Páginas vistas en total

martes, 19 de noviembre de 2013

ESAS TRISTES PALABRAS




Lo que has dicho... te desdice.

Te quedas queriendo dar un sentido a un montón de palabras que se quedan vacías y solas, cuando estaban llenas de amor, llenas de vida y no encuentras ni un miserable motivo para recuperar; y se quedan donde ya hace años, tenían que haberse quedado.

Pero, me mantengo impoluta; "no fallaré a mi dignidad" y me quedaré esperando: a que des un paso o a que no vuelvas a decir nada jamás.
Lo que fue verdad, sigue siendo por mucho disfraz, o por muchos sinvergüenzas que anden revoloteando en mis sueños para quererme-la quitar. Lo sé y se que por muchas batallas y muchas dudas que quieran crearme, la verdad manda. Y ahora puede estar ausente, despistada por tanta habladuría que desvirtúa tanto tu voz como la mía. Nuestra voz. Nuestra conciencia. Vendrán otros tiempos, quizás mejores. Y quizás volveremos a coincidir. O quizás no.

Soy así y desnudo mi alma. No me importa. Es una forma de sentir. Yo siento y cada día siento más; y cada día, voy a sentir más, y así sólo me queda nada para perder tu rostro, para borrarlo de mi memoria de una vez y para siempre. Naciste como un sueño y debes morir como un sueño para dejar paso a la realidad.


        Después de tantos años, más de cincuenta, ya es hora...

No hay comentarios:

Publicar un comentario