Páginas vistas en total

jueves, 5 de abril de 2018

NO SE SI TODO ESTA BIEN







Realmente no sé si todo está bien o mal; si el camino es el correcto o ya no debería mirar más allá y sentirme a gusto y en paz. No sé nada y me faltan dos años para cumplir los 60. ¿Que ya soy mayor para preguntarme estas cosas?¿Qué ya lo debería tener claro?...Puede ser, pero durante todos estos años en los que he vivido (muchos de los que tengo he sido corderíta de las de beeeee, beeeee...), he ido a "salto de mata", a lo "me cago en diez", a lo que dicta el corazón y no la razón, y ahora me cuesta discernir que es lo correcto, lo mejor o lo indicado.
Ahora me siento, no sé explicarlo muy bien, como en otro mundo. Es una sensación rara en la que yo me creo joven, me siento bien, quiero, quiero, y quiero...pero no puedo. Cuando caigo en picado a la realidad me siento a gusto con lo que tengo, con lo que siento; pienso que soy como quiero ser y que me quiero. Me siento fuerte. Me siento potente. Me siento grande...pero...algo no funciona. Mi capacidad de sentirme integrada en esta sociedad esta desequilibrándose. Hay un tira y afloja que siempre ha existido, pero que  ahora la cuerda resbala en mis manos sin poder hacer nada. Ya no hay balanza ni equilibrio 
Me cabreo. Pienso que ¡No! nadie tiene razón para cuestionar mi lentitud, mi falta de agresividad, mi movilidad, mis ganas de hacer cosas, muchas cosas...
Nadie tiene derecho a cuestionar y sobre todo nadie debería hacerte cuestionar.

Así como hace diez años me sentía viva con fuerzas para luchar, para vivir y para dar todo de mi, ahora me siento flojíta. Es una introspección que me llena de ganas de paz, de tranquilidad. Y es que es así como me siento. Pero dentro de polos contrapuestos donde las tonalidades grises se están perdiendo. Cada vez es más "o blanco o negro"
¿Más cerca de los sesenta que de los cincuenta? ¿Ya estoy entrando en un "declive" de esos donde te planteas si eres desecho? ¿Tengo que entrar en otra etapa , cerrar puertas, ventanas y ver la vida de otra manera?

Lo que me molesta de verdad es que aunque no quiera...veo ya la vida de otra manera. 

Todo esto me recuerda una conversación que tuve con mi madre no hace mucho en la que intentaba explicarme lo que sentía con ochenta años. No estaba "deprimida" ni pasando por una depresión. Simplemente sentía que su vida estaba terminando y ya no sabía para que estaba aquí. Uf. Hoy la entiendo un poco mejor.

Reflexión: 

Si decidimos no complicarnos la vida "a cierta edad" y vivir lo más cómodamente posible, no creo estar haciendo nada malo. Llegar donde yo he llegado, vivir lo que he vivido y después poneros a tiro de todas las criticas que quieran realizar.Hoy por hoy lo que sí importa y mucho es sentirte en paz y satisfecha contigo misma así es que muchas de las preguntas que me hago, están fuera de lugar. 
(Y a quien no lo vea y busque otro sentido...que le den) 


No hay comentarios:

Publicar un comentario