Páginas vistas en total

miércoles, 8 de febrero de 2012

LA FAMILIA, LOS AMIGOS Y DEMÁS




Somos una gran familia. Todos unidos; juntos. Sabemos los unos de los otros y tanto en las alegrías como en las penas, compartimos. ¡Que grande! Nos conocemos y sabemos cuando uno esta mal. Acudimos sin demora; sea quien sea y pase lo que pase. Nos apoyamos y si alguno tiene algún percance, si alguno necesita, todos sin saber como, nos enteramos y acudimos...
Echo de menos el largo pasillo de la niñez donde andamos agitados tropezando, discutiendo sin tregua alguna para nuestros padres. Eso no tiene nada que ver con lo que ahora poseemos.
No hay que decir nada, porque nada se oculta y todo se sabe...


También hay amigos, muchos amigos; ¡más de un puñado! Con la mirada nos hablamos. Nunca estamos solos; siempre hay un amigo cerca. No es preciso ni hablar por teléfono, montar fiestukis ni quedadas masivas. Todos los días aunque no nos veamos, nos vemos; aunque no nos necesitemos, nos tenemos. ¡Da gusto! Es imposible sentirse solo porque ahí están ¡quieras o no!...


Y las parejas ¡eso si que es una bendición! Tan compenetradas, aportando calidez, amor, mimos. A las parejas no se les escapa nada. En el momento pones un pie en casa ya saben como has tenido el día y conocen a la perfección de que pie cojeas. En muchas ocasiones no tienes ni si quiera que dar explicaciones de tus actos ya que te conocen tanto que saben en cada momento lo que te pasa. Son el apoyo; el máximo apoyo y la consagración hacia una vida feliz. Se encargan, en la mayoría de las ocasiones, de controlar agradablemente que el nivel de tus relaciones familiares y de amigos, sean totalmente estables, ¡que no existan pérdidas!...


Que poca importancia le damos a lo largo del día, del tiempo a la familia, los amigos y demás. Y como se puede echar de menos cuando algo falla. Tenemos que dar gracias (pero no a dios); simplemente daremos gracias ¿Por? Bueno, porque hay que darlas.

Hoy he tenido que pasar por el hospital (algo sin importancia) y me he sentido tan arropada, tan cobijada, tan acompañada que me he sentido orgullosa. Parecíamos la gran familia gitana (sin animo de ofender) que allí van todos, en comandita, todos juntos; (a la caragola de ximo, pá que nadie se lo tenga que contar) y he pensado: "si esto es por nada, cuando sea por algo, ¡¡la que se lía!!
En un mundo donde la prisa, los trabajos, la crisis, donde los valores predominantes ya no son los mismos de años atrás... hay que agradecer mucho, y no se si después de esto tendré ganas de seguir agradeciendo. ¡Daos todos por agradecidos!


No quiero irme sin mencionar a uno de los nuevos colectivos que nos han invadido y que también son importantes. Hacen su papel y a veces, mejor que ningún otro: "Los Faces" (amigos del facebook). Hay a quien ni conozco, pero de vez en cuando ponen unas frases que me llegan al alma y yo, ni corta ni perezosa le doy al "me gusta" y "comparto" en señal de agradecimiento por tenerles a mi disposición.

¡Que bonita es la vida!
Cada vez me gusta más y no lo digo de coña, lo digo con lo poco de corazón que me queda, después de haber vivido estos cincuenta años.
¡Tengo suerte, mucha suerte, de tener tanto como tengo!

No hay comentarios:

Publicar un comentario