Páginas vistas en total

domingo, 27 de diciembre de 2015

COMO TODOS LOS AÑOS



Como todos los años por estas fechas hacemos, quien tenemos conciencia, un mirar hacia dentro y ver nuestros errores y nuestros progresos en la vida como persona y como sociedad. He rebuscado en todos mis post y me he dado cuenta de mis enormes progresos.
Año tras año he asumido mi condición de imperfecta pero de tal forma que no me duele y me considero feliz y satisfecha de ser como soy por dentro y por fuera.
Primero me costó asumir mi tipo de familia, mi propia sensibilidad ante la diversidad, pero una vez asumida esa diversidad y dándome cuenta que no podía hacer nada y en realidad todo era una falacia...pues camino y manta en busca de la felicidad. ¡Conseguí estar contenta y feliz!
He entendido mi navidad, ahora (después de tantos años) controlada por mi misma, con mis sentimientos y mis verdades y asumiendo que estoy con quien quiero estar, y aunque falta quien no puede estar, se que no es por mi gusto, si no porque alguien en esencia superior a mi, domina. Por primera vez asumo que esto ni es mi culpa ni es mi responsabilidad.
Retrospectivamente, cuando creí estar decepcionada con el transcurso del tiempo, medite y descubrí que el resultado cada año es mejor que el anterior. ¡Me supero año tras año!. Voy por mi camino; afianzo mis objetivos y he puesto en funcionamiento mi nueva vida ZEN, que me encanta y proporciona mucha serenidad.
No sé cuando fue, pero hubo un momento que fue el principio del cambio.
He entendido que verdades hay muchas, que cada uno tiene su verdad y que no tiene porqué la mía ser mejor que la tuya. También sé que nunca jamás renunciaré a la mía, sería como renunciar a mi propia esencia, a mi vida y eso nadie, nunca, lo conseguirá.
He conseguido dominar a ese potrillo rebelde que llevo dentro, le doy de comer y lo tranquilizo, pero si algo tiene que decir le doy toda la libertad para que salga a dar una vuelta, sin miedo...y vuelva a la hora de descansar que aquí estaré esperando.
Si algo he aprendido en este año es a soñar mucho más, a recuperar aquella vida de felicidad, a estar con quien quiero estar y a hablarle a la vida de frente, sin miedo, y sobre todo a saber quien soy. Ya no van con migo las provocaciones. Ni me duelen ni me hacen tilin.
Se quien es amigo de verdad y he aprendido a apartar de mi lado a aquellos que se comportan de forma infame, no solo conmigo sino con los demás que es cuando te das cuenta, se que a esos, más vale no perdonar jamás, aunque este feo decirlo, hay que alejarlos para siempre sin remordimiento.
Este año va a ser bueno, muy bueno, lo veo, lo siento y ahí estaremos tu y yo para vivirlo.
Seguro que ahora si podemos con todos nuestros sueños y más.
Quien quiera y deba estar, estará pero no quiero migajas. ¡Quiero un cien por cien, con todos los sentidos y sin equívocos!
Las equivocaciones y los errores, una vez asumidos, quedan en el olvido del año 2015.
A partir de ya empieza una vida con aquellos que sí se merecen estar en mi vida y se que es una muy buena razón para estar feliz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario