Páginas vistas en total

martes, 5 de junio de 2018

CONTRARIEDADES








Cuándo hay ciertos acontecimientos que no están previstos en tu agenda y tienes que hacer rápidamente un "reseteo"...pues, ¡lo haces y ya está!.
Cuándo esto te pasa a mi edad, ¡casi sesenta años! (joder, que mayor soy), pues la cosa cambia.
Solo hay un camino:"caer en una depresión" y hundirte en la miseria...

Este era a día 26 de diciembre de 2017 mi estado mental, a las 12:00 del medio día más, menos.
Me comunicaba mi encargada, con una sonrisa de oreja a oreja, que ya no trabajaría más, que rescindían mi contrato, que ya no tenían más horas para mí.
Esto ocurría mientras soñaba con que sería el trabajo de mi vida, mientras no dejaba de "dar por culo" a esta misma encargada, pidiéndole horas en otras secciones, mientras con total recochineo e impunidad, se reían en mis narices con gente nueva paseándose por mi sección y yo, ilusa confiaba en esferas superiores, pensando que, como a Pepa, una compañera de la competencia de mi misma edad, me arreglarían para poder terminar mis días laborables en la empresa. Confíe y esperé en exceso.

Cuando llevaba un par de días llorando sin parar y lamentándome de mi desgracia y dándole vueltas a ese futuro que se me acababa de truncar, mi maravillosa mujer empezó a convencerme de que la vida me estaba dando "nuevas oportunidades"

Y así fue como dejé el rencor a un lado, las lágrimas a otro y comencé a replantearme mis años, mi tiempo, mi vida, mis sueños y los veinte años que me quedan de vida por delante.

Por eso, no me preguntéis donde estoy, si estoy bien, si os echo de menos, si me siento a gusto, si, si, si....

Tuve que tomar decisiones, y dentro de las opciones que en este momento tengo, he hecho mi elección:

Estoy sola pero no me siento sola.

La paz infinita que he conseguido dentro de mi, no la puedo tener en otro sitio.

No sé lo que es el rencor, lo que es la pena, lo que es la angustia, ni lo que es la desesperación. Todas esas sensaciones han desaparecido, y solo por eso, mi calidad de vida es espectacular.

Siento la fuerza de la naturaleza, la energía que recorre cada uno de mis órganos y no lo cambio por el ruido y la confusión.

Y no sé si soy feliz o no porque en estos momentos no sé qué es la infelicidad y no me siento capaz de establecer comparaciones.

¿Que es esto lo que quería?
Sí; entraba en mis planes; siempre lo habíamos hablado, pero para dentro de diez años.

El tiempo se ha anticipado y yo pienso que por algo es.

Quizás es mi destino poder disfrutar de mi tiempo diez años antes de lo previsto.


¿Será por algo?...

...¡Por algo será!

No hay comentarios:

Publicar un comentario