Páginas vistas en total

jueves, 10 de mayo de 2012

POR QUE LA DISTANCIA NO HACE EL OLVIDO






¡Cuantos años desde esta imagen! ¡Cuanto tiempo ha pasado! pero no por ello te he olvidado. Ni antes ni ahora. Siempre de una forma u otra has sido parte de mi vida. Desde aquel día que por medio de mi hermana me hiciste llegar un bolígrafo para indicarme que estabas ahí hasta hace diez años que tuve el enorme placer de volverte a ver después de 20 años (?) y ahora con la fatal noticia de tu partida.
Sí, me hubiera gustado haber tenido la oportunidad de volver a verte, de hablar de aquellos magníficos años que compartimos y sobre todo... darte mi último adiós.

Eras un  chaval encantador y responsable, callado pero con una capacidad enorme de escuchar, entender, aconsejar y perdonar; capaz de tener esa pizca de pícaro provocador y divertido. Caíste bien desde el principio en casa; mis padres y hermanos te adoraban y conseguiste ganarte a toda persona que nos rodeaba por aquel tiempo. El aguantarme a mi y mi carácter rebelde, ya decía mucho de ti.

Yo, a mi manera te quería, y te quería mucho. Sólo nosotros sabemos el porque, a pesar de que nadie lo aprobará, dejamos de salir. Ya entonces te comportaste conmigo como un autentico amigo, todo un caballero manteniendo en silencio las verdaderas razones de nuestra separación e incluso ofreciéndome todo tu apoyo incondicional.

A pesar del tiempo pasado, a pesar de la distancia nunca olvidaremos los años vividos en nuestra juventud, el tiempo compartido y por entonces, las enormes ganas de vivir que sentíamos, las alegrías y las múltiples muestras de cariño. ¡Nunca te olvidaré, amigo! y sabes que un trocito de mi corazón, siempre será tuyo.

Por todo lo bueno que nos has dejado en esta vida, por tu amistad, tu cariño y por tu saber estar, descansa en paz, amigo.


" Estudia
que el amor te ayuda,
estudia
los cielos te acogen
el dios te bendice
la virgen te protege,
todos hacen algo,
pero tu...¡Estudia!

Que bello es
tener a alguien que te quiera
Que bello es
que alguien te proteja.

Tus ojos son marrones
tu mirada intensa
tus brazos acogedores.
Sospecho algo
y ese algo es...
que tu me quieres.

Cuando tus ojos desaparecen
cuando te veo marchar
veo el daño que te he hecho
y a la vez,
me lo he hecho yo.

Cuando tu moto se aleja
y tu vas en ella,
veo que el cielo se aleja
veo que el cielo eres tu.

                                                    Maco Seguí
                                                    Libro de poesía "primeros pasos"
                                                          1974/1975


No hay comentarios:

Publicar un comentario