Páginas vistas en total

jueves, 8 de diciembre de 2016

NO ES UNA OBLIGACION



No es ninguna obligación que te gusten las navidades, tampoco tienes el por qué celebrarlas ni te tienen que hacer meditar. Cada uno las vivimos como queremos. Somos muchas las que aprovechamos, a parte de hacer los propósitos para el nuevo año, para hacer limpieza, meditar sobre nuestro comportamiento e intentar fortalecer nuestras buenas intenciones. Y es que el espíritu de la navidad es eso: "soñar que todos somos buenos, desear un mundo mejor y donde "todos" podamos ser felices y sobretodo, esos días, crear y participar de esa magia".
Es cierto que existen personas de pobre corazón que aprovechan estas fiestas para impulsar la desunión en lugar de la unión, discriminar a los demás, a veces sin conocerlos en profundidad, separándoles del derecho a unas navidades de ensueño, simplemente por tener buenas intenciones. Incluso a veces les critican de falsos y mentirosos por querer participar en esta magia que nos inunda desde las televisiones, pasando por cada uno de nuestros pequeños pueblecitos iluminados hasta llegar a las grandes ciudades de todo el mundo.
No encuentro que sea malo felicitar las navidades y desear que todos seamos felices; lo malo sería, justamente en estas fechas, tomárselo como si lo fuera, como una falsedad o como una hipocresía o como una ofensa.
Deberíamos aprender a respetar las intenciones de los demás y a dar oportunidades; esto junto con una reflexión podría ayudarnos a ser mejores personas, que es de lo que se trata y vivir con menos odio hacia los demás y más cordialidad entre nosotros.
Es malo reservar a unos pocos un deseo de felicidad universal. ¡Ese es el espíritu de la navidad, SER UNIVERSAL" y alcanzar a todos, conocidos, desconocidos, ricos, pobres, amigos, enemigos, familia, etc.
Yo, sí deseo felicitar a toda la humanidad estas navidades y compartir con todos mi felicidad y mis mejores deseos, por muy falso que a algunos les pueda parecer, pero no puedo evitar que venga a visitarme el duende de la navidad. Hasta el día 7 de enero, pienso vivir estos días con toda mi ilusión (es broma, después también),

                           ¡FELIZ NAVIDAD!
                  ¡SER FELICES TODOS!
                  ¡QUE NOS TOQUE A TODOS LA LOTERÍA Y QUE                          CONSIGÁIS TODOS VUESTROS SUEÑOS!

Nota. Este post estaba escrito del año pasado y lo he rescatado porque, a pesar de tener un año, he comprendido que mis sentimientos prevalecen, que son sinceros y no están manipulados por lo que durante este tiempo me ha ocurrido.
Hace un año, en plenas disputas, se malinterpretó mis felicitaciones por pensar como pienso y aprovecharme de este sentido de la navidad, con la falsa ilusión (?) que igual servía para suavizar las riñas. En su lugar se me tachó de provocadora, hacerme la víctima, manipuladora, mentirosa y falsa. Así es que, superada la condena, y aprovechando la ocasión y pensando como pensaba entonces, "la oportunidad no la perdí yo; la oportunidad la gané con el tiempo."

No hay comentarios:

Publicar un comentario