Páginas vistas en total

lunes, 11 de julio de 2011

UN VIAJE SILENCIOSO



Te fuiste sin hablarme para nada de tu destino, adonde ibas y lo que te disponías a hacer por otros mundos de dios; un viaje silencioso que perturbo mi alma y le hablo claro como el agua a este estúpido corazón.    No tenía que saberlo, los secretos hay que guardarlos y dentro del mundo en el que vivimos es mejor no revelar o mejor, ocultar, para que la intriga sea tan "in extremis" que ni si quiera cause rubor, pavor o desdicha a las infamias que puedan suceder. Y sucedieron; el silencio es un mal aliado. Normalmente se alia con la desesperación y juntas son un arma que no sabemos como puede llegar a desbaratar los planes del destino.
Al principio furia, pero no por no estar, sino por el desconocimiento del no saber y no poder encontrar parte de lo que en el fondo de la razón es mio,  alguien que me pertenece en conciencia  y que desde siempre habita en mi corazón. Después... paz, sosiego y tranquilidad. Vuelvo a meterme de lleno en aquel silencio que me embargo y pienso en el "porqué", dandome razones suficientes para continuar paso a paso, con esa serenidad del reo que acepta su condena a muerte como su destino final.
Y aquí, en ese preciso momento es cuando decido quedarme, sentarme y esperar a que mi propia vida pueda continuar.
En el silencio del viaje descubro que ya no siento tu ausencia, que ya no vivo para encontrarte y sobre todo descubro que ya no quiero saber, que aquel día me perdí y me hice la fiel promesa de no volver para buscarme y así continuar en el viaje silencioso lleno de paz, sosiego y tranquilidad que tu creaste para mi.

No hay comentarios:

Publicar un comentario