Páginas vistas en total

martes, 29 de marzo de 2016

DOS OÍDOS, UNA BOCA





Hoy hemos tratado en clase de coaching el tema de SABER ESCUCHAR, y algunas cuestiones me han llamado la atención.
Es cierto que saber escuchar con atención es muy importante, pero también es cierto que lo tenemos muy difícil. Nuestra forma de ser  y la cantidad de conocimientos a nuestro alcance, nos lo impiden.
Estoy convencida que no nos interesa escuchar y por ello es imposible que pongamos algo por nuestra parte para comprender a nuestro interlocutor.

Durante mucho tiempo he sido más propensa a permanecer callada que a ser pro-activa hablando. ¡Esto no quiere decir que sepa escuchar, ya lo sé!
Puedo permanecer "desconectada" debido, a veces al poco interés hacia los temas que se trataban, a veces por el agotamiento ante no poder participar dando mi opinión por ser invisible o poco ilustrada en el tema.
Tengo que reconocer que me molesta casi más aquel que no deja hablar que aquel que no sabe escuchar. En la mayoría de los casos, el que no deja hablar es el listo de turno que sabe de "todo". ¡Que lástima! No se dan cuenta que escuchando se aprende más. También suele suceder que el que habla de todo sin saber escuchar termina queriendo imponer su "sabiduría" a los demás.

Dicen que las nuevas generaciones han cambiado y van por el camino de saber escuchar; yo no lo tengo claro; ¡la nuestra es una generación perdida! Sólo tenéis que escuchar un debate político o simplemente en una reunión de amigos ¡Cuanto se eleva el nivel de sonido y que poquito escuchamos!

Otra de las cuestiones que me han impactado, ha sido el lema escogido por nuestra coach: "LO MÁS IMPORTANTE DE LA COMUNICACIÓN ES ESCUCHAR LO QUE NO SE DICE"
Hum, ¡Que peligro! si ya somos sutiles por naturaleza imaginaros adivinando  lo que nos quieren comunicar sin decir nada. Puede ser un verdadero calvario y foco de malas interpretaciones. Aún expresándonos con palabras no conseguimos entendernos, conforme somos terminaríamos en discusiones absurdas y constantes.

Os invito a que reflexionéis, hagáis por tener un rol positivo de escucha en vuestras próximas reuniones y me contéis vuestras experiencias.

"Es importante escuchar con nuestros dos oídos, la cabeza y el corazón" De esta forma muchos de los malos entendidos serían solucionables si se trataran a tiempo.

                                                         Maco Seguí

No hay comentarios:

Publicar un comentario