Páginas vistas en total

jueves, 25 de diciembre de 2014

TIEMPO EN FAMILIA





La navidad es el momento de la familia, la paz, la sensibilidad para unión y el momento de dejar aparcadas las desavenencias.

El problema es que "hay tantos tipos de familias" y tantas tiranteces que es muy difícil satisfacer a todos los miembros de la "comunidad".

Quizás esta es la principal razón de que a muchos y a muchas no nos gusten estas fechas. Las sentimos como hipócritas, falsas y desgraciadamente irritantes. Deprimentes por todo lo que conllevan: materialismo puro y duro.

En lugar de crear un mundo mágico, creamos un mundo de indiferencia, egoísmo y envidias.
Y esto no mejora a medida que crece la familia con miembros ajenos a la sangre. Es entonces cuando ponemos en marcha una bomba de relojería.

No quiero ni contar lo que pasa cuando hay separaciones, hijos de unos, hijos de otros,.., las navidades se convierten en un camino incierto de dientes de drácula, chupando la sangre sin ningún tipo de conciencia, razón ni corazón. Nunca llueve a gusto de todos incluso llevándose bien de normal.  Entonces es cuando surgen todas las "castas" autenticas.

A mi no me importa si son buenas o malas navidades; lo único que sé es que no me voy a amargar mi vida.

Es tiempo de familia para quien la tenga, para quien la acepte, para quien le dejen o quizá sea tiempo de buscar nueva familia o pasar de la navidad. Cuando llegas a cierta edad, esta es la mejor opción.

Feliz navidad (Sin recochineo).

miércoles, 17 de diciembre de 2014

ES TIEMPO DE SUEÑOS





Cierro los ojos y no dejo de ver los mayores espectáculos del mundo, imágenes con un colorido tal que me embriagan todo el alma; entonces abro los ojos y me parece que todo es un sueño ¡y quiero volver a soñar!

No puedo dejar de plantearme la vida de otro color. A parte del arco iris, que es algo especial para mi, los colores de las imagenes de mis sueños rozan la perfección. ¿Quizá es la forma que tengo de mirar la vida "ahora"? ¿Qué ha cambiado?

Solo puedo decir que ha cambiado la vida. Ha cambiado su color y ahora sé que es por una razón: SUEÑOS.

Sueños embriagadores; sueños vivos y latentes; sueños risueños y alegres; sueños de luz y de arte, de gozo, de placer, de suerte; sueños encantadores que me hablan y se muestran ante mi a todas horas; sueños que me alimentan el ego, que me dicen que soy fuerte, que amo desde las entrañas sin echarlo a suertes; sueños que me dicen que estas presente.

Es mi tiempo, este, el que vivo.

He dejado el color oscuro y ahora mis colores son otros.

A veces cierro los ojos y me espanta la oscuridad, pero al instante como un suspiro aparecen mis sueños colmando de placeres varios la comisura de mis labios y es entonces cuando me doy cuenta que sonrío y ya no se si son mis sueños o es la puta realidad.

Es tiempo de sueños, de no dejar escapar ni uno, de estar todo el santo día soñando y disfrutando cada soñar. Es tiempo de sueños y no los voy a dejar escapar.