Páginas vistas en total

jueves, 23 de febrero de 2012

UN TIEMPO A SOLAS




No sirve de nada huir de nuestros propios pensamientos. Están dentro y por mucho que queramos deshacernos de ellos, a veces resulta imposible. Lo que sí se puede hacer es, parar nuestra actividad por un tiempo y reorganizarnos un poquito. ¡Cuanta falta hace!
Esto es lo que hoy necesito. Tiempo a solas para pensar, organizar mi vida, analizar lo bueno y lo malo, los caminos que sin saber como, se han distanciado del camino planificado en un primer momento. Y es que hay tantas desviaciones!!!; existe tanta facilidad para cambiar de aquí a allí, de lo que ahora quiero y ahora no quiero, tantos deseos que se han quedado aparcados por ¿no tener fe? ¿estructura mental? ¿confianza en uno mismo? ¿ o por la existencia de influencias?.

Hoy quiero "pacificarme", buscar ese rincón dentro de mi que me permita calibrar mi conciencia, mis valores, mi vida y darme cuenta de los motivos que me alejan de mi verdad, de lo que quiero y por lo que siempre he querido luchar. A veces pienso que las renuncias sistematicas no llevan a ningún buen lugar. Te acostumbras y pasas el resto de tu vida renunciando. Incluso puede llevarte a renunciar a la propia vida.

Pero eso no es precisamente lo que quiero. Quiero ver, sentir, hacer, pensar, conseguir, amar. Quiero poder encontrarme y reconocerme cada mañana y no mirarme en el espejo y ver a una extraña porque lo que hay en ese lado del espejo no me gusta, porque esta vacía. Quiero que cada músculo tiemble, que cada trocito de mi piel sienta, que cada célula lleve como única y exclusiva marca: una sonrisa.
¿Difícil? Puede ser, pero seguro que no es imposible. Por lo menos debería intentarlo. Un tiempo a solas para luego volver a mirarte al espejo y, ahora si, ver a la persona que quieres ser; esa persona que siempre quisiste ser. Un tiempo a solas para no perderte, para encontrar de nuevo tu rumbo y tu camino y de paso...sonreir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario