Páginas vistas en total

miércoles, 18 de mayo de 2016

FIN DE CURSO




Si, yo también estoy celebrando el fin de curso. Hemos llegado al final de la andadura de este año. Espero poder seguir con mi camino en los próximos años.
Estoy un poco triste por estas vacaciones. Dejaré de veros y eso me duele, pero también estoy contenta porque me he encontrado mujeres estupendas en este camino. Diferentes a mi y distintas entre cada una de nosotras, pero de todas, absolutamente de todas, he aprendido mucho y bueno.
Tengo que hacer balance (ayer, a fin de cuentas ya lo hicimos) y ver que desde que inicié este camino a ciegas, ha cambiado tanto mi vida, que a veces pienso que es un sueño, ¡con final feliz!
Soy consciente que todavía estoy a mitad del camino, que este año he corrido mucho y quizá en los próximos no sea tan rápida, pero tengo claro que todo sirve para mucho y se puede crecer todos los días un poquito más, cada uno a su ritmo.
Este curso comenzó en octubre. Reconozco que fui a ciegas, sin tener claro si realmente me apetecía, si iba a ser capaz de darle una continuidad, si esos temas, para mi, ya un poco madurita, iban a poder hacer mella. La verdad es que no sabía qué hacer, pero cuando me fijé en el título del curso, me dí cuenta que estaba hecho a mi medida:

                             "ELIGE EL CAMINO"

 Meses antes ya había tomado la decisión de un cambio rotundo  y estaba tomando un gran número de decisiones que afectaban muy directamente a mi vida. ¿Por qué no tomar una más?
Tomé la decisión allí mismo de empezar y terminar este curso. Tenía la completa seguridad que me sería de gran utilidad y sabía que era el momento.
A lo largo de estos meses he encontrado, en cada una de las clases, de su contenido, de las opiniones de mis compis y de la combinación de pensamientos, la fórmula ideal para aplicar en mis vivencias cotidianas.
He aprendido.
He puesto en práctica en el día a día, lo que he aprendido.
He hecho "prueba y error"
Me he deprimido por la impotencia y he encontrado ese puntito de "tirarme-lo a la espalda" y pensar para mis adentros "soy la mejor"
He conseguido los mayores logros de mi vida, hasta estos momentos.
Se escuchar, se ver con atención y se discernir entre lo que sí y lo que no, pero ante todo...con serenidad.
Se que en estos momentos soy dueña de mi camino, de mis emociones, de mis dudas y mis pasiones, y creo, que aunque pueda caer, me levanto, me sacudo y voy por el camino de ser la persona que quiero ser.
Hemos pasado por el: cultivar, conocer, gestionar, superar, buscar, aprender, escuchar, comunicar, y ...

                                  sobre todo:                SER.

Hemos tocado emociones como la frustración, la culpabilidad, el perdón..., y he descubierto que muchos están en uno mismo pero que también en la misma medida, están en los demás, y no siempre la felicidad se encuentra en otras manos, sino más bien en uno mismo.
Ahora me gusta tomarme la vida en su justa medida, dando valor a quien lo tiene, controlando lo que sí está en mis manos y guiñando un ojo a los que me necesiten.

Agradezco a todas mis compis, a sus palabras, su confianza y su forma de ser; agradezco a la persona que ha hecho posible que hoy me sienta mucho mejor que hace ocho meses cuando empecé y le animó a continuar con este maravilloso trabajo.

Termino con la cita de fin de curso que, aunque fue escrita hace mucho tiempo, viene como anillo al dedo para resumir y explicar como me siento:


"Cualquiera puede enfadarse, eso es algo sencillo. Pero enfadarse con la persona adecuada, en el grado exacto, en el momento oportuno, con el propósito justo y del modo correcto, eso, ciertamente, no resulta tan sencillo"                                                                                                                                                                       Aristóteles.


No hay comentarios:

Publicar un comentario