Páginas vistas en total

miércoles, 13 de julio de 2016

LA RECOMPENSA ES MÍA




Al final la historia y el tiempo me han enseñado que "la paciencia es un arte" que tiene su recompensa.
¡Cuanto padecimiento sin sentido! o mejor dicho, ¡Cuanto he aprendido a base de pegarme una hostia tras otra!. Ha merecido la pena. Durante toda mi vida he sido una aprendiz y me enorgullezco, ya que al final de la corrida la recompensa ya es mía.

Miramos el recorrido de nuestras vidas y si lo hacemos desde el aprendizaje, podemos descubrir que todo aquello que veíamos con desagrado para nuestro camino y progreso se ve ahora de otra manera. No se trata de cambiar nuestro punto de vista de una manera atolondrada o superficial, eso se lo dejo a los mediocres, se trata de asimilar las enseñanzas, el progreso, las vivencias, las oportunidades y...crecer.
¡Que palabra tan complicada! CRECER. No todos tienen esa capacidad de asimilar, reconocer y aprender para poder crecer.

Estoy sorprendida y agradecida por tantos y tantos meses que llevo viviendo una vida relajada y en paz y confirmo que a pesar de todo he sido una buena estudiante y la vida me ha recompensado con todo lo bueno que poseo en estos momentos, que es mucho.

Soy consciente que la lucha es continua, que no puedes ni debes bajar la guardia, pero cuando haces tuyos esos conceptos que la vida te enseña, si los guardas en tu interior como el gran tesoro y lo defiendes,... al final consigues mantener tu estado íntimo de felicidad ante todo y ante todos.
Cuando te sientes de esta forma, no existen los reproches ni los rencores; no escuchas palabras feas ni complicadas a tu alrededor; has asumido las consecuencias de tus actos y por ello te has concedido la libertad para vivir en paz. No te asusta lo que venga porque descubres a distancia las buenas personas, las malas personas y los fantasmas. Vives en un mundo donde hasta lo más complicado, tiene una solución hecha a medida y te das cuenta que el cielo, aunque salga un día oscuro, tiene un color especial.

Me atrevo a decir que por todo y ante todo, ahora sí, LA RECOMPENSA ES MÍA.

No hay comentarios:

Publicar un comentario