Páginas vistas en total

domingo, 29 de mayo de 2016

ME DA IGUAL, PARA MI SÓLO HAY UNO

Se que no puedes reconocerlo pero es mi tesoro, es un trozo de mi. También se que  jamás lo negaré y que será lo más importante en mi vida, este quien esté junto a mi en el camino. Sé que muchas veces has dicho: "uf, valla tela", tus razones tendrás, quizá tienes muchos y pueden haber preferencias, pero yo sólo tengo uno y mi condición y tus enseñanzas me prohíben  ponerlo como condición. Para mi lo principal, para ti lo secundario. Pero quiero que sepas que cada vez que lo niegas por su condición, más me niegas a mi por mi condición.
Siempre, aunque pasen mil años, seguiré contando con los dedos de la mano cuando tú  hablas de cinco y yo cuento seis. Necesito dos manos para que cada vez apriete con más fuerza los puños de mis dos manos y coger fuerzas para gritar que mi conciencia me impide anteponer un papel inexistente a un potente corazón y eso es para mi más fuerte que lo que corre por mis venas.
Hace más de quince años por mis venas corre sangre de un color indiferente ante las injusticias del ayer y la esperanza de eso que siento, tiene que ser. Me da igual el color de mi sangre,  la importancia de un papel, me da igual lo que es ahora, lo que piense la gente y lo que deba ser.
Pero ya sabes, cuantos más pasos en contra, cuantas más trabas, cuantos menos reconocimientos por la inexistencias de un papel, más rabia tengo y más grande la fuerza que nace de mi interior, de mi alma y de dentro de mi corazón.
Y dejame que te diga, ante todo eso, elijo mi verdadera pasión, mi hijo, mi mundo, mi vida y la única estrella que guía a mi corazón.
Así es que cuando pienses en mí, piensa que somos dos, que lo que a mi me pertenece, será luego para él y que aunque necesites leyes, para mi sólo existe la unión de mi corazón a mi única razón. Me daréis por todas partes pero nunca nadie podrá romper con este lazo que no necesita ninguna justificación.
Las patadas que me das me duelen, no lo puedo negar, me duelen las vajillas, las mantelerías, los espacios vacíos, las escusas y todo lo que puede haber por detrás, pero lo que más duele es aquello que no dejas que surja de mi fuerza y no captes que es lo que me ancla a mi única realidad y que tú como madre tienes que reconocer y apoyar.
A mis años y con lo que tengo, lo que este dentro de mi círculo verdadero estará en mi consideración, al resto...

No hay comentarios:

Publicar un comentario