Páginas vistas en total

martes, 19 de noviembre de 2013

ESAS TRISTES PALABRAS




Lo que has dicho... te desdice.

Te quedas queriendo dar un sentido a un montón de palabras que se quedan vacías y solas, cuando estaban llenas de amor, llenas de vida y no encuentras ni un miserable motivo para recuperar; y se quedan donde ya hace años, tenían que haberse quedado.

Pero, me mantengo impoluta; "no fallaré a mi dignidad" y me quedaré esperando: a que des un paso o a que no vuelvas a decir nada jamás.
Lo que fue verdad, sigue siendo por mucho disfraz, o por muchos sinvergüenzas que anden revoloteando en mis sueños para quererme-la quitar. Lo sé y se que por muchas batallas y muchas dudas que quieran crearme, la verdad manda. Y ahora puede estar ausente, despistada por tanta habladuría que desvirtúa tanto tu voz como la mía. Nuestra voz. Nuestra conciencia. Vendrán otros tiempos, quizás mejores. Y quizás volveremos a coincidir. O quizás no.

Soy así y desnudo mi alma. No me importa. Es una forma de sentir. Yo siento y cada día siento más; y cada día, voy a sentir más, y así sólo me queda nada para perder tu rostro, para borrarlo de mi memoria de una vez y para siempre. Naciste como un sueño y debes morir como un sueño para dejar paso a la realidad.


        Después de tantos años, más de cincuenta, ya es hora...

sábado, 16 de noviembre de 2013

DIECIOCHO A LOS CINCUENTA



El otro día leí un articulo que me llamo la atención y tiene mucho que ver con el titulo de mi blog. El titulo era; "Los 50 son los nuevos... ¿18?"

               "Muchas mujeres en la cincuentena se sienten como si fueran adolescentes...y se comportan casi igual. Libres, independientes y con experiencia, viven una segunda juventud"  
                                                                                                     por Ángela Adánez.

Adolescentes, no sé, pero libres, independientes y con experiencia, no podemos ni cuestionarlo. Solo hay que ver a Kim Basinger o Sharon Stone (entre otras muchas y más normales) y nos damos cuenta que a sus años están espléndidas y radiantes; con un "sex-apil" que quita el hipo. Y no es que lo diga yo, que no tengo criterio serio, lo dicen las revistas. Incluso hay un movimiento con nombre incluido "SWOFTY" single-women-over-fifty (mujeres-solteras-de-más-de-50) al que sin duda, cuando me reconstruya, me voy a apuntar.

Se trata de aprovechar esa experiencia que hemos adquirido y desde nuestro interior, sacar lo más bello de nosotras, y junto a la serenidad de nuestros años, despertar esa admiración.

Como decía el articulo "somos una generación sin edad".


"Las nuevas "swofties" encarnan un prototipo de mujeres sin complejos para las que el paso del tiempo no importa"

"Si sentimos la madurez como algo que nos quita posibilidades, libertad o juventud es que no nos hemos convertido adecuadamente en adultas" (dice la psicóloga Isabel Menéndez)

Lo que esta claro es que no vivimos ahora los 50 igual que los vivían nuestras madres o abuelas. No vivimos igual el síndrome del nido vacío (no se van), por lo que nuestro espacio se convierte en un espacio compartido por todos los géneros y edades y más parece un piso de estudiantes que una casa familiar. Todos hacen de todo y nadie hace nada. Es impersonal. A veces son los hijos los encargado de llenar la nevera ya que sus madres están más pendientes de otros temas.

Puede ser un buen momento para recuperar ese tiempo o esa vida perdida y hacer que nuestra existencia sea mucho más plena y satisfactoria.



              ¿TE APUNTAS?


"Las mujeres ya no sienten soledad, sino la sensación de tener otra vez derecho a la despreocupación"
                                                                                                          Delahaie. 

martes, 5 de noviembre de 2013

YO ESTOY AHÍ




Yo estoy ahí
para lo bueno
y para lo malo,
para perdonar y seguir,
para hablar o guardar silencio
para darte la distancia que necesites...

Pero... estoy ahí

Por si en algún momento
me necesitas,
no hace falta que me lo pidas,
siempre estoy ahí;
enfadada o triste
angustiada o feliz,
dispuesta a la lucha
o simplemente a ...disfrutar
yo, estoy ahí.

¿Que no quieres saber nada?
-¡no importa!-
yo seguiré ahí
sin reproches
sin amenazas
sin importar lo que digas de mi,
yo, como una estatua,
permaneceré ahí.

Y seré feliz a mi manera
y no me cansaré de ti
y así, en silencio,
sin molestar,
sin hacer ruido
construir ese camino
que me devuelva al fin.



                                         "Y a lo mejor, sin darme cuenta,
                                           llega ese momento feliz"


                                                                 Maco Seguí

lunes, 4 de noviembre de 2013

TE ESCRIBO PORQUE SI HABLO LLORARÉ




No es la forma más perfecta de comunicación, pero para algunos de nosotros, la única forma con la que nos atrevemos.
Escribir es una actividad solitaria, que desconoce a quien llega y en que momento. No se sabe pero tiene una finalidad y un mensaje. Quieres transmitir algún sentimiento soñado, imaginado o real, pero algo buscas... quizás cautivar, ayudar o reírte de ti mismo o de otros.
Todo es posible...pero en una dirección; pocas veces existe la satisfacción de una respuesta inmediata; a veces pienso que en el fondo no quiero respuestas. No las busco.

Ahora es distinto: somos muchos y gracias a Internet, descubres infinidad de lugares donde encontrar repuestas.
La suma de soledades hace, al menos para mi, que la escritura y todo su silencioso mundo, sea cada vez más necesario.
Cada vez que me siento delante del ordenador, me concentro y pongo mi alma a disposición  del infinito, me siento bien. Una paz me irradia desde dentro hacia afuera manteniendo firme mi decisión de buscar la paz, el entendimiento y la sensatez con aquel/aquellos que se encuentran frente a mi, en el otro lado, muchas veces lejos, tan lejos que están pero en un lugar inexistente. (Quizá están pero tan sólo en mi imaginación)
Medito y me asombro de mi poder para no escupir todo lo que pienso a la primera (alguna vez, inevitablemente, se me escapa). Vuelvo a leer lo escrito y tacho lo que a simple vista puede parecer ofensivo para terceros. Esta claro que al leer, puedes darte por aludido, pero prefiero correr este riesgo a ser una víbora capaz de escupir palabra tras palabra hablada lo que llevas dentro sin pensar en el corazoncito al que te enfrentas.
Puede ser que esto de escribir sea cobardía, lo he pensado, pero me quedo con este medio cobarde de comunicación, antes que romper, con toda la sangre fría de la acción, el corazón de personas a las que quiero.
Al escribir, hablas desde y con el corazón, meditando cada una de las palabras y como dice el título (sacado de una canción de Malú):
                                            "Te escribo porque si hablo lloraré"

                                              Prefiero la soledad de mis palabras...
                                              Es lo que va más conmigo...



viernes, 1 de noviembre de 2013

HOY, UN DÍA ESPECIAL PARA ALGUNOS




 Nunca hasta ahora me había preocupado el tema de la muerte. Lo veía tan normal que ni pensaba en ello de la forma que pienso ahora. Antes era una ausencia necesaria, un adiós especial...

Hoy he sentido temor; he visto a las personas que he visitado, desfigurados, como si sus caras, sus recuerdos se estuvieran borrando de mi mente, de mis recuerdos. Quería recordar los mejores momentos compartidos y he sentido silencio. Solo silencio.

He visto cientos de caras en las lápidas sonrientes, vivas y en cambio, sentía vacío dentro de mí.
La sensación que hoy me ha envuelto en nuestro recorrido ha sido totalmente distinta a las de otros años.
Por primera vez he tenido miedo a la muerte y por primera vez la he notado cerca, demasiado cerca.

Seguramente los que bien me han querido y allí estaban, me avisan: "Maco, no te olvides de vivir"