Páginas vistas en total

jueves, 10 de noviembre de 2011

YO MISMA



Esta soy yo y mis circunstancias.
Hay que ver como pasa el tiempo. Como a veces olvidamos lo que somos, de donde venimos y los esfuerzos que hemos tenido que realizar durante tiempo, para conseguir...lo que tenemos en la actualidad.
No me quejo del camino, ¡seria desastroso para mi integridad!.  ¡Fue estupendo!. Viví experiencias inolvidables; conocí a gentes dispares y magnificas todas ellas sin excepción. Viajé; organice mi casa, mi hogar; me ocupe de pasarlo bien e intente compartir con los demás el bien estar que en esos momentos disfrutaba. La vida era bella. No había crisis o al menos no la notaba. Tenía trabajo y comparando con la actualidad puedo catalogarlo como "un muy buen trabajo", con mi sueldo podía pagar casa, coche, ropa, lo esencial para vivir y de vez en cuando un capricho...

Eran otros tiempos.
Pero yo no me caso con esa estúpida justificación. No señor. Tampoco me caso con la pretendida justicia de "Tu te lo has buscado" o "tu tienes la culpa". No!! Ahora que las culpas se han esfumado, que ya la espalda tiene ese cayo duro como una roca y que ni tan siquiera duele, ahora me doy cuenta del sabor amargo de la verdad, de como el ser humano sí es el animal mas animal e inconsciente que existe sobre la tierra y que por miedo es capaz de callar y llegar a las profundidades más oscuras.

El otro día, mientras disfrutaba de una semana nefasta en mi vida, donde todo me salia mal, donde llego un momento que lo veía todo tan negro, sin solución que no podía ni si quiera atender a razones, que ya dejo de importarme nada, ¡hasta me daba igual tener miedo!, entonces, por arte de magia, sonaron las palabras sencillas e inesperadas que produjeron el chasquido que mi cabeza necesitaba:  "MAS BAJO YA NO PUEDES CAER, ASÍ ES QUE LO QUE VIENE ES LEVANTARSE, SALIR Y EMPEZAR A RECUPERAR"

Que cierto. A partir de entonces, ha vuelto la calma; ha vuelto el sosiego; han vuelto los recuerdos, el pasado, la vida, mi vida... pero no ha vuelto EL MIEDO. Ese se ha quedado sólo en las profundidades oscuras de donde salí.
He aprendido que con miedo te vuelves estúpido y lo único que consigues es desesperación y con esa mezcla, miedo y desesperación, jamás podrás llegar a tu destino y lo más importante, jamás podrás saborear la belleza del camino.

Tengo claro que no he llegado a mi destino. Que me falta mucho por caminar, pero no voy a desperdiciar mi tiempo en buscar atajos; lo que tengo, lo que soy se merece mucho más de lo que tenía o fui. Con crisis o sin ella, mi vida presente es incomparable a mi vida pasada. El camino recorrido hasta aquí, sin duda alguna, me ha enseñado a saltar los baches para que al menos no duela.


                         "El camino es al menos igual de importante, sino más, que el destino. Al fin y al cabo, solemos pasar más tiempo en el camino que en la meta"
                                                                                            Sergio Fernández.


                          "Comprender el precio del camino que uno quiere recorrer y estar dispuesto a pagarlo es una de las pocas condiciones que nos exige la vida para que podamos disfrutar del viaje"
                    
                                                                                               Sergio Fernández.


                         "A los sitios a los que verdaderamente merece la pena llegar en la vida no se puede llegar por atajos"
                                                                                               Sergio Fernández.

No hay comentarios:

Publicar un comentario