Páginas vistas en total

viernes, 25 de marzo de 2016

CALLAREMOS CUANDO ESTEMOS MUERTOS




Callaremos cuando estemos muertos; hasta entonces, nadie podrá evitar que cada cual exprese sus sentimientos, delirios, pensamientos o ilusiones como le venga en gana. Lo único autentico que nos queda es el poder expresarnos de cualquier modo, como podamos y aunque a veces se trata de hacer ruido e incluso "molestar" con el objetivo de que alguien se entere de que estamos, ¡hay que hacerlo! Cuanto más ruido, mejor.

Es necesario mantener una postura donde la palabra sea un aliado, un modo de expansión, de cultura y respeto. Lo ideal sería esto. No transgredir las normas de buena educación. Hablar en tono amistoso y amable intercambiando distintos puntos de vista y aprendiendo de todo lo que escuchemos porque siempre se aprende algo.

A veces me da la sensación de estar en lugares ruidosos permanentemente y nos empeñamos en gritar pensando que así el otro nos escucha mejor; bien es cierto que no tenemos más razón por hablar más alto, pero es imposible mantener una conversación a un nivel moderado de volumen hoy en día. El ruido es atroz por cualquier lugar y tienes que marchar lejos de los núcleos urbanos para poder respirar un poco de tranquilidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario