ni tan siquiera yo misma, así es que no os molestéis en buscarme porque ni con el arma más ruin, esa de la maldad más oscura, podréis encontrarme.
Compadezco a todo aquél que es incapaz de asumir su propio cuento, su historia. Antes o después todos terminamos por caer.
Hoy me permito, por última vez, sentarme en esta mesa y saborear el amargo placer de tomar mi última sopa.
Divertiros, es lo poco que nos queda por hacer

sábado, 11 de noviembre de 2017

QUE PASARIA SÍ ???

¿Y si nos fundimos en un abrazo
y olvidamos lo demás?
¿Y si nos miramos a los ojos
y aprendemos a perdonar?
¿Y si por otra parte
nos dejamos de amargar?
¿Y si en lugar de mirarnos el ombligo
ayudamos a los demás?
¿Y si en lugar de tonterías,
nos ponemos a trabajar?..
Por nuestra tierra,
Por nuestro mundo,
Nuestro vecino,
O nuestro absurdo caminar...
¿Y si en lugar de llorar tanto
aprendemos a olvidar?
¿Y si como en un cuento,
buscamos la felicidad?
¿Y si en lugar de tantas dudas,
nos lanzamos hacia el más allá?...
Sin miedo
Sin pereza,
Sin que nos influya el qué dirán...
¿Y si empezamos paso a paso,
y nos dejamos de disculpar?...
Abrazamos nuestros miedos...
Perdonamos a los demás...
Nos miramos a la cara...
Y olvidamos el qué dirán,
Cómo en un cuento nos amamos,
y disfrutamos del final,
ese que envidiamos
y nos enseña a despertar,
de aquél sueño oscuro,
en el que nunca quisiste estar.

domingo, 22 de octubre de 2017

REBUSCANDO PORQUE SI

Aveces el pasado vuelve sin que puedas hacer nada. Vuelve sin avisar, sin llamarlo, pero en tu mano está no hacerle demasiado caso y dejarlo pasar.
Me da mucha lastima sentir lo mal que se actúa en circunstancias críticas, esas en las que queremos salvaguardar nuestras espaldas sin que nos afecte lo más mínimo dañar a los demás. Claro, eso al final tiene sus consecuencias. No podemos ir "sabiéndolo todo", "conociéndolo todo", "siendo las más listas" cubriendo nos de gloria y sin que nos pase la susodicha factura.
¡Hay que ser humildes! ¿Cómo?, ¿Qué no conoces esa palabra?. Pues ser humilde es pasar por la vida sin pronunciar a voz en grito nuestros logros y ser capaces de reconocer nuestros fracasos, errores y debilidades. Vamos, andar por la vida sin ese "orgullo" que tanto caracteriza al ser humano...
¿Que tampoco sabes lo que es el orgullo? Pues es un exceso de "arrogancia", de autoestima, que yo no digo que la autoestima elevada este mal, pero con exceso...pues ya se sabe.
Igual tampoco sabemos lo que es la arrogancia. Bueno, tampoco importa, aunque sea un sentimiento de superioridad ante los demás.
A lo que vamos.
Nos pasa factura tanto el tiempo como nuestras acciones, las buenas y las malas, y en nuestra mano está saber diferenciar unas de otras, aunque al final, no sé porque, siempre prevalecen las malas. Y todo simplemente por no saber aceptar que nos hemos equivocado.
Mi vida ha sido un continuo error. No me arrepiento. He aprendido como nadie, y aunque a veces humillada, siempre valiente y fuerte.
Si, si, aunque no lo parezca soy fuerte. Ante lo malo he sabido hacer frente a pesar de que ni o misma daba dos euros por mí, y ante lo bueno he sabido reírme y compartir.
¿Qué más esperáis de la vida? Tampoco es necesario pedir peras al olmo, osea imposibles, para tener una vida sana.
Quizás simplemente con aprender sería suficiente...
Siendo humildes; reconociendo nuestros errores; dejando el orgullo y el exceso de autoestima en un cajón y no sintiéndonos tan arrogantes ni superiores, que a fin de cuentas todos somos más o menos iguales.

NO ME DIGAS

No me digas que me pierda
Hace años me perdí
Y hoy encuentro entre tus brazos,
Aquello profundo que fui.
No me pidas que no vuelva
A sufrir más porque sí,
Mi alma entera espera
Y ya no puedo decidir.
        Mi jardín es Florido
        Campo y verde sin fin
        Árboles y rosas
        Abonadas para ti.
        Mi jardín es mi escondite
        Mi trozo de lo que ayer fui
        Un alma guerrera
        Qué aplaude mi porvenir.
No me pidas que me marché
Años hace que me fui
Me alejé del sin sentido
Qué me atrapaba a otro vivir.
No me digas que me arrepienta
Eso no me lo puedes pedir
Igual que amé en el pasado
Hoy amo mil veces por ti.
No me pidas que no viva
Hoy es una quimera sin fin
Mi vida es esto, y está plena
Siempre, siempre junto a ti.
No me digas que lo vea
Ya no veo más que mi perfil
No me interesa la infamia
Ni lo que digan tras de mí.
       Y mi mundo se ha desecho
       Y se ha recompuesto por ti
       Porque me hace falta,
       -no lo niego-
       Para proseguir mí vivir.
       No quiero que me deslumbres,
       Me conformo con compartir
       Una vida, un destino
       Pero siempre junto a ti.
No me digas que ya soy vieja
Me queda mucho por vivir
Y mi corazón late con fuerza
Si aún te veo venir.
¿Te ríes?¿No me crees?
No me avergüenzo al decir
Qué mayor son los años
Pero no lo que siento por ti.
Desde "nunca jamás", con todos mis sentidos puestos en ebullición.
                       M. S.

miércoles, 11 de octubre de 2017

MENTIRAS Y VERDADES OBSOLETAS





"Que vivamos la realidad de forma diferente, cada uno como lo siente, no significa que mintamos"
                                                    M.S.



Siempre me ha preocupado lo que significa, para uno mismo y cara a los demás, las mentiras y las verdades y todo lo que les rodea, tanto a unas como a otras.
Navegando por la red y más por Facebook, que es la red en mayúscula, tienes cantidad de carteles que hablan de las mentiras y como te van a acechar en el futuro:

...una vida sin mentiras,
...las mentiras vuelven,
...creernos nuestras propias mentiras,
...la mentira es más cómoda,
...mentiras más ocultas, 
...todos mentimos,
...estoy harta de mentiras,
...la intencionalidad de la mentira,
...tipos de mentiras,


"No digas mentiras de mi y yo no diré la verdad sobre tí"


Hace ya algún tiempo me quedé flipando cuando, con una agresividad feroz y sin sentido ni conocimiento intrínseco, me acusaron de mentirosa. Y fíjate, que desde entonces estoy haciendo introspecciones continuamente en cualquiera de los temas que me incumben personalmente, tanto pasadas como presentes, he analizado con total imparcialidad y enfrentándome hasta a la máquina de la verdad, he intentado vivir, incluso repetir mentalmente los "momentos mentirosos" en busca de mis errores y manipulaciones y no he encontrado NADA de lo que NADIE pueda acusarme.

Para acusar a alguien con tal calificativo es necesario ser conocedor en primera persona de los hechos y circunstancias. Es necesario haberlo vivido como implicado, no es una cuestión de tener la lengua larga y largar sin ton ni son.
Cierto es que todos mentimos de una forma u otra a lo largo de nuestra vida, mentirijillas que, como oí en una ocasión "nos ayudan a vencer nuestros miedos y en cierta forma a vivir".


"La mentira es algo malo y te convierte en mala persona, pero...
esa es la primera mentira"


La mentira tiene muchas formas y está en todas partes, porque mentimos a sabiendas que la verdad puede salir a la luz. Pero es que no siempre somos valientes para asumir la 
verdad y en muchas circunstancias, nos da lo mismo!

Pero, ¿Qué es la mentira? ¿Que significa mentir?

Es tan sencillo como leer su definición y darte cuenta que mentir es decir o manifestar lo contrario de lo que se SABE, se CREE o se PIENSA.

En el fondo eres consciente de que conoces la verdad y que aquel que te descubre como mentiroso también es conocedor de la verdad.
La mentira es un engaño, un argumento falso para inducir a error, pero en el trasfondo anida la verdad.

Puedo asegurar, con total convencimiento, que todo lo que me ha sucedido a lo largo de mi vida, desde el momento que nací hasta la actualidad, ha sido mi vida, real, verdadera, sufrida y padecida de diversas formas, a lo mejor equivocada en momentos esenciales, pero siempre, siempre ha sido real, verídica y auténtica.

Considero que quienes, sin tener argumentos, presumen de llamar mentirosos a los demás o acusarlos de mentir, lo único que hacen es atribuir falsamente y con malicia actos o intenciones deshonrosos y eso se llama calumniar.
Los únicos que tienen el privilegio en un momento determinado, son los que viven contigo esa verdad o esa mentira y aún así cabe discutir la percepción de las realidades.
Así es que me quedo con esta frase que sí comparto:

"Pocas cosas son producto de la casualidad, más bien de la actitud"

¡¡Hasta para las mentiras hay que tener una actitud positiva!!
Tengo que dar por válido los cartelitos y darme cuenta que el tiempo, en mi caso, me ha devuelto lo que me merecía, una familia unida y estupenda, un trabajo que me llena de satisfacción, un hijo al que adoro, una vida que disfruto, plena y con grandiosas vivencias, un amor que estimo con locura y unos amigos que lo son de verdad, sin vicios adquiridos, sin disculpas, sin prejuicios,...

"¡¡QUE HERMOSA ES LA VIDA CUANDO APRENDEMOS A VIVIRLA SIN MÁS!!" 



NOS EQUIVOCAMOS





Nos equivocamos cuando creemos
que lo deben hacer los demás,
y es que no comprendes
que cada uno lleva su ritmo
y no lo debes denigrar.

Nos equivocamos si queremos
simplificar el camino sin más
sin darnos cuenta que no siempre
los atajos sirven para avanzar.

Nos equivocamos si pensamos
que lo nuestro es lo principal,
nos equivocamos si queremos
que nadie sepa la verdad, 
esta la mentira en tu mirada
y no la puedes disimular.

Nos mentimos si pensamos
que la puerta se nos abrirá
está cerrada con mil candados
y no soy capaz de luchar más.

Yo me debo a mis entrañas
nunca más al que dirán,
iré con la cabeza alta
y ya no miraré hacia detrás.

Nos equivocamos si pensamos
que siempre vamos a ganar,
la suerte, a veces, corre en contra
y nos atrapa sin dudar.

Nos equivocamos si creemos
que somos más que los demás
una vez muertos,
nadie nos recordará
todo lo bueno que hicimos
y lo que dejamos pasar.

Nos equivocamos si suplicamos
que nos quieran un poquito más,
el amor se siente dentro
y no se puede mendigar.


                                                          (Esta poesía se la dedico a todos los que se equivocan y no obstante, piensan,  sienten, creen, aman y no se rinden jamás)