Páginas vistas en total

miércoles, 23 de octubre de 2013

Y A VECES HAY QUE SELECCIONAR.



...Y a veces me lo he creído y he luchado incluso por defenderlo. Y a veces, la vida sin ningún pudor, te miente, te vapulea y te utiliza de peón para defender lo que es indefendible. No me arrepiento. Me siento bien siendo como soy y pensando como pienso. Ah! y sobre todo me siento bien sintiendo lo que siento aunque en muchos casos no sea correspondido ni si quiera admitido de lejos. ¡Que locura! Si, la verdad es que estoy un poco..., bueno soy diferente y ahí lo dejamos.

Yo quiero en mi vida lo que cuando empecé a entenderla, me hacía feliz: personas con las que compartir de verdad, con amor, amistad, felicidad, buenos gestos, buenas palabras, buena aura en general; personas bien sea de mi sangre o de otra sangre con las que sentirme bien y esto no quieta, en cualquier caso, que tengamos que ser iguales, no señor, es bueno discutir y tener otros puntos de vista, porque con todo se aprende y durante estos muchos años intento: Aprender.

Aprender de los demás, de los errores ajenos y de los míos propios. Aprender a soportar la vida y a sobrevivir, a compartir, gritar, reñir, enfadarme y después poder hacer las paces y volver a renacer con más sabiduría y más amor.

Me da igual la sangre; me da igual la familia, los amigos o cualquier ser que este vivo, quiero lo que posiblemente queremos todos, pero es difícil conseguir. ¿Por qué? ¿Por qué es tan imposible si en el fondo es lo que queremos?

Yo puedo quererte en mi vida y así es con mucha gente y por muchos motivos, pero no son familia porque pocas hay, sinceramente, que me quieran en la suya. ¡Que incordio, todo el rato esta tía dando vueltas por mi vida!. Sí, de boquilla y con unos años menos todo es posible, pero a la larga acaba por ser agotador ¿no?.

No todos aceptamos como son nuestros hermanos, nuestros amigos, nuestros hijos...
Al principio es perfecto, ¡nos queremos mucho todos!pero al final, cada uno es como es y a nadie nos gusta que nos digan como tenemos que ser y hoy en día hasta el vecino del segundo tiene voto en tu forma de ser, vestir o actuar. "No suelo oír por ahí, es mi mejor amigo aunque sea de otra forma distinta a la mía"
Ni si quiera se defiende dentro del grupo, por si acaso "te apartan de él"
Pocos hay en mi circulo que me acepten como soy; eso se nota cuando si eres un poco que metes la pata continuamente, (jeje), ves que no te perdonan, es más te recriminan y te apartan bien a través de silencios o bien de indiferencias.

Puedo contar con los dedos de una mano las veces que alguien ha hecho cualquier cosa por verme sonreír a lo largo de esta estúpida vida, cuando algo me ha ido mal. Ni un abrazo de esos verdaderos. Aunque aún sigo pensando que de vez en cuando existe un ángel sobre mi, y eso si lo pienso, si que me hace sonreír a pierna suelta.

Y esos, los últimos, los que te aman sin importar nada...¿donde están? Yo todavía no me los he encontrado por el camino.

Con esto no quiero decir que no exista la familia ni mucho menos. Lo que quiero decir es que o hay lazos verdaderos de esos que mirando a los ojos puedes hablar y decir las verdades que llevas dentro, sin temor a que salgan corriendo, gritar, chillar, llorar...sabiendo que tienes ese abrazo garantizado para confortarte, o me temo que solo nos queda un tanto de confusión

Leyendo esto sé que tengo muy poca familia. Desde el momento en el que tengo que justificar todos mis actos, cuando tengo que reprimirme con todas mis expresiones, cuando hablar es criticar, escuchar es pasar de todo y sentir, una demostración fuera de lugar..., me ato las manos a la espalda y me declaro culpable de todas las acusaciones, aún que por mucho castigo yo siempre os querré en mi vida; os procuraré aceptar como sois, con vuestras virtudes y vuestros defectos sin reproches; e intentaré hacer cualquier cosa que este en mi mano por veros sonreír y encima de todo y sobre todas las cosas os amaré sin importarme nada porque para mi sois mi familia.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario