Páginas vistas en total

jueves, 27 de julio de 2017

NUNCA HA SIDO Fácil

No es fácil sentirte madre en la distancia, ser madre a la sombra, como si fueras un fantasma o en el desamparo, miedo o confusión.
No es fácil, en días tan señalados, volver la vista atrás y recordar...,recordar y ver esa carita, tus gestos, sentir el contacto de tu piel y ese aroma.
No es fácil estar al otro lado del burladero, y tampoco es fácil estar a este lado, lo sé.
A pesar de procurar entender esa posición firme, autoritaria y perspicaz que debe tener una madre, a pesar de esa mirada tierna que se presupone, hoy me identifico más con todos esos cabrones que por circunstancias de la vida no pueden abrazar a sus hijos. Me identifico con aquel que quiere y no puede o con aquel que por miedo, culpa o cualquier otra no-pretensión, es incapaz de luchar contra los muros más esperpénticos de la sumisión.

Hoy ya no existe ni culpa, ni miedo, ni rabia, ni rencor...solo el vacío que dejan las ganas de recordar cada uno de esos momentos en los que te pude abrazar, acariciar y sentirte, esos momentos que nadie, nunca me podrá arrebatar. Son solo míos.
Eres el arma más potente para sanar alma y corazón.
Es duro haber atravesado el camino humillante de la desazón, pero hoy por hoy me queda el valor de mis palabras, el sentido de una vida que quise y por la que, a mi manera, supe defender.
Una madre es una madre y en algún remoto rincón de la negación a tal título se encuentra, si o si, la verdad, esa que por mucho que se quiera, no se puede negar.

No es fácil querer ser madre y que no te dejen las malas artes, la rabia y a veces la vulgaridad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario