Páginas vistas en total

viernes, 14 de julio de 2017

SOMOS POCOS








Somos un puñado de gente que nos importan muchas cosas de nuestra sociedad.
Nos importan las personas. Nuestros vecinos. Esa persona mayor que vive sola cerca de nuestra casa; aquella madre que sola es capaz de sacar a sus dos gemelos adelante; aquel que vive solo y no está muy bien; o tanto emigrante al que tenemos que dar un poquitín de ayuda para que se sientan en su casa..

Somos un puñado de gente, mayores, más mayores, jóvenes, incluso algún niño concienciado, que seguimos pensando en el gracias, en el adiós, en el buenos días, en espera que te ayudo a llevar la compra.

Somos esa gente de todas las singladuras o de ya ninguna, que nos gusta disfrutar día a día de la vida, de lo que con poco, con nada o con algo, resolvemos nuestra felicidad a nuestra manera.

Somos esa gente que lloramos ante nuestros montes en llamas por la especulación, que lloramos ante el continuo maltrato animal, que seguimos llorando ante la muerte en nuestros mares o el asesinato en masacres tan cercanas que nos estremecemos sin comprender el Por qué.

Somos toda esa gente que ya estamos muy hartos de sentir que no se hace nada, que la justicia no llega, que quien nos gobierna, sea quien sea, no dice un alto y contundente: BASTA YA.

Y es que nosotros, esa gente, no queremos cárceles, no nos gusta el ojo por ojo, no buscamos que lo Pague el que no debe. Queremos que no queden impunes actos que atentan a toda la sociedad, queremos que se corrijan conductas con la misma contundencia que los actos cometidos, queremos que los responsables salgan a la palestra y todos podamos decir: uf, has sido tú???
Mientras esas actitudes no se corrijan públicamente, seremos una sociedad cobarde y profunda. De las de antes.

Esa gente, nosotros, tenemos que parar esto. Tenemos que plantarnos y no permitir que esto continúe.
Únicamente está en nuestras manos.
Si es preciso paremos el mundo, paremos cualquier actividad, paremos esa frenética vida y reflexionemos si realmente queremos ser partícipes y cómplices de tanta agresividad.

Yo me bajo, ¿Y tú?

Es un problema de humanidad no de justicia, de política o de los demás.
Somos pocos ya pero no vamos a consentir el maltrato, la desigualdad, que nos roben y nos desahucien, que nos traten como tontos y nos insulten continuamente.

Somos pocos pero capaces!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario