Páginas vistas en total

martes, 29 de mayo de 2012

UN MARTES CUALQUIERA



Me levanto para preparar el desayuno como todos los martes. Es un día para mí muy especial. Zumo, tostadas, leche... pongo la mesa y espero pacientemente. Noto que estoy feliz, ¡muy feliz! Es pronto todavía. No he podido volver a acostarme. Tengo un nervio por dentro... ¡"Que tonta soy"! ni que fuera algo ocasional!!!. Es siempre el mismo ritual. De tanto repetirlo se ha convertido en costumbre ¡Me encanta!.

¿Que me cuesta? Nada...
¿Que consigo? Nada...

... Ha amanecido antes de lo normal; a las siete, ya estaba el sol totalmente fuera y eso ha hecho que hoy, mis estructuras se rompan; El molde se ha roto. Lo han roto. Lo he roto.
No voy a desayunar. No es lunes ni martes ni miércoles... No hay día. Va a ser otro día que me voy a inventar. Nuevo. Rompo las estructuras y los esquemas porqué ya no me sirven. No me gustan. Son estúpidas y absurdas. Te atan y atentan contra tu propio equilibrio.

¿Sabes? Hay silencio. Sólo silencio. Es lo peor. Quiero oír un murmullo, una sirena, un pájaro o un avión. Quiero oír tu voz. Pero ¡no! sólo silencio. El silencio es el peor enemigo. No explica, no da razón ni invita a la reflexión. El silencio no responde. Calla. Ataca con la indiferencia. Manda. Gobierna. El silencio es hoy. No es otro día. Tampoco es otro lugar.

Vamos a meditar...

¿Que me cuesta? Nada...
¿Que consigo? Nada...

                                           ... Pues, volvamos a empezar.

domingo, 27 de mayo de 2012

CONVERSACIÓN XI




   "Las tormentas se alejan y la ilusión permanece. Todo desecho humano sucumbe ante el arma mortal del odio. Las malas lenguas, las malas voces... es la extinción total.
Levantamos nuestras armas en busca de la paz y gritamos con más fuerza, hiriendo los oídos ajenos, con esa palabra clave que es EL AMOR.

   Tu caminas junto a mi, despacio, no hay prisa. La vida no se hizo en un sólo día. Unimos nuestras manos, despacio también, buscando el signo que nos alejara para siempre del odio. Me cubres con tu sonrisa y yo te respondo igual.
Vamos andando sin saber cierto donde se encuentra nuestro destino; pero no importa. Somos dos. Dos para combatir. Dos para luchar. Dos para sentir y amar. Dos para enfrentarnos a un mundo que más que ayudar, agobia nuestro camino.

   Te miro y tu mirada penetra a través de mis pupilas dando-me una inmensa paz. Tus ojos, maravillosamente grandes velan por mi avisándome de cualquier peligro. Ya no existe miedo. Se fue con tu mirada y el tacto de tus manos. Siento que me proteges y soy feliz.
Me hablas y cada palabra tuya es un aliento de valor, un alivio que aleja la pesadumbre y el pesimismo. Siento fuerza para poder sobrevivir en esta absurda guerra que me aparta de la realidad. Ya no tiene sentido el rencor, el odio ni los celos. No es preciso levantarnos contra estas cadenas que nos atan nuestras ilusiones. Vamos a vencer. Exterminaremos la ira ajena, sin necesidad de matarnos los unos a los otros.
Mi vida está a salvo con tu compañía en el camino, con tu mirada y tus palabras. Pronto llegará el final y el cielo se llenará de gloria.

   Tu seguirás junto a mi, mirándome y hablando como si nada hubiera ocurrido. Los malos momentos quedaran en el pasado y no volverán jamás. Y así, la vida seguirá, como siempre, unida a ese amor perpetuo que la guía, que la lleva a un infinito majestuoso donde el compartir es dar y el convivir la libertad.
Y tu y yo seguiremos siendo dos. Dos para vivir. Dos para sonreír. Dos para luchar por las cosas más bellas y puras. Dos para vencer en estas guerras absurdas. Dos para sentir y amar.
Camino despacio de tu mano sonriendo-le a la vida sin miedos ni temor.

   Quizás esto que nos ha unido sirva de ejemplo para las próximas generaciones, y así a través de los siglos pueda conseguirse la impotencia total de la maldad y el gobierno único del amor, sin trampas ni tapujos.
Me abrazo a ti con fuerza sintiendo todo el calor de tu suave cuerpo y tiemblo con la llama de tu amor; tiemblo con la pasión que me desatas y la ilusión por un camino al infinito"

                                                                            Maco Seguí
                                                                            (Conversaciones con tu relieve. 1984)

viernes, 25 de mayo de 2012

ENTERRADME




Cuando no pueda por la mañana
abrir una ventana,
cuando no pueda ver
el sol brillar,
cuando no pueda oír
la alegría de los pájaros,
ni al jilguero su dulce canto entonar,
cuando no pueda ver el mar
ni oír el susurro de sus olas que vienen y van.
Cuando no pueda ver crecer las flores
ni los árboles brotar cada primavera,
cuando no pueda ver volar mariposas
ni sentir la caricia del aire en mi piel,
cuando no pueda ver la luna llena
ni el cielo azul,
cuando no pueda sentir la lluvia
ni ver la sonrisa de ese niño al jugar,
cuando no pueda tocar tu mano
ni besar tus labios,
cuando no espere ya nada de los amigos,
cuando tu me dejes a un lado,
cuando deje de creer en el amor
y en la amistad,
cuando deje de creer en alguien superior,
cuando pierda la esperanza
y las ganas de luchar,
cuando vea que estoy sola
y a nadie importo ya,
cuando deje de creer en la vida....

....  ¡ ENTERRADME !..............

porque entonces,
estaré muerta.

                                Maco Seguí  
                                (Un poste en el medio del mal. 1978)





jueves, 24 de mayo de 2012

TIEMPO DE REFLEXION





Alejarse del camino habitual y tener un tiempo de "libre disposición", en determinados momentos es necesario.
 
Durante muchos días no he aparecido por este blog (mi blog). No tenía el animo a tono. Notaba que algo por dentro encendía la lucecita roja de peligro y me apartaba sutilmente de provocar pensamientos que pudieran llevarme a la más absoluta oscuridad. En el fondo la naturaleza es muy sabia y si sabemos escuchar con atención, podemos poner remedio. Y eso es lo que estoy poniendo todos los días en práctica.

Me levante una mañana preguntándome que me estaba pasando, porque mi vida quería volver a tomar otro rumbo, volver a replantearme valores que sin saber por qué, habían quedado anclados en un determinado momento lejos de mi control. Me dí cuenta entonces que nuestra obligación al estar vivos era la de ser felices y que se lo debemos a todos aquellos que han pasado por nuestra vida y ya no están. Tenemos la obligación, y sobre todo ahora con tanta confusión, de ser felices y luchar por nuestra felicidad.

He descubierto que he perdido mucho tiempo siendo cobarde y evitando sobremanera el sonreír por si acaso me sentía feliz con esas pequeñas cosas que el día a día pone en nuestro camino y quedaba como una tonta por sentir por tan poco. Ahora que no nos queda más que las pequeñas cosas, que lo material cada vez es mas inalcanzable para muchos de nosotros, que el mañana se ha convertido en un ? y sólo necesitamos vivir el hoy, ahora veo que mi camino, mi destino estaba donde tenía que estar.

Todos los días me levantaré con la pierna buena; me miraré en el espejo y sonreiré sin ruborizarme. Caminaré sacando pecho para decir "aquí estoy"; daré gracias por lo que tengo y volveré a sonreír pensando que conseguiré todo aquello que quiero y todavía no tengo, porque de este modo lucharé manteniéndome firme a mis sueños, convicciones y a todos aquellos que quiero.

jueves, 10 de mayo de 2012

POR QUE LA DISTANCIA NO HACE EL OLVIDO






¡Cuantos años desde esta imagen! ¡Cuanto tiempo ha pasado! pero no por ello te he olvidado. Ni antes ni ahora. Siempre de una forma u otra has sido parte de mi vida. Desde aquel día que por medio de mi hermana me hiciste llegar un bolígrafo para indicarme que estabas ahí hasta hace diez años que tuve el enorme placer de volverte a ver después de 20 años (?) y ahora con la fatal noticia de tu partida.
Sí, me hubiera gustado haber tenido la oportunidad de volver a verte, de hablar de aquellos magníficos años que compartimos y sobre todo... darte mi último adiós.

Eras un  chaval encantador y responsable, callado pero con una capacidad enorme de escuchar, entender, aconsejar y perdonar; capaz de tener esa pizca de pícaro provocador y divertido. Caíste bien desde el principio en casa; mis padres y hermanos te adoraban y conseguiste ganarte a toda persona que nos rodeaba por aquel tiempo. El aguantarme a mi y mi carácter rebelde, ya decía mucho de ti.

Yo, a mi manera te quería, y te quería mucho. Sólo nosotros sabemos el porque, a pesar de que nadie lo aprobará, dejamos de salir. Ya entonces te comportaste conmigo como un autentico amigo, todo un caballero manteniendo en silencio las verdaderas razones de nuestra separación e incluso ofreciéndome todo tu apoyo incondicional.

A pesar del tiempo pasado, a pesar de la distancia nunca olvidaremos los años vividos en nuestra juventud, el tiempo compartido y por entonces, las enormes ganas de vivir que sentíamos, las alegrías y las múltiples muestras de cariño. ¡Nunca te olvidaré, amigo! y sabes que un trocito de mi corazón, siempre será tuyo.

Por todo lo bueno que nos has dejado en esta vida, por tu amistad, tu cariño y por tu saber estar, descansa en paz, amigo.


" Estudia
que el amor te ayuda,
estudia
los cielos te acogen
el dios te bendice
la virgen te protege,
todos hacen algo,
pero tu...¡Estudia!

Que bello es
tener a alguien que te quiera
Que bello es
que alguien te proteja.

Tus ojos son marrones
tu mirada intensa
tus brazos acogedores.
Sospecho algo
y ese algo es...
que tu me quieres.

Cuando tus ojos desaparecen
cuando te veo marchar
veo el daño que te he hecho
y a la vez,
me lo he hecho yo.

Cuando tu moto se aleja
y tu vas en ella,
veo que el cielo se aleja
veo que el cielo eres tu.

                                                    Maco Seguí
                                                    Libro de poesía "primeros pasos"
                                                          1974/1975