Páginas vistas en total

jueves, 7 de julio de 2011

NI UNA MUESTRA DE CARIÑO



Cuando dos almas se separan, ¡que difícil es volverlas a rejuntar! Es tal el esfuerzo que hay que hacer en el intento, que no merece la pena. Solo puedes encontrarte desolación, vacío y soledad.
Si piensas todo lo que durante ese tiempo de ser "almas gemelas" has compartido y lo poquito que te queda después, te entran ganas de meterte en una urna y encerrarte de por vida.
Podemos huir, dar la espalda, salir corriendo, negarlo todo... pero siempre queda ese primer amor, esa primera mirada, esa caricia, esa sonrisa, ese cosquilleo en el estomago y por supuesto esa primera muestra de cariño.
No volverá a latir tu corazón con esa pasión entrañable pero seguirás teniendo corazón y recuerdos que es lo que importa.
Dicen que el tiempo todo lo cura, que rebajarse para pedir perdón no es rebajarse si no un acto que demuestra sensatez y que perdonar sinceramente, te permite vivir cien años de felicidad. No sé. No me atrevo a opinar sobre ello. También dicen que donde las dan las toman y eso es más peligroso.
Admiro a esas almas que a pesar de la distancia, pueden mostrar su afecto y dar una muestra de cariño sin perder la dignidad. Admiro a la gente que va con la sonrisa puesta desde que se levantan por la mañana hasta que se acuestan y así día tras día. Admiro que además tienen fuerzas para darte una muestra de cariño y te hacen ver que, aunque sea un poquito, les importas.
Cuando tengo la serenidad de ver a parte de admirar, siento que ese día, la vida me sonríe.
A partir de hoy, os pido una muestra de cariño para tener un motivo de sonreír cada mañana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario