Páginas vistas en total

lunes, 14 de enero de 2019

HEIDE VUELVE A LA MONTAÑA




Una semana nada más he durado en la vorágine de este mundo. ¡Tengo tan poca personalidad que me he dejado revolver en todos mis aspectos! (Hasta en los íntimos,jeje)
No vale, no todo vale y sin embargo no hacemos nada para que esto cambie. Yo la primera. No me da miedo enfrentarme a nadie, defender lo que considero mío y hacerlo con contundencia. Pero en tan solo una semana me he debilitado. Todavía es pronto. Sigo débil para tantos enfrentamientos, tantas peleas absurdas que no llevan a ningún lado y tanta insensatez. ¡Y el caso es que lo tengo tan claro!
Tengo unas convicciones tan profundas, se lo que quiero y nada ni nadie hará que mueva un ápice mi postura, pero en estos momentos no estoy para utilizar la fuerza, sobre todo la mental y me conmociono de tanto ruido.
Me voy a coger fuerzas, a devolver mis miedos a su oculto lugar, a descansar y dejar que mis fantasmas luchen entre ellos mientras yo sonrió para mis adentros, me tomo una cervecita y brindo por un día más. Sé que ninguno de ellos va a ganar y eso me satisface.
Y es que lo aprendido en la montaña es como la biblia, y me enseña que para ser feliz te sobran muchas cosas y tan solo, si acaso, te falta un día más.
Nos vemos por las alturas, aunque sean mentales o cuando llegue.
¡Ya lo estoy deseando!

2 comentarios:

  1. la montaña siempre acoge y calma el ánimo. Nos vemos, un abrazo!

    ResponderEliminar
  2. Gracias Pura. Un beso y ya sabes, si necesitas alguna vez calmar el ánimo, ven a verme.

    ResponderEliminar