Páginas vistas en total

miércoles, 29 de mayo de 2019

ENTRE SUEÑOS




Estoy dormida y cuando siento tanta puñalada trapera en mis sueños quisiera despertar en un "plis plas" sin tener que darme explicaciones. 
A veces pienso -entre sueños-en justificar hasta las indecencias ajenas, porque en el fondo de mis sueños o de mil múltiples realidades, no puedo soportar tanta infamia y tanto desacato. (no se que  tiene que ver una cosa con otra, pero si me viene a la cabeza, a mis realidades o a mis sueños...por algo será)

He pasado unos días de trampa en trampa. Trampas que la vida y mi camino me ponían delante para chincharme y ver como resolvía. Pero ¡se han jodido! porque he resuelto como se, como he aprendido, como en cada sueño he imaginado: tomándome la vida con esta filosofía de alta montaña donde lo pequeño se hace grande y lo grande se vuelve minúsculo.
No es que quiera quitarle importancia a las cosas, pero ¿que importancia tenemos que darle al juego sucio, a las mentiras, a la poca fe, a la ignorancia, a esa clandestinidad defectuosa y a más y más circunstancias paradójicas de la vida? Yo, personalmente estoy cansada de justificar conductas que ni en sueños me corresponde juzgar.

No creas que te voy a dejar así:
Juzgo tu prepotencia con tanto discurso embravecido por una buena fe que jamás existió; Juzgo tus quejas cansinas, una detrás de otra, y las malas artes que arrastras contigo, siempre atacando, siempre metiéndote en vidas ajenas y queriendo salir triunfante de tus propias mentiras;
Juzgo, porque quiero, el maldito tiempo perdido y todo lo que arrastré en su tiempo por seguir un objetivo que no era el mio; 
Juzgo a todo aquel o aquella que se interpone en mis sueños sin permiso y con la libertad y el derecho de "meterse de lleno en mi historia" 
(a estos últimos los juzgo y los odio por igual)

Para vivir no es necesario tanto sufrimiento. Lo dije en una ocasión y me lo creí. Y me lo creí tanto que lo tengo abanderado para el resto de mis días. "Estoy aquí para vivir no para sufrir" eso se lo dejo a las `payasas y payasos que viven a mi alrededor.

Pero vamos con las indecencias ajenas, sin juzgarlas ¡por supuesto!
Para mi es una indecencia hablar cuando ya no debes hablar.
Es una indecencia llorar cuando lo tenías que haber hecho tiempo atrás.
Es una indecencia justificarte por algo cuando no puedes resarcir tu comportamiento.
Es una indecencia que sigas viviendo en tu mundo de "pin y pon" cuando todos los demás hemos avanzado.
Es una indecencia tu vida y la lastima es que es un fiel reflejo de la realidad.

Ahora piensa en todas esas infamias que has cometido. Ya, no me digas más ¡que tu no has hecho nada, que han sido los demás" Vale!!!, no pasa nada; me lo creo, ¡¡Eres todo pureza!!

Probaremos con el desacato. No he vivido una campaña con tan mala pata como la que hemos pasado. Malas artes a todo trapo. Pero en las múltiples realidades que me rodean, todo esta bien visto. En mis humildes sueños ¡No!
Menos mal que tome la decisión de alejarme de la realidad y disfrutar de un agradable sueño si no a estas horas lo estaría lamentando.

...Y algunos cometen la osadía de preguntarme si voy a volver...

No hay comentarios:

Publicar un comentario