Páginas vistas en total

viernes, 29 de julio de 2011

SIEMPRE TROPIEZO CON LA MISMA PIEDRA




Y llegan las vacaciones y yo siempre repito historia. Todos los años la vida continua para muchos y se para para mi en un momento determinado, en una fecha exacta, en un lapsus fantasmal lleno de recuerdos. Me acuerdo de todos, año tras año, como si estuvieran marcados a fuego lento en mi cerebro.

Llegan las vacaciones y siempre confío en la misma canción de esperanza, en el mismo deseo de compartir tu mejor día, el mio, el nuestro... en un lugar cercano y a la vez alejado, lleno de alegría y felicidad. Pero todo se detiene instantes antes y... ¡Puhf!, desaparece.

Fue uno de los mejores días de mi vida, quizás el mejor; sin duda el mejor. Y siempre termino por calmar mi alma, mi mente y mi corazón arrastrándome a ese instante para volverlo a vivir. Era maravilloso ¡Es maravilloso!, tenerte, abrazarte, hablarte con dulzura y ver cada uno de tus movimientos y más maravilloso todavía, el haberte deseado durante toda mi vida y al fin, el verte llegar y poder tenerte.

Por muy desdichada que pudiera parecer mi vida, por mil veces más que tropiece en la misma piedra, por mucho que quiera seguir creyendo y confiando, el verano, las vacaciones y mi mejor día, empiezan en ese mismo instante donde el "puhf" se confunde.

domingo, 24 de julio de 2011

Y AHORA QUE?




Hay cosas que a lo largo de los siglos permanecen sin variar su aspecto, inmóviles, in-quebrantables. Cosas que están siempre ahí, delante de nuestras narices para que podamos observar, tocar o admirar. Hay cosas que perdemos y que después de mucho buscar, somos incapaces de encontrar y otras cosas que dejan de interesarnos y por ello, llegamos a olvidar.

Hay personas, que como las cosas, no cambian; personas que admiramos y personas que perdemos y nunca volvemos a encontrar. Personas que con el tiempo dejan de ser "personas" y no ven mas allá de su ombligo y pierden el derecho a ser felices. Personas que, por muy duro que parezca, desearías no haber conocido.

Hay sentimientos, sensaciones, valores que tienen parte de "cosas" y parte de "personas".
Nos arrebatan los sentidos, y callamos.
Nos adormecen el alma, y ni nos inmutamos.
Nos abrazan con pasión, y volamos

Entrelazamos cosas, personas, personas y cosas, de tal modo que los murmullos internos no dejan de decirnos... Y ahora que?. Y somos incapaces de respondernos. Llega un momento que no se sabe que esta primero y que es lo que va después. Dudamos en infinidad de ocasiones de actuar o con la razón o con el corazón; a veces pasa, no a todos, pero pasa.
Si pudiera responderme a ... Y ahora que? igual la vida sería distinta, no mas buena, (la que tengo ya es buena), si no distinta. ¿Mas equilibrada?. Puede ser.
Dicen que quien quiere conseguir, tiene que arriesgar; nos convencen (o al menos lo intentan) que quien no emprende, no llega; se han puesto de moda mil artimañas para crear, en el fondo, mas duda y tensión con la finalidad de que la elección sea más difícil... y siempre permanece dentro la duda de lo que pasará. Y AHORA QUE?

viernes, 22 de julio de 2011

LOS BUENOS RECUERDOS




El otro día hablando con una de mis mejores amigas me comento que iban a quedar todas las "cincuentonas" como yo, que íbamos al mismo colegio y de verdad que ¡¡me encantó!! la idea.
No sé el por qué, pero es bien cierto que tengo un poco de añoranza por aquella época de mi vida y me apetece muchisimo volver a contactar con viejas amigas que puede hacer la friolera de más de veinte años que no nos veamos. Margarita M., Margarita D. MªJesus M.,... hay muchas con las que he compartido muchos años de mi vida (Todos los del cole) y que no he vuelto a ver. Otras amigas de verano, como Amparito B., con la que he compartido muchos de mis secretos más intimos. Amistades que en definitiva, han sido parte de mi y aún hoy, siguen siendolo.
También esta la añoranza de volver a ver a aquellos viejos amores, que tan buen sabor de boca me han dejado después de tantos años de alejamiento. Ahí esta mi buen amigo y querido Paco T. o mi gran ídola Tere S.. Todo son recuerdos que ahora, en la distancia quisiera recuperar, volver a encontrar y recordar algún momento de aquellos benditos años.
Esto me ha hecho pensar en lo tan necesario que es el cerrar etapas, dejar pasar el tiempo y seguir viviendo tu vida para después todo lo que queda en tu alma y recuperas, este exento de rencor y sea bonito. Es una lastima que nos empeñemos en mantener algo que ya no existe e incluso lleguemos a perder la dignidad por ello.
Quizá sea la edad, seguramente sea eso, pero ¡¡que bonito me resulta tener los buenos momentos que en estos momentos tengo!!.
De verdad que os añoro a todas y ojala la vida me diera la oportunidad de volver a encontrarme con cada una de vosotras/os.

DESCANSO NECESARIO




Esta vez me apetecía con locura pirarme al camping unos días para descansar, desconectar y .... meditar!!!, solo un poco.
Hacia demasiado tiempo que no nos tomábamos un reseso, un parón en la vida del día a día y nos dedicábamos a nosotras mismas. Estoy "jarta" de ir con prisas, aunque este quieta sin hacer nada; de estar envuelta en un bullicio aunque este sola. Aveces pienso que debería estar penado el no descansar, "desconectar totalmente" al menos una vez cada quince días, pero ¡¡que sea de verdad!!.
Ha sido un fin de semana largo, donde he disfrutado del mar, de mi chalet de verano y sobre todo de una muy buena compañía.
En mi pueblo, en esos momentos, bullicio, masificación, pachangas, orquestas, fiestas total en la calle... ¿Me lo he perdido?  ¡N0!  Este año tenía otras necesidades, pero espero que os lo halláis pasado fenomenal.



lunes, 11 de julio de 2011

UN VIAJE SILENCIOSO



Te fuiste sin hablarme para nada de tu destino, adonde ibas y lo que te disponías a hacer por otros mundos de dios; un viaje silencioso que perturbo mi alma y le hablo claro como el agua a este estúpido corazón.    No tenía que saberlo, los secretos hay que guardarlos y dentro del mundo en el que vivimos es mejor no revelar o mejor, ocultar, para que la intriga sea tan "in extremis" que ni si quiera cause rubor, pavor o desdicha a las infamias que puedan suceder. Y sucedieron; el silencio es un mal aliado. Normalmente se alia con la desesperación y juntas son un arma que no sabemos como puede llegar a desbaratar los planes del destino.
Al principio furia, pero no por no estar, sino por el desconocimiento del no saber y no poder encontrar parte de lo que en el fondo de la razón es mio,  alguien que me pertenece en conciencia  y que desde siempre habita en mi corazón. Después... paz, sosiego y tranquilidad. Vuelvo a meterme de lleno en aquel silencio que me embargo y pienso en el "porqué", dandome razones suficientes para continuar paso a paso, con esa serenidad del reo que acepta su condena a muerte como su destino final.
Y aquí, en ese preciso momento es cuando decido quedarme, sentarme y esperar a que mi propia vida pueda continuar.
En el silencio del viaje descubro que ya no siento tu ausencia, que ya no vivo para encontrarte y sobre todo descubro que ya no quiero saber, que aquel día me perdí y me hice la fiel promesa de no volver para buscarme y así continuar en el viaje silencioso lleno de paz, sosiego y tranquilidad que tu creaste para mi.

jueves, 7 de julio de 2011

NI UNA MUESTRA DE CARIÑO



Cuando dos almas se separan, ¡que difícil es volverlas a rejuntar! Es tal el esfuerzo que hay que hacer en el intento, que no merece la pena. Solo puedes encontrarte desolación, vacío y soledad.
Si piensas todo lo que durante ese tiempo de ser "almas gemelas" has compartido y lo poquito que te queda después, te entran ganas de meterte en una urna y encerrarte de por vida.
Podemos huir, dar la espalda, salir corriendo, negarlo todo... pero siempre queda ese primer amor, esa primera mirada, esa caricia, esa sonrisa, ese cosquilleo en el estomago y por supuesto esa primera muestra de cariño.
No volverá a latir tu corazón con esa pasión entrañable pero seguirás teniendo corazón y recuerdos que es lo que importa.
Dicen que el tiempo todo lo cura, que rebajarse para pedir perdón no es rebajarse si no un acto que demuestra sensatez y que perdonar sinceramente, te permite vivir cien años de felicidad. No sé. No me atrevo a opinar sobre ello. También dicen que donde las dan las toman y eso es más peligroso.
Admiro a esas almas que a pesar de la distancia, pueden mostrar su afecto y dar una muestra de cariño sin perder la dignidad. Admiro a la gente que va con la sonrisa puesta desde que se levantan por la mañana hasta que se acuestan y así día tras día. Admiro que además tienen fuerzas para darte una muestra de cariño y te hacen ver que, aunque sea un poquito, les importas.
Cuando tengo la serenidad de ver a parte de admirar, siento que ese día, la vida me sonríe.
A partir de hoy, os pido una muestra de cariño para tener un motivo de sonreír cada mañana.

martes, 5 de julio de 2011

UNA PUNTUALIZACION




Solamente quería compartir una experiencia que no hace mucho viví y que, si en principio me pareció bonita, ahora cuando la pienso en la distancia me resulta decepcionante y no por lo que yo puse de mi, si no de lo que después recibí.

Paseando bien entrada la noche después de una cena, recibí una llamada telefónica de una de las últimas personas que en principio, pensaba podía llegar a tener una amistad. El tono era contundente y aunque en ningún momento pedía ayuda de viva voz, si me hizo pensar que no debía dar la vuelta, excusarme y seguir mi camino hasta casa ya que al día siguiente tenia que levantarme pronto para ir a trabajar. A pesar de las horas, acudí a su encuentro y durante largo tiempo hablamos y hablamos con la única intención por mi parte de poder tender una mano a un amigo y si podía hacer más, no quedarme corta.
Habían temas, dentro de la conversación a los que yo me sentía muy vinculada, cercana e incluso llegaba a sentirme responsable por una conducta ajena a la que, en el fondo, no podía controlar.
Cuando al fin entre en casa, me sentí contenta y feliz porque creí haber dejado el posible rencor en un rincón y haberme ofrecido limpiamente a alguien que como he dicho antes, no le debía nada.
Fue pasando el tiempo y aquella relación que se había creado, funcionaba con bastante cordialidad, al menos a mi parecer. Nos llamábamos, quedabamos, en cierto modo compartiamos y nos entendíamos. hasta que las cosas dejaron, sin razón alguna, de funcionar.
De repente habíamos desaparecido. Ya no existía. Ni yo, ni mi teléfono, ni parecía que mi amistad, hubiera sido tal. Como se suele decir se había borrado de un plumazo.
Por un momento, creí que alguien no me utilizaría y cuando dejara de necesitarme, al menos tendría la decencia de despedirse, aunque fuera con un "hasta luego lucas". Aunque, bien pensado, es mejor así.

Esto es una historia, como cualquier otra y en algunos momentos algo exagerada en sentimentalismo barato para mi edad. Tengo que reconocer que la amistad "EFECTO CLINEX"  a mi edad, ya no se lleva.
Quería compartirla porque a pesar de los esfuerzos que realizo cada mañana siguiendo los consejos de mi pareja, para endurecer mi corazón, no encuentro la forma de hacer callo en este maldito corazón. La justicia, la amistad, el amor, el compañerismo, la solidaridad, la moral, etc. etc. seguirán formando parte de mi y cada desprecio, cada olvido, cada falta, propia o ajena, seguirá doliéndome como cuando era adolescente.

La puntualización es que TODO ES CIERTO.

domingo, 3 de julio de 2011

COMO HA CAMBIADO





Como han cambiado las cosas en general con el paso del tiempo. La libertad, el desarrollo, la expresión en si misma. Ahora las generaciones que empiezan a llevar las riendas de este pais, deciden lo que quieren hacer, a quien quieren amar y como quieren que sea su vida, sin miedo y sin tapujos.
Nosotros, mi generación, hemos crecido gracias a ellos y a pesar de todo, les quitamos merito queriendo aprovecharnos de sus exitos.
Muchos de estos cambios sociales, que hoy se celebran con toda normalidad y en un agradable ambiente festivo fueron promovidos por un número insignificante de valientes que iniciaron su lucha por la libertad, pero como en todo, ha tenido que ser otra generación la que aporte su fortaleza.

Por mi parte me siento orgullosa de todos ellos; me siento feliz al sentarme en la plaza de mi pueblo y oir como hablan, participan y luchan y no aparentan tener miedo. Tienen las cosas mas claras de lo que nos imaginamos y sus reivindicaciones no son egoistas en absoluto, más bien son peticiones en pro de la mayoria y con mucho sentido social.

Admiro a toda nuestra juventud y desde aqui les pido que sigan luchando por estos valores de solidaridad que reinan en sus almas.