Páginas vistas en total

martes, 8 de mayo de 2018

¿SOLEDAD?




¿Hablamos de soledad?
¿Cuantas veces te has sentido sola mientras aparentemente estabas acompañada por un montón de gente?
¿Cuantas veces has tenido esa sensación tan extraña de sentirte sola?

Puede ser en una reunión familiar, mientras escuchas todas las fantásticas aventuras de tus sobrinos o mientras atentamente te empapas de las desgracias por las que tienen que pasar tus mayores, o de ese montón de enfermedades que nos atacan a todos, o... tu mientras tanto piensas que tu vida es indiferente, que no has hecho "nada" importante que merezca la pena resaltar. Que tal vez más que una alegría para los tuyos eres un penoso ejemplo a seguir. Se te nubla un poquito la vista y decides mantenerte en el anonimato.

También puede suceder cuando te reunes con ese grupo de amigos con los que llevas años tomándote las cervecitas, ves el progreso de cada uno de ellos, les das importancia a sus coches, a sus empresas, a esa vida familiar tan perfecta que resaltan entre risas, alcohol y mentiras exageradas. Te vuelves a creer pequeña, insignificante porque a lo mejor dentro de ti piensas que no vales la pena, que no tienes ni un coche, ni una casa, ni un trabajo, ni si quiera una familia tan maravillosa como la que describen. La tuya es normal. Tu trabajo es una mierda. Tu coche tiene más años que tu y tu casa es pequeña.
Te sientes insignificante y decides callar e imaginar con la ayuda de todas las bondades que te cuentan.

Pero cuando llegas a casa y verdaderamente estás sola, descubres que tu vida esta plena y que no necesitas llenar vacíos con tontunas que no son tuyas ni alardes por materialismos que al fin de cuentas son pura fantasía.

Ahora, en estos momentos de una plenitud llena de soledad descubro cuan grandiosa soy y lo poquito que necesito de lo superfluo de la vida. Tengo todo lo que se puede tener, una familia tan normal que disfruto cuando estoy sola recordando cada una de sus conversaciones, anécdotas y, no me siento sola porque se que me quieren y todos y cada uno de ellos acudirían si les necesitara. También se que mis amigos de verdad, aquellos a los que no ves a diario ni a lo mejor en mucho tiempo, están ahí, a la espera y respetando mis tiempos, alegrándose y apoyando mis decisiones.

Me he sentido sola en muchas ocasiones mientras he estado rodeada de gente y es ahora cuando estoy sola, cuando disfruto de mi soledad y no consigo sentirme sola. ¡Que contradicción!
Hago apuestas conmigo misma y todavía, en la distancia, no me he sentido como me sentía antes.
Aprovechad vuestros momentos pero no pensando en negativo por las comparaciones absurdas con los demás. Aprovechad de los silencios, de escucharos cuando respiráis y no hay nadie. Sentid vuestra respiración y pensad que esta vida hay que vivir-la en primer lugar con uno mismo y luego con los demás.
Nuestros logros están en el interior y es ahí donde hay que perderse.   

No hay comentarios:

Publicar un comentario