Páginas vistas en total

viernes, 11 de marzo de 2011

UN HOMENAJE A VOSOTROS, LOS MAYORES



Nos habéis cuidado, educado, amado profundamente como un padre debe querer a sus hijos; nos habéis mimado, habéis luchado por nuestro bienestar y os merecéis que ahora nosotros hagamos mucho más por vosotros.
Vuestra sabiduría debería ser nuestro camino, pero a veces, no sabemos escucharos y os relegamos a un rincón de la habitación para que no molestéis en exceso.
Vuestras historias deberían enseñarnos a mantenernos firmes con esa moral que cuando eramos pequeños nos inculcabais, pero... el mundo ha cambiado mucho y ya no existe la amistad, el amor, el perdón, la convivencia, la sinceridad o cualquiera de los valores por los que vosotros luchasteis.
Ya no sois nuestro apoyo, porque no podéis; pero tampoco os podéis apoyar en nosotros, nosotros tampoco podemos.
No me gusta, cuando veo a cualquier anciano en soledad, no me gusta. Cuando siento el abandono, no me gusta; cuando siento la desilusión en su mirada... no me gusta.

Esto es un homenaje a todos los ancianos que a pesar de todas estas injusticias con las que les pagamos nosotros los hijos, los nietos, los amigos de sus hijos o simplemente los vecinos o conocidos, saben que en algún momento de su larga vida fueron de vital importancia para algunos de nosotros.
Apuesto por el respeto y por su integracion total en el seno de la familia y sobre todo que, aunque con olvidos, puedan percibir nuestro cariño y paciencia y no nuestro enojo.


1 comentario:

  1. Tienes mas razon que un santo. son entrañables, yo añoro muchisimo a mi abuela y sus historias ,era genial, pasaba horas y horas encandilada escuchando sus batallitas.BESOSSSS

    ResponderEliminar