Páginas vistas en total

martes, 31 de enero de 2017

DESMONTANDO RELACIONES INMADURAS







"Blogs insulsos que viven con una única intención;  gilipolleces dichas por quien se cree con derechos sobre las demás conciencias;  ases bajo la manga que esconden verdaderas conversaciones camufladas en el "yo no hablo";  manipulaciones a tiempo pasado cuando no existe posibilidad de comprobar sus efectos dominantes; desenmascarar vidas ajenas que para nada tienen que ver contigo; rebuscar palabras cuando no hay más cabida que el silencio; seguimientos absurdos a lo que dirán por si se escapa alguna de esas verdades que todavía no han salido a la luz;  mentiras que solamente dependen de quien las lea y sobre todo un ego mutante que desde el principio hasta el final lucha por llevarse una medallón que no existe a excepción del malmeter en esas relaciones ajenas que no te importan... todas estas palabras bonitas y armoniosas dicen más de lo que queremos entender cuando nos quitamos la venda de los ojos y descubrimos que todo está donde corresponde"
                                                              Maco Seguí


No estoy hablando de personas inmaduras, personas insociables o personas falsas.
Cuando quiero desenmascarar relaciones, nada tiene que ver con las personas o sus personalidades.
Puedes ser la "persona más madura" pero caer sin ser consciente en relaciones inmaduras. O ser la persona más sociable del mundo pero caer en relaciones que te hacen insociables, o quizás seas la persona más verdadera y siempre acabas envuelta en relaciones de lo más falsas.

¿Por qué?, ¿que ocurre para que esto suceda así?

Las relaciones inmaduras son relaciones bipersonales, aunque mucha gente quiere participar en este tipo de relación, no todos tienen cabida. Es tan infantil que me recuerda los recreos del colegio, cuando lo que más se escuchaba era aquello de "a ti si que te ajunto" "tu si que eres mi amiga",  y el circulo se cerraba con tu amiga del alma. Mientras tu seas mi amiga no tendrás "libertad" para tener más amigos, no sea que te gusten más y me dejes sola. Se basan en el hoy si mañana no. En el sin ti pero contigo. En ahora ya no me gustas pero es lo que hay. Dos días más tarde, vuelves a ser importante.

Pensareis que con los años este tipo de relación que normalmente se da en la infancia, no es normal que exista, pero, existe y en muchas circunstancias. Siempre son relaciones posesivas donde una se empodera de la capacidad de obrar de la otra pero con tal sigilo que nadie es capaz de darse cuenta al observar. Siempre se disfraza de su mejor amiga y la que mejores consejos da, metiéndose de tal forma en su vida que incluso llega a resquebrajar la intimidad de otras relaciones. Al que intenta entrar, de inmediato le pone trabas, mediante avisos de un comportamiento tipo "ten cuidado que te va a absorber" o "es muy pesada y no sabe cuando parar"...Te dirán de todo para que ni te acerques. 
Estas relaciones son como el pozal y la cuerda, salvo que cuando hay que sacar agua del pozo, la cuerda ha desaparecido; tiene obligaciones mucho más importantes que el ayudarte con el agua y un millón de excusas que si no tiene, se encargará de fabricar.
Como cuando niños, este tipo de relación puede durar toda la vida sin pena ni gloria, mientras dure el liderazgo de una de sus partes y se mantengan los caminos sin influencias, acosos e impertinencias o intromisiones de otros.
Lo mejor es dejar que duren, duren y duren y el día menos pensado, desaparezcan en silencio. 
Si has vivido un tipo de relación como esta tienes que saber que eso no es amistad, que por mucho que se disfrace con el mejor de los envoltorios, seguirá sin ser amistad y si lo ves desde fuera, ten claro que no te interesa participar en ese circo.

A lo largo de mi vida he tenido relaciones de todos los tipos, incluso momentos en los que han coincidido los tres tipos conviviendo en una amalgama de locura y frenética carrera de querer salir a toda costa. A veces he sido la parte influyente, otras la parte acosadora pero la mayoría de veces, por mi carácter, he sido la parte sumisa. 
En alguna ocasión he proyectado esa relación de querer ser la mejor amiga, complaciente, perfecta, en otras me he mantenido al margen y he sabido estar en la distancia; he sido también posesiva, ¿por qué no decirlo? y en alguna que otra he sido falsa, muy pero que muy falsa, pero de ninguna de mis relaciones renuncio ni me avergüenzo porque de todas he aprendido, hasta de las malas malísimas, a no querer jamás volver a tenerlas.

Y las buenas relaciones, las de verdad, de las que no hace falta hablar porque se sienten, de esas, aunque sean pocas, aunque estén lejos, aunque no nos hablemos, se aprende todos los días, se viven todos los días, se piensan todos los días y se aceptan, se respetan y se miman todos los días. Están en el corazón y se sienten.

"A todos mis amigos de verdad y a mi familia, aunque a veces nos invade el silencio, sabed que os quiero"

Al resto de relaciones inmaduras, insociables, falsas...encantada de haberos conocido pero ni agua!!!


                                                 "Sí, el foco iluminatis va dirigido a ti, únicamente a ti para que aprendas, 
                                                                     para que sigas aprendiendo y no dejes nunca de aprender"
                                                                                       Maco Seguí

No hay comentarios:

Publicar un comentario